Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el sur del sur / OPINIÓN

Unos PGE decepcionantes para Alicante 

1/11/2020 - 

Esta semana se han presentado los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021, y son decepcionantes para la provincia de Alicante. Más allá de las partidas que contengan para el Ingreso Mínimo Vital u otras prestaciones, a nivel de inversiones, se trata de unas cuentas de continuidad, para acabar las obras que están en marcha -variante de Benissa y acceso al aeropuerto- y, al parecer, para poner en marcha el tramo del AVE entre Monforte del Cid y Murcia, pero sin fecha asignada. El resto de partidas para obras se repiten todos los años, no muestran avance alguno y, en ciertas ocasiones, como con la urgente duplicación de la N-332 a su paso por Torrevieja pierden hasta fondos de un año para otro.

Pero lo más lamentable, y que puede dar muestras de la insensibilidad del Gobierno hacia un territorio con peso poblacional y económico es la solución propuesta para la red de Cercanías: el proyecto más importante y necesario como el enlace ferroviario con el aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández sigue sin tener una consignación importante que augure el inicio de las obras, pese a que se anunció hace más de un año; de la línea Alicante-Murcia desconocemos si hay recursos para mejorar los actuales convoyes (hay una partida de 3,7 millones en los presupuestos de Renfe, pero no alcanzamos su fin concreto) y, sobre todo, reducir los tediosos 40 minutos que tarda el tren en hacer recorrido entre la capital y Elche, con una parada en San Gabriel que ya debiera tener una solución alternativa con una hipotética integración con la red Tram. De la mejora de las frecuencias con la línea de Villena poco se sabe. Y por no citar los recurrentes 100.000 euros para el tren de la costa que no arranca ni por su tramo más fácil, acercar Gandía hasta Dénia. El ramal de Torrevieja, por el sur, ya ni lo cito porque si no hay solución para lo fácil, imagínense para lo más complicado.

De las cuestiones viarias, tampoco se comprende que el tercer carril de la A7 entre Crevillent y Orihuela no acabe de avanzar -sigue con una inversión de dos millones de euros-, ni que aparezcan soluciones alternativas para la antigua AP7 -ahora que es de gestión pública- con la construcción de nuevas salidas, por ejemplo, en Gata de Gorgos, que eviten futuras variantes. O que la N-332 no tenga previstos proyectos de duplicación de vías en Torrevieja, o en el tramo entre El Altet y Santa Pola, con el tráfico que acumula en los meses de verano. Lo de la Ronda Sur de Elche también va camino de convertirse en un proyecto eterno: lleva reflejado en las cuentas varios ejercicios sin avanzar ni desaparecer.

De la Alta Velocidad, es difícil de comprender que la puesta en marcha de la línea con Murcia no tenga fecha de apertura todavía (quizás porque se ha anunciado en demasiadas ocasiones), o que no sepamos nuevos detalles de la conexión interna entre Alicante y València, el denominado AVE regional.

No sé en qué se van a gastar los fondos europeos, pero desde luego proyectos en Alicante los hay, y además cumplen con los objetivos marcados con Bruselas. Y hay uno del que Alicante necesita inversiones urgentes, como es contribuir en la descarbonización de la movilidad y eso pasa por invertir más en la red de Cercanías, algo que brilla por su ausencia en estas cuentas. 

En este caso, no se trata de quitar a otra provincia para que tenga más Alicante. Las grandes inversiones en AVE en Alicante están casi hechas, falta rematarlas; en todo caso, faltan las pequeñas. Y si, por ejemplo, esta vez Castellón tiene más inversión en esta materia es por la construcción de la tramo del AVE que debe completar el Corredor hasta Cataluña. Pero es que en el caso de Alicante, lo lamentable es que no hay ningún proyecto para ilusionarse, y mucho menos en la red de Cercanías, que es lo más urgente, no sólo para la propia movilidad entre las ciudades, sino para dar una solución a los flujos que genera el turismo, pues los actuales además tienen el lastre de que son contaminantes y generan problemas de fluidez en varios puntos de la red viaria.

No sé si los propios representantes de PSOE y Podemos serán capaces de enmendar lo anunciado, pero lo que está claro es que estas cuentas no trasladan esperanza de que nuestro día a día vaya a ser mejor a la hora de movernos de un sitio para otro. De nada sirve vanagloriarse de que la Comunitat Valenciana llega esta vez al 10% de inversión si hay territorios cojos en cosas tan básicas como las Cercanías.  

Noticias relacionadas

next
x