X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Viggo Mortensen

23/06/2019 - 

Felipe VI desfiló guapísimo con una pluma blanca de avestruz por el corazón de Londres rodeado de la realeza en su ingreso como caballero en la Nobilísima Orden Jarretera. Ha sobrevivido al Vº aniversario de su proclamación como Rey de España. Un país, seamos claros, muy no, bastante difícil. Me gustó más la sobria ceremonia de condecoración a 41 indígenas entre los que sobresalió la señora Clotilde Veniel Gómez, 107 años. A quien, por indicación de la cada vez más divinísima Letizia Ortiz, acompañaron, volvieron del brazo las dos infantas a su verdadero asiento: el anonimato. El latido seco, el olvido de la muerte igualitaria del orden natural.

La que también está literalmente que se sale es la vicealcaldesa Mari Carmen Sánchez, que hizo unas primeras encendidas y confusas declaraciones a Carlos Arcaya minutos antes de la mascletà. Y evitó en todo momento coincidir con el que figura que es su líder en el País Valencià, ese peazo de tío guapo, Toni Cantó, que de repente, surgió de humareda con su guardia de corps Fernando Llopis. Un oso blanco lucha por no ahogarse. Perros goyescos boquean por sobrevivir al deshielo negro. Cantó y Sánchez se olieron y miraron muy de cerca en el centro del Polo Norte, no se hablaron y siguieron cada uno su camino hacia una guerra inconclusa. Los puños de las respectivas huestes sangran droga caníbal. Escala i corda. Soro III contra Genovés II. Senyores i senyors…va de bó. Trump anuncia su candidatura lanzando un ataque a Irán, pero lo aborta segundos después. La manada ha sido condenada. Ximo Puig y Mónica Oltra tienen que poner paz entre Ribó y Gómez  i la resta de Roques del Corpus Christi del cap i casal. El Consell ya ha designado su segundo nivel. Y el pescado aborigen está vendido. Puede usted, si quiere, relajarse. Apague el teléfono. No. No le llamarán. Ya no. Bernardo Guzmán se va a los toros con su hijo. Antonio Luis Baena Tocón: ese fue el nombre del alférez que, como secretario en un Consejo de Guerra en 1940, condenó a muerte a Miguel Hernández. Sic Gloria Transit Mundi.

Es un placer escribir sabiendo que a un servidor no le va a leer ni dios. Porque va a ser, está siendo, devorado por el fuego. La màgia de la nit de Sant Joan. Estoy viendo arder la Comunitat desde las trincheras de el Pico Espadán sumergido en mi super yate para pobres, con la nevera portátil, la pintura holandesa de El Prado,  Otis Reding, Toni de l’Hostal, Pep Gimeno “Botifarra” y Tom Waits. El paisaje, la atmósfera negra e irrespirable, caótica, postnuclear del fondo del tríptico de la derecha del Jardín de las delicias de El Bosco. Estoy esperando a Manuel Valls -que ha demostrado que Albert Rivera es nada sin el anticatalanismo- para comerme con él las magdalenas que nos ha enviado el dron de la abuelita -que ha desnudado el alma Vox de Pablo Casado a sangre- Manuela Carmena. Una jubilada que ya no es nadie. Hasta que Pedro Sánchez nombre a ambos -a Carmena y a Valls- ministros emblema de la moderación y el equilibrio. Este artículo no lo cruza amb la seua aixà tinc un mànec de tres palms i mig- Gerard Fullana ni, como leerán, tampoco le hago la pelota a Paco Sanguino no sea que acabe con mis huesos en -otro más- el zulo de la Excelencia. Her Majesty The Queen Elisabeth II Inaugurates Summer. Viggo Mortensen dispara al aire.

Obituario. El recuento de las bajas. Los que se van. Carlos Castillo me llama desde el Palacio para despedirse de la Diputación y no sé si de la política. Eva Ortiz, nuestra chica Bond, acaba de sacar su cuchillo y, desnuda, en la isla Sommarøy del olvido, acabada de sajar las tres cruces, los atributos -las facturas de chorizo, huevos y leche condensada-  de la garganta profunda del Palau: Pepe Císcar. Isabel Bonig intuye su propio sacrificio tallant la corda del bou embolat. Elegantísima la despedida por Facebook -un me gusta- del Gran Obispo del Oriente Español de la Masonería de Iniciativa Alicantina Manuel Alcaraz. Que está esperando la muerte del falangista Síndic de Greuges José Cholvi. Voy a alquilarme un Ikemeso dansi japonés que me seque las lágrimas. Es tristísimo para uno despedirse de sus personajes.

Juan Carlos I le pagó la fiesta de su cumpleaños de mayoría de edad a Federica “Vic” de Borbón. Que se paseó hasta que se desmayó allá por la madrugada, como la Duquesa de Alba, con un cerdito arropado con la bandera de España. El Rey no debe pasar por alto ningún devaneo ni insulto de la línea carlista borbónica. Los republicanos estamos dispuestos a morir por su exilio. Pero respetamos su dignidad como ciudadanos. Temps de tellines. Les Fogueres de Sant Joan.

Inmaculada De La Concepción abre sus ojos y me mira asustada. Aterrorizado le digo “cariño, no te preocupes, no te vas, no pienso dejarte morir”. Las niñas aturdidas, me taladran y  alzo la mirada. Sin rechistar vuelven a poner a Aretha Franklin a Don Shirley y salen disparadas contra los alcornocales. Inma, te quieren las niñas, Paqui, Carlos, Olga,Ingrid, Pili, Javi y sigo así durante horas con un mantra interminable mientras sigue dormida y no puede más y estalla de dolor. Desnudo y helado miro el fondo del Pozo Hondo.  Siento una punzada y subo resbalando, lleno de barro, arañazos y sangre pura a la cueva. Una llamada perdida en el firmamento de mi nunca bien pagado ni ponderado Her Direktor Miquel González. Empiezo a escribir este artículo para usted, amable  lector. Son las cinco y cuarto de la mañana. Es verano. Tocan las campanas de nuestra tierra, que huele a vida. Inma me dice que soy su Toni Lip. Ponte la camiseta imperio Green Book. Saldremos a puñetazos. Me sonríe. Todo irá bien. Seguro.

Noticias relacionadas

next
x