prospecciones antes de las obras al encontrar restos romanos y andalusíes

Un proyecto solar de Elche provocará catas en Asprella: posible alquería o asentamiento andalusí

7/03/2022 - 

ELCHE. Son distintos los proyectos de energías renovables que se están tramitando con el objetivo de instalar parques fotovoltaicos en el Camp d'Elx, como ha venido dando cuenta este medio. Aunque todos tienen que pasar el filtro del impacto de paisaje y otras afecciones al paisaje y elementos naturales a través de la Dirección General de Energía y Minas, también el patrimonial. En ese sentido, de uno de los proyectos de mayor envergadura, el de la instalación de un parque de tres plantas solares en Asprella, tendrá que someterse antes a una prospección arqueológica por restos hallados de época romana y andalusí

De la planta que impulsa la firma de Lorca Pydesa Renovables en esta pedanía, consistente en tres plantas de 9,9 MW, la segunda, 'FV Asprillas II', está en un terreno que tendrá que ser objeto de catas previamente. Las parcelas ya se han estudiado a nivel arqueológico desde mediados del siglo XIX, cuando los trabajos de Aureliano Ibarra permitieron incrementar el conocimiento de las antigüedades de entonces, y que después continuó Alejandro Ramos Folqués desde los años 40 hasta los 60 del siglo XX. Según los informes patrimoniales realizados por Arquealia, Ibarra encontró en la pedanía en 1855 (se cree que en la Hacienda de Juan Sequeira) en un área de edificios antiguos una piedra grabada y varias monedas romanas, así como "un robustísimo muro de sostenimiento" en el entorno. Se cree que podría ser un posible asentamiento romano adscrito a la centuriación de Ilici, del cual se ignora la cronología precisa y sus características funcionales, ya que no hay dibujos. 

¿Qué se ha encontrado?

La empresa contratada para las catas, la eldense Arquealia, realizó una prospección superficial sobre las cinco parcelas (186.622 m²) al lado del camino denominado de Don Félix. Tras la misma, la información de Ibarra y el plano urbanístico coinciden con una casa cercana que estiman debió ser la conocida como Hacienda de Juan Sequeira. Según la memoria realizada, se ha detectado una concentración significativa de fragmentos cerámicos de cronología andalusí y medieval en dos puntos concretos de la parcela 25 del polígono 70 del término municipal, lo que supone la presunción de la existencia de restos arqueológicos en el subsuelo. Ante el posible impacto de las obras de la planta solar, según la legislación patrimonial autonómica "se hace necesaria la adopción de medidas correctoras de carácter patrimonial que permitan minimizar el impacto sobre esos posibles restos del Patrimonio Cultural Valenciano". Por ello se proponen un plan de sondeos arqueológicos previos al inicio de las obras. Se tendrá que corroborar si los restos ocupan un posición primaria y proceden de allí mismo, o están en una posición secundaria, "siendo su presencia allí fruto de arrastres en momentos de avenidas fluviales".

Las cerámicas corresponden a producción de cerámica común doméstica, algún fragmento de común pintada en óxido de manganeso y cerámicas vidriadas de cocina. Son fragmentos de pequeño tamaño, en un estado de conservación muy rodado, pero en la suficiente concentración como para considerar la posibilidad de la existencia de restos en el subsuelo. En este informe previo desde la compañía creen que podrían ser los restos de una alquería o asentamiento andalusí o bajomedieval, hoy en día arrasado por las labores agrícolas. Podría ser un pequeño asentamiento para la explotación agropecuaria de esta parte del término municipal.

En retrospectiva, en la bibliografía mencionada, según una investigadora (Aviñó MacChesney, 2014), hasta el momento todo estos yacimientos recogidos por Ibarra y ampliados por Ramos han sido considerados villae de la centuriación romana de Ilici que podrían haber perdurado en época tardorromana. Es algo de lo que por ahora se presupone que no se prolongaría más allá del siglo V, aunque en el caso del Campo de Experimentación Agrícola y El Bosquet se ha constatado una presencia posterior de época andalusí. "Carmadet y Asprillas dan lugar a alquerías que conocemos desde época cristiana, aunque seguramente existan en época andalusí, ya que están relacionadas con los canales de riego, y el topónimo, al menos del primero, es claramente árabe", señala el informe. Continúa indicando que al parecer no se trataría en estos casos de una continuidad del poblamiento, sino más bien en una ocupación del solar, tras siglos de abandono, con una funcionalidad muy distinta. "Por lo tanto, parece ser que la mayoría de las villae surgidas a raíz del proceso de centuriación del territorium de Ilici estarían ya abandonadas hacia finales del siglo V".

Noticias relacionadas

next
x