X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 11 de diciembre y se habla de ayuntamiento de elche PATIDO POPULAR ELX pla estratégic ensenyament

ANÁLISISAP

César Sánchez, próxima estación: dejar Calp y hacer territorio

13/02/2017 - 

ALICANTE. César Sánchez ya está donde quería: en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular de la calle Génova. No es que sea la panacea, pero el presidente de la Diputación de Alicante al menos tiene un área como responsable de la secretaría ejecutiva de Formación y tendrá un contacto permanente con la dirección. La cuota de Alicante ha sido airosa del congreso nacional del PP. La oriolana Eva Ortiz se ha colado en el comité ejecutivo de la formación y sigue los pasos de José Císcar, que continúa también como vocal en la cúpula popular.

La inclusión de Sánchez mantiene la bicefalia tranquila que tiene el PP de la provincia de Alicante, con el primero en la Diputación, y con el segundo, José Císcar, en el partido y su conexión en las Cortes Valencianas. Pero aunque la relación es buena entre ambos, la estrategia no es la misma. César es sabedor de que debe explotar todavía más su perfil institucional y a veces, las posiciones del partido merman sus objetivos. Y la prueba se ha visto con el Fondo de Cooperación Municipal. Aunque la decisión de no participar en la iniciativa del Consell ha sido consensuada entre él y el partido, en el seno el círculo de Sánchez son conscientes de que la campaña lanzada por PSPV, EU y Compromís  contra esa postura ha hecho mella. Es más, hay muchos regidores del PP que no comparten ese portazo a una inversión que no tenía condiciones. Y la pregunta que se hacen es: por qué sí lo ha hecho Castellón, donde gobierna el PP con Javier Moliner, y no se ha hecho en Alicante.

El PP lo intentará enmendar en breve con una lluvia de millones para todos los municipios para tratar de modular la acción y el discurso del Gobierno valenciano. Y dentro de esa estrategia a más largo plazo, César Sánchez va a mover pieza para explotar su perfil más institucional en la provincia de Alicante, ahora limitado por el lastre de tener que combinar con la Alcaldía de Calp. Apenas tiene agenda en la capital, escasa en el resto de municipios.

Como es sabido, antes del verano, Sánchez deberá dejar atada la sucesión en el municipio del Peñón y, al mismo tiempo, abandonar el cargo. En muchas ocasiones, el hoy presidente de la Diputación de Alicante ha comentado que no se presentaría a otro mandato y que muy posiblemente no acabaría el actual. Así, todo hace indicar que dejará la Alcaldía y se volcará en su perfil más institucional con tal de pisar y ganar territorio. Pero para dar ese paso, debe amarrar los apoyos, pues al igual que sucedió en Benissa, el PP no tiene mayoría en Calp y debe asegurar los votos de una hipotética elección del nuevo regidor. Bien es verdad que Sánchez lo tiene más fácil que su asesor Juan Bautista Roselló, al que toda la oposición se unió en su contra y permitió que hubiera otro alcalde que no es del PP.

Los designios con Císcar pueden ser unos, pero también pueden ser otros. No es que haya enfrentamientos, sino que desde el entorno de Sánchez son conscientes de que hay que estar preparados para nuevos desafíos, si es que se presentan, o imprevistos políticos. No parece ser el caso, a pocos meses vista, pues en los próximos congresos del PP se afianzarán los mandatos de Bonig en el ámbito regional, y de Císcar y Moliner en sus respectivas provincias. Lo de Betoret puede cambiar en cualquier momento.

En Castellón, los 'populares' también están satisfechos del cónclave, al menos así lo aseguran, dado que la provincia tendrá "más peso en Madrid y Madrid estará más cerca de Castellón", ya que ha aumentado el número de representantes en Junta Directiva Nacional con Vicent Sales. Otra cosa es que algunos populares próximos a Moliner puedan mirar de reojo cómo los otros presidentes provinciales, Betoret y Císcar, sí han entrado en el comité ejecutivo. Una situación que se justifica por la presencia de Bonig, también de la provincia de Castellón, como miembro nato dentro del órgano.

Al respecto, Vicent Sales ha destacado que esta elección supone "un premio al trabajo realizado por el presidente del PP de Castellón, Javier Moliner", quien, según él, "ha logrado liderar una regeneración constante que sigue en marcha y ha hecho que el PP sea un partido fuerte y ganador que lucha por los intereses generales de la provincia de Castellón". "Junto a nuestros diputados y senadores, así como la lucha incansable de Moliner, seguiremos reivindicando las necesidades de nuestra provincia, dentro de nuestra vocación de servicio público", ha reivindicado.

Noticias relacionadas

next