Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Un extraño dientes de sable no se comportó como temible depredador

29/06/2020 - 

MADRID (EP). Un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Bristol ha demostrado que no todos los dientes de sable eran depredadores temibles.

Los felinos con dientes de sable, como la especie norteamericana Smilodon fatalis, se encuentran entre los animales fósiles más emblemáticos con fama de ser depredadores feroces. Sin embargo, los dientes de sable se desarrollaron en todas las formas y tamaños, y hasta ahora la ciencia conoce casi cien dientes de sable diferentes.

Thylacosmilus atrox (que significa 'terrible cuchillo en bolsa') es un animal muy conocido que vivió hace unos cinco millones de años en Argentina.

Un marsupial del tamaño de un jaguar, es conocido popularmente como el 'diente de sable marsupial', en comparación con los felinos con dientes de sable en otras partes del mundo, y a menudo se presenta como un caso clásico de evolución convergente, donde los animales parecen tener una forma similar a pesar de tener relaciones evolutivas muy diferentes (como zarigüeyas voladoras marsupiales y ardillas voladoras placentarias, ambas, por supuesto, planeadoras en lugar de verdaderas voladoras).

Thylacosmilus tenía caninos enormes y en constante crecimiento, lo que llevó a la gente a especular que era un depredador aún más cruel que los carnívoros placentarios a los que se parecía superficialmente, como Smilodon.

¿Pero era realmente un depredador feroz como los extintos gatos placentarios con dientes de sable, que parecen haber sido muy parecidos a los gatos modernos pero con un modo diferente de matar a sus presas?

Un equipo internacional de investigadores, dirigido por la profesora Christine Janis de la Facultad de Ciencias de la Tierra de Bristol, ha realizado una serie de estudios sobre el cráneo y los dientes de este animal y ha llegado a una conclusión diferente. Sus hallazgos se publican en la revista PeerJ.

Janis dijo en un comunicado: "Tiene caninos impresionantes, sin duda: pero si miras la imagen completa de su anatomía, muchas cosas simplemente no cuadran. Por ejemplo, casi carece de incisivos, que los grandes felinos usan hoy para sacar la carne del hueso, y sus mandíbulas inferiores no estaban fusionadas.

"Además, los caninos de Thylacosmilus eran diferentes de los dientes de otros mamíferos con dientes de sable, siendo de forma triangular como una garra en lugar de planos como una cuchilla".

Un estudio estadístico, que comparó aspectos del cráneo y los dientes de Thylacosmilus con los grandes felinos actuales y una diversidad de felinos extintos con dientes de sable, confirmó las sospechas sobre las diferencias con sus supuestos homólogos placentarios.

El coautor Borja Figueirido, de la Universidad de Málaga, agregó: "El cráneo se parece superficialmente al de un dientes de sable placentario. Pero si realmente cuantificas las cosas, queda claro que el cráneo de Thylacosmilus era diferente en muchos detalles de cualquier mamífero carnívoro conocido, pasado o presente".

También fueron reveladores estudios biomecánicos detallados que comparaban los cráneos de Thylacosmilus y Smilodon, simulando el rendimiento en diferentes condiciones.

Stephan Lautenschlager, de la Universidad de Birmingham, autor colaborador del artículo que realizó estos análisis, dijo: "Estudios anteriores de otros investigadores han demostrado que Thylacosmilus tuvo una mordida más débil que Smilodon".

"Pero lo que podemos mostrar es que probablemente hubo una diferencia en el comportamiento entre las dos especies: el cráneo y los caninos de Thylacosmilus son más débiles en una acción punzante que los de Smilodon, pero son más fuertes en un tipo de acción de 'retroceso', lo que sugiere que Thylacosmilus no estaba usando sus caninos para matar, sino quizás para abrir cadáveres ".

Finalmente, los otros dientes de Thylacosmilus también plantean problemas para la interpretación de este animal como un depredador felino, con dientes de sable o no. Además de la desconcertante falta de incisivos, los molares son pequeños y no se desgastaron a lo largo de los lados como se ve en un animal que se alimenta de carne.

Larisa DeSantis, de la Universidad de Vanderbilt (EE. UU.), quien realizó un estudio dental detallado, agregó: "Los molares tienden a desgastarse desde arriba, como se ve en una trituradora de huesos".

"Pero si examina la microtextura detallada en las superficies de los dientes, está claro que estaba comiendo alimentos blandos. Su desgaste es más similar al de los guepardos que comen de cadáveres frescos y sugiere una dieta aún más suave que la que se alimenta a los leones cautivos".

"Thylacosmilus no era una trituradora de huesos y, en cambio, puede haberse especializado en órganos internos".

Janis dijo: "Es un poco misterioso lo que este animal estaba haciendo realmente, pero está claro que no era solo una versión marsupial de un gato con dientes de sable como Smilodon".

next
x