X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el 11 de noviembre comienza el crowdfunding

PuppyRide: el único proyecto de correa para perros con kit de limpieza incorporado, made in Elda

21/10/2019 - 

ELDA. PuppyRide es una correa para perros pequeños, completamente ergonómica, que incluye un depósito de agua en el interior para poder rociar, como si de una pistola de agua se tratara, la suciedad de las mascotas cuando hacen sus necesidades en la calle. También cuenta con dispensador de bolsas para recoger los excrementos; en definitiva, todo lo necesario para un paseo limpio con los canes. De momento es un proyecto que se está gestando en Elda, pero pronto se podrá hacer realidad a través de una campaña de crowdfunding que busca poder materializar, distribuir y comercializar este invento. A partir del próximo 11 de noviembre y durante un mes, quienes quieran apoyar el proyecto, podrán hacerlo a través de la campaña en la plataforma Kickstarter.

Francisco Rullán es el creador de esta idea. Asegura que surgió en 2016, "cuando comenzamos a ver a dueños de perros diluyendo el orín de sus mascotas. Paralelamente, los ayuntamientos empieza a sancionar por ensuciar las calles. Surge la necesidad de llevar una botella de agua, pero nos resulta muy incómodo y poco práctico, pues ocupas tus dos manos. Aquí surge la idea de PuppyRide, una correa con depósito de agua". Ahora el proyecto ya está muy avanzado. Desde 2016 comenzaron a darle forma, según asegura Rullán, mandando hacer prototipos, muy rudimentarios al principio. Tras varias pruebas, el diseño definitivo lo consiguieron gracias a una empresa juguetera de Ibi, que le dio una forma más ergonómica y "amigable" a su invento. Tras varias correcciones de diseño, e incorporando al final un dispensador de bolsas, ya han encontrado el modelo ideal. Incluso cuentan con spot publicitario.  

El plan, con estudio de marketing y de viabilidad, está a merced del próximo crowdfunding. De momento, Rullán calcula que necesitarán, al menos 30.000 euros para sacar adelante una primera tirada. "Tenemos en mente dos vías. Si pedimos los moldes y piezas a Asia, con precios más baratos, podríamos conseguir realizar el proyecto con 30.000 euros. Es una opción contando con las tarifas de proveedores e impuestos del continente asiático. La otra vía es pidiendo moldes y piezas en España, que costaría el doble. Quizá en un principio, sería una cantidad muy grande para conseguir un crowdfunding". No obstante, valora Rullán, si consiguieran más dinero del reclamado en esta campaña de un mes en Kickstarter, se podrían plantear realizarlo en España.

La recompensa para quienes apoyen su proyecto será conseguir la correa antes de su salida al mercado y a un precio menor. En principio, quien contribuya podrá conseguir la correa a 15 euros, un 25% menos de lo que calculan que podría ser su precio en mercado, alrededor de 20 euros. Para su posible comercialización, piensan en proveedores como Carrefour, a ser posible en grandes superficies y poder llegar a vender también fuera de España, en países de la Unión Europea y también en Estados Unidos. Si sale bien el crowdfunfing, a finales de diciembre podrían pedir los moldes y entre febrero o marzo de 2020 ya se podrían tener listos los primeros prototipos como recompensa a quienes contribuyeron en el proyecto. También cuentan con Amazon como vía de comercialización y que se venda y distribuya de manera normal antes del próximo verano. 

Proceso

A partir de 2016, Francisco Rullán dio con la idea y pensó los primeros prototipos para PuppyRide. En 2017, a través de un agente de la propiedad intelectual, se presenta la solicitud del Modelo de Utilidad, que se concede en octubre de ese año. Mientras tanto, se continuó mejorando el diseño y haciendo prototipos en impresoras 3D. Más tarde, en 2018 la idea toma forma y empiezan a investigar sobre la fabricación de la correa pidiendo presupuesto a diferentes proveedores.

Al mismo tiempo, elaboran un plan de viabilidad con resultados positivos y patentan el producto, dado que no existe nada igual en el mercado. Ya en 2019 acuden a un diseñador de producto para que diseñe y fabrique un prototipo funcional. Es el prototipo que está incluido en el vídeo que se usará en Kickstarter, plataforma de crowdfunding a la que el equipo ha decidido acudir en la búsqueda de financiación para el proyecto. La última parte del trabajo es la edición del vídeo promocional y la elaboración de la estrategia de comunicación para dar a conocer el producto. Se confecciona el crowdfundig en Kickstarter, preparando textos, recompensas, países a los que enviarlas y se lleva a aprobación por dicha plataforma. El 11 de noviembre estará lista. 

Noticias relacionadas

next
x