X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Foro Social del rototom

El nobel Ben Cheikh cree que las crisis son oportunidades para la renovación

18/08/2017 - 

VALÈNCIA (EFE).  Mohamed Ben Cheikh -premiado con el Nobel de la Paz en 2015 como miembro del Cuarteto Nacional de Diálogo de Túnez- ha afirmado en el Rototom que cada crisis "es una oportunidad para dar un soplo de aire fresco a un pueblo que espera una renovación política y que quiere combatir el terrorismo".

Ben Cheik ha hecho estas declaraciones hoy en el Foro Social del festival -que se celebra del 12 al 19 de agosto en Benicàssim- en el marco del debate "La diplomacia africana en la resolución de conflictos: diálogo con el premio Nobel de la Paz 2015".

En la charla ha participado también Itziar Ruíz-Giménez Arrieta, coordinadora del Grupo de Estudios Africanos (UAM) y expresidenta de Amnistía Internacional España.

El nobel ha hablado del proceso conocido como "primaveras árabes" iniciado en Túnez en 2010, cuando millones de tunecinos se manifestaron contra las malas condiciones que se vivían en el país y la presión social y las protestas desembocaron en unas elecciones.

El Cuarteto jugó un papel clave para avanzar hacia la democracia pluralista y fue reconocido por ello con el premio Nobel en 2015.

Mohamed Ben Cheikh ha explicado que el Cuarteto "es la prueba tangible del éxito del ejemplo tunecino", que despertó en numerosos países árabes procesos similares. Fue ejemplo también, ha dicho, de "cómo el diálogo puede ser una herramienta útil" y ha destacado su importancia porque "se puede hacer valer el consenso como sociedad civil".

Se demostró, ha añadido, que "se pueden llevar a cabo iniciativas que ayuden al conjunto de los tunecinos, a una sociedad y la calle confió en ese proceso". Para el nobel, la calle "siempre ha sido el indicador principal de la situación política de un país". El Cuarteto, "encarnó la esperanza, el civismo y el diálogo" y eso "se vio recompensando con el Nobel de la Paz".

Ese premio "es un símbolo de la lucha del pueblo tunecino por la democracia", ha agregado. En su opinión, Túnez "logró salir de una crisis profunda y dentro de la denominación de las primaveras árabes se ha abogado por el consenso y el diálogo".

Ese proceso, ha agregado Cheikh, "han tenido como resultado unas políticas que apuestan por la educación, la emancipación de la mujer y la máxima democratización". Se ha referido también al papel de la mujer en esta revolución tunecina, que tuvo un "papel relevante".

La emancipación de la mujer, ha añadido, "siempre ha sido un tema relevante a lo largo de la historia", y "también en la Túnez revolucionaria, que se ha preocupado por las mujeres porque son ellas las que han salido a la calle y han protestado", ha dicho.

"Las mujeres se han enfrentado a los islamistas para evitar que se apliquen las normas retrógradas de las políticas que se intentaban implantar en el país y han logrado que la Constitución sea más progresista", ha concluido.

Noticias relacionadas

next