X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de octubre y se habla de benidorm SANIDAD hospital la vila SANT JOAN alicante Turismo cruceros

Entrevista con la guardameta alicantina de La Roja

Sandra Paños, en el punto de partida

Esta alicantina de 26 años, hija de Luis Paños, ex jugador del Hércules en la década de los 80, es la guardameta de La Roja femenina y del FC Barcelona

21/01/2019 - 

ALICANTE. La vuelta a casa, a su Alicante natal, presenta a Sandra Paños la oportunidad de brindar a los suyos una tarde-noche memorable.

Su primera aparición con la selección española absoluta de fútbol en el estadio José Rico Pérez es celebrada por sus familiares y por sus amigos más cercanos; también por antiguos compañeros de equipo y de colegio con los que en los últimos días ha intercambiado mensajes a través de las redes sociales.

Así es inevitable que su memoria viaje a sus inicios con el balón, a la liga escolar que disputaba representando a su colegio.

Fue después cuando Jesús Cañizares le ofreció fichar por el Sporting Plaza Argel para emprender el camino hacia el profesionalismo y el reconocimiento internacional del que hoy goza la portera del Barcelona.

"Recuerdo que cuando me propusieron ir al Sporting Plaza Argel me chocó. Yo quería seguir con mis compañeros del 'cole' porque llevaba toda la vida jugando con ellos. Dar ese paso suponía dejar de jugar con mis compañeros de siempre", cuenta en una entrevista a EFE.

En su primer equipo femenino, Sandra Paños conoció otra realidad: la que le trasladaban las jugadoras venidas de otras ciudades, algunas de ellas foráneas. "Me acuerdo de Gaby Trujillo, que venía de Costa Rica. ¡Para mí era una estrella! Así que entrenar con ella para mí era lo más estando en Nacional", asegura.

La evolución de Sandra Paños en un club al que espera ver algún día en la Liga Iberdrola -"me encantaría que pudiera haber un equipo alicantino en la elite", reitera- no pasó desapercibida por la selección valenciana.

"De ahí entré en la selección española en categorías inferiores. Fue cuando inicié mi trayectoria en el fútbol", relata en la previa de un choque que le permitirá emular a su padre Luis, exjugador del Hércules en la década de los 80, pisando el estadio José Rico Pérez.

Al escenario del encuentro ante la selección de Estados Unidos, Sandra Paños no acudió jamás como aficionada.

"Los fines de semana yo también competía", se excusa. Y es que su atención estaba volcada en su propia carrera como futbolista: "Mis compañeros siempre decían que era buena, pero ni ellos ni yo pensábamos que llegaría a este punto donde estoy ahora".

Fue con 17 años cuando dio por concluido su tiempo en Alicante.

"Hablé con mis padres de la opción de ir al Levante y les dije que no la podía desaprovechar. Podría haber ido al Atlético de Madrid, pero por un tema de cercanía y por otras cosas me decanté por el Levante. Fue una gran apuesta. Siempre que me he ido de un club ha sido para crecer y mejorar", remarca.

"Cambiar de Nacional a Superliga con el Levante significó un cambio bastante grande. Actualmente, todavía sigue habiendo esa distancia entre las dos categorías. Siendo un club relativamente pequeño, te hacían valorar todo lo que te podían ofrecer. Y allí conocí a grandes compañeras y amigas. Gracias a Maider Castillo, Ruth García o Mariví, poco a poco, he podido llegar a donde estoy. Ellas me han ido aportando cosas para ser quien soy ahora", apunta agradecida y "con la cabeza puesta encima de los hombros".

"Con el Levante empecé a ir a la absoluta y justo el verano del Mundial de Canadá fiché por el Barça. Ese Mundial marca el final de mi etapa en el Levante", sostiene.

Le dio pena "desprenderse" de la gente con la que convivió de los 17 a los 22 años, pero entendió que era el momento de dejar la entidad granota. "Son cosas que tienes que hacer para un fin mejor. Las decisiones fueron correctas. Conforme ha ido mi trayectoria, creo que no me he equivocado", subraya Paños.

No le falta razón: en la temporada 2015/16 fue reconocida como una de las dos mejores porteras de la Liga de Campeones, ganó el Trofeo Zamora en la temporada 2017/18 y en el presente curso sitúa, junto a la mexicana Pamela Tajonar, el récord de imbatibilidad del Barcelona en 751 minutos -661 de los cuales con ella en la meta-.

"Es un orgullo que te digan que estás entre las mejores porteras de Europa. Sé que todo trabajo tiene recompensa, pero no sabía que llegaría tan pronto. Llevo solo cuatro temporadas jugando la Champions y estoy feliz de que se reconozcan mis cualidades y de que la gente perciba mi manera de jugar y de ver el fútbol", expone.

Con su agilidad y su espectacularidad compensa su estatura (1,69 metros). Es algo baja, explica, atendiendo al patrón europeo pero a cambio aporta un preciosista juego de pies. Es algo que le ha permitido potenciar el Barcelona, "el mejor club de España, el que tiene las mejores condiciones deportivas y económicas". "A mí me permite ser profesional al cien por cien, dedicarme al entrenamiento y a mi cuidado y seguir creciendo", puntualiza.

Sin pretenderlo, por su estilo de juego Sandra Paños se ha convertido asimismo en referente para las porteras que asoman en las categorías inferiores. Especialmente, de la joven balear Cata Coll, campeona del mundo en categoría sub-17 recientemente y reconocida seguidora de la alicantina.

"Las que tres porteras que ahora estamos en la absoluta (están también Lola Gallardo y Mariasun Quiñones) nunca pensamos que podíamos ser referentes para las niñas, pero es un orgullo que se puedan fijar en nosotras. Compartimos un bonito hobby, así que quien quiera hablar conmigo, yo estoy abierta. En el caso de Cata Coll, me gustaría conocerla. Está consiguiendo grandes cosas siendo todavía muy pequeña y es un orgullo que reconozca en mí a una referente. Tiene muchísima proyección y espero que pueda seguir creciendo de esta manera. Si sigue así, creo que tenemos la portería asegurada en el futuro", augura Paños, titular en la pasada Eurocopa.

Ella está esperanzada en poder repetir este verano en el Mundial de Francia, aunque recuerda que todavía quedan "cuatro meses" de retos con el Barcelona y La Roja. El más inminente, el amistoso de este martes ante la selección de Estados Unidos, vigente campeona del mundo. "Jugar un partido así es una ilusión que se tiene desde siempre", sentencia Sandra Paños en su regreso a casa.

Noticias relacionadas

next
x