X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

tiene 375.000 metros en la rápita, donde se proyectaron 2.500 viviendas

Sirvent Almendras refuerza a la 'heredera' del PAI de Benissa Golf a la espera de poder construir

10/11/2019 - 

ALICANTE. La firma jijonenca Sirvent Almendras, dedicada a la producción de materia prima para el ingente sector turronero de la localidad, está a la espera de diversificar su actividad con una entrada 'a lo grande' en el sector inmobiliario. La empresa de la familia Sirvent, con casi un siglo de historia y ahora comandada por la tercera generación familiar, adquirió en 2015 la promotora Desarrollos de Benissa SL, con 375.000 metros cuadrados de suelo a su nombre en la partida La Rápita de la localidad alicantina.

Esta firma, nacida en los años 80 como Oasis Park, es una de las que tenía suelo en el paraje de La Rápita de Benissa, donde hace quince años, en pleno boom de las recalificaciones en los ayuntamientos de la Costa Blanca, se proyectaron 2.500 viviendas, dos campos de golf y algunas parcelas hoteleras. Aunque la superficie total del citado PAI, impulsado por el constructor valenciano Andrés Ballester (Edificaciones Calpe) y la rama promotora de OHL, Espacio Inmobiliaria, alcanzaba los 3,5 millones de metros cuadrados en tres términos municipales, Desarrollos de Benissa dispone solo del 10% del suelo incluido en aquel proyecto que finalmente embarrancó, todo dentro del término de Benissa.

En el caso del PAI de La Rápita, cabe que recordar que sus iniciales promotores, Edificaciones Calpe y OHL realizaron muchas compras de suelo a propietarios del municipio con un precio inicial pactado y con cláusulas que contemplaban su revalorización o revisión del precio si ese suelo cambia finalmente de calificación; es decir, que si en un futuro pasa de la actual condición de rústico, que tiene ahora, a urbanizable. 

El PAI comenzó a tramitarse en 2005, pero al trascender sus detalles la fuerte oposición vecinal a la construcción de hasta 5.000 viviendas en la zona provocó no solo el rechazo de la oposición, sino que incluso el equipo de gobierno, entonces presidido por el popular Juan Bautista Roselló, no lo viese con excesivo entusiasmo. Durante esa época, hubo una multitudinaria manifestación de vecinos y partidos políticos contrarios al proyecto que también obligaron al equipo de gobierno a cambiar su punto de vista sobre el proyecto urbanístico.

Sorpresivamente, antes del estallido de la crisis, la propia promotora, Benissa Golf (de la que Espacio tenía el 50% del capital) desistió. La firma que impulsaba el PAI original ya no existe, pues los socios la liquidaron tras renunciar al programa urbanístico. Según fuentes municipales, Desarrollos de Benissa no ha presentado iniciativa alguna en el Consistorio, aunque podría hacerlo una vez que la Corporación saque adelante el nuevo planeamiento (el PGOU vigente es de 1982 y Benissa está elaborando el Plan General Estructural). Hay que recordar que hubo un plan anterior, el de 2003, que no incluyó la zona de la Rápita como urbanizable, pero que acabó anulado por el Tribunal Supremo y dejó otros sectores urbanísticos en una situación de limbo administrativo porque sí se desarrollaron con la condición de ser urbanos o urbanizables y con la anulación del PGOU pasaron a ser rústicos o mantuvieron la calificación anterior.



Desde su entrada en el capital de la promotora, Sirvent Almendras se ha dedicado a sanearla, tal como confirmaron en su día fuentes de la mercantil a este diario. En 2016 realizó una importante reducción capital para compensar las pérdidas acumuladas en los ejercicios anteriores (al no salir adelante el PAI), y desde entonces ha llevado a cabo varias ampliaciones de capital para reforzar los recursos propios de la empresa y estar en condiciones de promover llegado el momento, cuando se resuelva la ordenación urbanística. En este sentido, la última ampliación de capital se ha llevado a cabo esta misma semana, por importe de 215.000 euros, lo que eleva el total suscrito y desembolsado a 1,47 millones de euros.

Lo cierto es que, según el balance de situación de las últimas cuentas de la empresa (que no tiene actividad desde hace años), se puede decir que la operación de saneamiento llevada a cabo por Sirvent Almendras, propietaria del 80% del capital y socia de otras empresas de la provincia en esta inversión, ha sido todo un éxito. Desarrollos de Benissa no arrastra ya números rojos de ejercicios anteriores, y ni siquiera tiene pasivo. Cero deudas. Ahora, solo necesita que surja la oportunidad de promover, o un inversor interesado en hacerse con sus terrenos en la zona.

Noticias relacionadas

next
x