Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

CAMBIOS NECESARIOS Y APRENDIZAJE PARA SOBREVIVIR AL CORONAVIRUS

¿Qué hace un emprendedor en cuarentena?: el caso de La Siesta Technologies

12/05/2020 - 

ELCHE. En un momento en el que los primeros pasos del desconfinamiento tras el coronavirus se hacen patentes, también lo hacae una realidad en la que ha cambiado la forma de relacionarse, de comunicarse, de estudiar, de hacer deporte o de trabajar. El Estado de Alarma por el coronavirus lleva a una incertidumbre sobre cómo serán las circunstancias empresariales en el futuro cercano. En Alicante Plaza creamos una serie de artículos que con el título ¿Qué hace un emprendedor en cuarentena? para que sus protagonistas nos cuenten sus casos. Hoy preguntamos a Diego García, fundador de la startup La Siesta Technologies, para que nos cuente su perspectiva del momento y cómo afronta el equipo esta situación.

Esta firma está ubicada en el Parque Científico de la UMH. El talento abunda en esta plantilla que se une en torno al proyecto que fundó y encabeza Diego García desde 2017 y con el que ayudan, con su experiencia en distintos campos de la ingeniería y el mundo I+d, a desarrollar productos tecnológicos a aquellas que se enfrentan al reto de crear un producto de esas características. Raúl Rodríguez es un diseñador mecánico, electrónico y maquetista que ha trabajado en efectos especiales para películas como la oscarizada 'Gravity', en 'Terminator 3' o en '300: El origen de un imperio'; Raquel Martínez Campillo, ingeniera de Telecomunicaciones y especialista en firmware, prototipado y estudios de usabilidad; Víctor Perdomo, ingeniero informático, programador y curioso diseñador de alternativas de software. Diego García es ingeniero de telecomunicaciones que se embarcó en la aventura de crear uno de los primeros robots sociales del mercado en la firma Aisoy.

En esta compañía están viviendo el estado de alarma con una relativa normalidad. Y es que, sergún apunta García, "estamos muy acostumbrados al teletrabajo, y ya desde el miércoles 11 de marzo, viendo la evolución de los acontecimientos empezamos a priorizarlo". Trabajan con metodología Scrum y hacen uso de herramientas cloud como Jira y Confluence que lo facilitan. En todo caso, el 50% de su actividad es prototipado hardware, y "esto implica trabajar con equipos e instrumentos que no podemos sacar de la oficina, por lo que hemos tenido que centrar durante este tiempo los esfuerzos en tareas software y de análisis que pueden realizarse en remoto".

Precisamente por ese adaptación no ha habido en el equipo ni reducción de plantilla ni ERTE. De hecho, es esencial mantener a ese equipo, según García. Y es que "en el equipo de cuatro ingenieros, cada uno tenemos una función vital para los proyectos en curso y la I+D que desarrollamos en producto propio. Está suponiendo un esfuerzo gigante, pero seguimos con las mismas condiciones pese a la reducción de ingresos". Ahora, han de adaptar su planificación y ya aseguran que algún proyecto se ha visto necesariamente afectado por no poder trabajar con normalidad en la oficina. Principalmente son los de prototipado hardware y aquellos que estaban en una fase de pruebas con instrumentación disponible en sus instalaciones. 

Por otro lado, ha habido proyectos importantes que se iban a iniciar en abril y han quedado congelados, pero la situación parece estar volviendo a la normalidad, según el equipo de La Siesta Technologies. No obstante, también tienen dificultades con algunos suministros. "También ha habido proyectos en los que se necesitaban componentes que de la noche a la mañana volaron, como es el caso de los sensores de temperatura por infrarrojos, que se emplean en los termómetros sin contacto", señala el fundador de la compañía. 

Entre las principales trabas de este equipo se encuentra la dificultad de conciliar para quienes son padres, y "la frustración de los primeros días al tener que frenar de golpe la velocidad del día a día, una desaceleración enorme en el caso de una startup como la nuestra, donde si algo nos caracteriza es la agilidad". Además, a nivel personal, la falta de contacto con la familia y amigos también hace mella.

Ahora esperan salir, tras el confinamiento más duro, cuando sea posible, primando el teletrabajo para las tareas que puedan realizarse sin problemas en esta modalidad, y los encargados de hardware acudirán con más frecuencia a las oficinas que los de software. Además, mantendrán una reunión presencial cada días días para planificación y evaluación de sus sprints. Sobre el futuro para salir adelante tras este freno obligatorio, La Siesta Technologies lo tiene claro: "economía de guerra y trabajar duro para que la plataforma de monitorización IoT Sigloc, nuestro producto propio, avance según lo esperado". Asimismo, desde la joven compañía, también han participado en alguno de los proyectos en marcha en la lucha contra el Covid-19 asesorando a nivel hardware a varios grupos de trabajo.

Noticias relacionadas

next
x