X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

remite el caso de alejandro morant al comité de derechos y garantías

Císcar urge medidas contra el vicepresidente de la Diputación ante la 'pasividad' de César Sánchez

6/08/2018 - 

ALICANTE. Nueva batalla a la vista. Las declaraciones del vicepresidente de la  Diputación de Alicante, Alejandro Morant, partidario de deportar inmigrantes y cerrar fronteras, van camino de convertirse en un nuevo choque frontal entre el presidente provincial del PP de Alicante, José Ciscar, y del presidente de la Diputación, César Sánchez. Mientras Ciscar considera que las palabras de Morant son graves y contravienen la línea oficial del partido, César Sánchez evita pronunciarse. Y ante esta tesitura, lo que ha hecho la cúpula provincial del PP es dar traslado al comité de derechos y garantías del PPCV para que abra expediente disciplinario contra Morant si así lo considera conveniente. Ahora, el presidente de  este órgano, Jorge Carbó Rodríguez, tiene 15 días para solicitar explicaciones a Morant y que este presente alegaciones: las pruebas son irrefutables, pues el mensaje de Morant, aunque colgado y borrado del Facebook, es público y notorio.

Con esta maniobra, Císcar logra que un órgano oficial del partido se tenga que posicionar y de esta manera, si hay expediente, que ésto obligue a César Sánchez a reaccionar y a tomar cartas en el asunto en el equipo de gobierno de la institución provincial. Además, la decisión se toma a dos días de que Pablo Casado visite la provincia de Alicante y no tenga más remedio que inmiscuirse en la polémica.

Y que el partido actúe sobre un político que es reincidente en sus declaraciones públicas sobre cuestiones que han puesto en entredicho la línea oficial de los populares: Morant ha cuestionado determinadas decisiones sobre las medidas adoptadas por el PP en los casos de corrupción; ha puesto en dudas informaciones sobre la oficialidad universitaria de sus títulos de máster, y o desear la muerte a aquellos que pedían que el ex presidente Francisco Camps fuera condenado en el caso de los trajes, mensajes borrados con posterioridad.

Y en el fondo de la cuestión, está el posicionamiento de Alejandro Morant, que fue uno de los primeros líderes, junto a Pablo Ruz y Adrián Ballester, que respaldo a Pablo Casado. Con esta decisión, Císcar deja claro quién tiene la autoridad en el partido, pese a que su candidata en el congreso nacional, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la perdedora el cónclave.  Si hay expediente, César Sánchez, el hombre de Génova en Alicante, no tendrá más remedio que actuar sobre Morant. Si todo queda en nada, al menos, las cartas habrá quedado, de nuevo, sobre la mesa y Císcar tendrá la autoridad moral de haber defendido la línea del partido.

Noticias relacionadas

next