Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

'Test drive'

Volvo XC40 T5 Twin Recharge: confort y potencia sobresaliente

10/07/2020 - 

VALLADOLID. El confort de marcha, la potencia, el diseño y las ventajas que aportan los híbridos enchufables (etiqueta Cero emisiones) cada vez están convenciendo más a los clientes de Volvo en España, un modelo que supone el acceso de gama a esta tecnología.

Se trata del todocamino XC40, un vehículo de 4,42 metros de largo con espacio para cinco personas y con un maletero de 460 litros, lo que le posibilita para ser el único coche de una familia en comparación con un eléctrico también Cero emisiones.

El fabricante sueco ofrece este modelo con dos motorizaciones híbridas enchufables: una denominada T4 de 211 CV y otra T5 de 261 CV.

Probamos el XC40 T5 Twin Recharge de 261 CV

La primera potencia se consigue combinando un motor tres cilindros de gasolina de 129 CV con un eléctrico de 82 CV. Para la segunda se sustituye el de gasolina por otro más vitaminado de 180 CV, mientras que se mantiene el eléctrico.

En Efe hemos probado el de 261 CV en una ruta de 376 kilómetros que ha partido de San Sebastián de los Reyes (Madrid) y nos ha llevado hasta Valladolid, desde donde hemos vuelto a nuestro punto de salida.

El gasto medio que refleja el ordenador es de 7,2 litros /100 kilómetros, lo que es un buen registro, pero que a muchos chocará con el homologado por la marca de 2 litros/100 km y que tiene que ver con que, en modo 100% eléctrico, el coche puede recorrer hasta 56 kilómetros.

Nosotros hemos recogido el coche con carga para recorrer 40 kilómetros, que se acorta si no somos cuidadosos con las aceleraciones y si hacemos funcionar al climatizador con alegría.

En recargar la batería de iones de litio de 10,7 kWh se tardan tres horas si la toma es de 16A, cinco si es de 10A y nueve horas si es de 6A.

El Volvo XC40 T5 Recharge destaca por su confort de marcha  

Lo primero que llama la atención de este Volvo XC40 Recharge es el alto confort de marcha que ofrece. Está bien insonorizado, los cambios una propulsión a otra son casi imperceptibles (salvo que aceleremos con decisión) y la amortiguación hace muy bien su trabajo sin rechistar.

Su aceleración en modo eléctrico es inmediata y en modo híbrido es de las que evitan que haya que ocupar más tiempo de lo necesario el carril contrario.

Es un coche que se disfruta conduciendo tranquilamente por la ciudad y que en carretera invita a hacer kilómetros, desde unos asientos muy cómodos (nuestro acabado es el más equipado R-Design Expression) y con un puesto de conducción elevado desde el que se controla fácilmente todo lo que sucede a nuestro alrededor.

Su interior tecnológico (cuadro digital y amplia pantalla central táctil) es muy intuitivo, por lo que no resta mucha atención para acceder a la información del coche.

Atrás también es cómodo, aunque el túnel central lo hace más recomendable para dos adultos que para tres.

Vehículo aconsejable frente a los SUV solo de gasolina

En definitiva, el Volvo XC40 T5 Recharge es un vehículo muy recomendable para el que busque un SUV de gasolina compacto, en el que los consumos no se disparen gracias a tecnología híbrida enchufable.

No implica cambios de hábitos como en los eléctricos (prever recargas para poder llegar siempre a destino a pesar de que nos surjan cambios de planes o imprevistos en la logística familiar diaria) y tiene una potencia más que suficiente para poder hacer conducción dinámica cuando viajemos solos.

Está a la venta con los acabados Inscription Expression (desde 46.350 euros) y R-Desing Expression (desde 49.900 euros).

Desde el primero son de serie asistentes a la conducción como la advertencia de cambio de carril involuntario, de carretera resbaladiza, de colisión frontal con frenada de emergencia y detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales, mantenimiento de carril, control de velocidad constante y limitador de velocidad ajustable.

También forman parte del equipamiento de fábrica los modos de conducción, el sistema de calidad del aire, la instrumentación digital de 12,5 pulgadas, la pantalla central de 9 pulgadas (con navegación en el R-Desing Expression), los ajustes eléctricos lumbares de los asientos delanteros, el arranque sin llave o la cámara trasera.

Para los que no necesiten tanta potencia, Volvo ofrece (desde 45.520 euros) el XC40 de 211 CV.

Noticias relacionadas

next
x