Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

calzado de inspiración femenina modelado sobre fisonomía masculina

Virilidad en tacones: Amy Ors entrega al hombre este icono femenino (más 'genderless' que nunca)

30/04/2020 - 

ALICANTE. No hay nada más masculino que un zapato de tacón. Y es que este particular elemento del calzado tiene su origen en la guerra. Concretamente en las caballerías, cuando se usaban para anclar el jinete a la montura, ganando así estabilidad para luchar mejor subido al caballo. El invento nació en al antigua Persia y no fue hasta finales del siglo XVI cuando, en una expedición de sus gobernantes, se introdujo en Europa y la aristocracia lo adoptó rápidamente buscando la apariencia viril que se obtenía portando unos zapatos de tacón, al igual que aquellos valientes guerreros. 

Pronto se extendió como símbolo de poder y, como pasa habitualmente, pues, cuanto más grande y exagerado, mejor. Pero la incomodidad a la hora de caminar los fue simplificando de nuevo. La moda masculina empezó a virar hacia la practicidad y la simplicidad, distanciándose de la moda femenina, y el hombre también fue renunciando paulatinamente al uso de joyas y a la extravagancia como símbolo de poder. Sin embargo, desde 1960 a esta parte, ha habido varios intentos por recuperar los tacones para el hombre. Uno de los más fieles es Palomo Spain, pero ahora, la firma alicantina Amy Ors se ha propuesto que no solo sean bonitos, sino que además sean cómodos.

Con cinco años, Amelia, hija de los fundadores de Amy Ors, lejos de fijarse en cuestiones relacionadas con la diversidad sexual durante la celebración del Pride de 2017 en Alicante, se sorprendió al apreciar la dificultad con que los hombres trataban de caminar sobre unas hormas concebidas para mujer. "Es un ejemplo de la naturalidad con la que están viviendo las nuevas generaciones esta pluralidad de género", explican desde la firma. En lugar de apreciar una descontextualización del tacón, reparó en la dificultad que entraña para el hombre calzar una horma de mujer. "Así surgió la idea de crear un zapato de inspiración femenina, contando con todos los elementos que remiten al lujo como los lazos, cristales o plumas, pero modelado sobre la fisonomía masculina", afirman. 

Miguel, que con cuarenta años es el artesano que está detrás de esta firma de nueva creación, quiso ponerle solución desde aquel momento en que su hija le planteó esa curiosidad, hace ya tres años. Un periodo en el que ha estado madurando la idea de llevar a cabo este proyecto. La pasión por el diseño y fabricación de calzado le viene de familia, ya que él también es hijo de un artesano zapatero jubilado que, durante medio siglo, ha liderado desde Elda la producción de algunas de las firmas nacionales e internacionales más reconocidas del segmento premium. Así, padre e hijo comenzaron a investigar las opciones para hacer realidad ese par de zapatos perfecto que le permitiese a quien quisiera, al margen de su género, expresarse con elegancia sin sacrificar el confort. 

Comenzaron a desgranar los elementos que componen el zapato femenino de alta gama en su pequeña fábrica de Elda, trabajando con la pala, suela, tacón, forro y cambrillón. Más de 30 muestras fueron tomadas, atendiendo a los rasgos morfológicos específicos del pie masculino. Así nació The Very First Collection, la primera colección de la firma, que nace con tes modelos: Red Satin, Pride Platino y White Shinning. Tres diseños que atienden a uno de los principales inconvenientes para la compatibilidad del calzado entre géneros, que es el tallaje, por lo que se abarca desde el número 41 hasta el 45. 

Imagen del 'lookbook' del modelo Pride Platino, en la primera colección de Amy Ors

Como piezas exclusivas que son, estos modelos, a excepción de Red Satin que está fabricado en satén rojo, están creados en piel premium, tanto en su exterior como en el forro interior y la plantilla, que además incorpora gel para amortiguar la pisada. "El proceso de corte, así como el de montaje de sus plataformas, son realizados manualmente para asegurar la estabilidad y el ajuste, con un acabado libre de pliegues o arrugas", apuntan desde Amy Ors. Igualmente, los detalles en pluma o marabú son ensamblados a mano.

Detalles tradicionalmente femeninos, pero diseñados para un pie masculino. Y es que el concepto genderless desde el que se conciben no implica la neutralidad en el diseño, aplicando líneas minimalistas que traten de atenuar la expresividad para que encaje en cualquier género, sino que más bien atiende a la practicidad y comodidad, abriendo el abanico de su público objetivo a cualquier género

Amy Ors, esta nueva firma que defiende la moda para calzar sin género y que contribuye a hacerla posible con sus diseños, ha empezado conquistando el mercado internacional situando sus primeras ventas online en Alemania y Estados Unidos, países que están entre sus principales clientes. Sin embargo, poco a poco están ampliando su red de venta en distintos puntos o corners dentro de otras boutiques multimarca. En la próxima colección, prevista para el próximo otoño-invierno, incorporará, además, botines y salones con la estética que caracteriza a la marca.

Noticias relacionadas

next
x