X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ha invertido 250.000 euros en el piloto amarrado en el náutico de Dénia 

Punta de Mar prevé superar el umbral de rentabilidad con sus suites acuáticas en 15 meses

6/12/2018 - 

DÉNIA. La startup valenciana Punta de Mar prevé que su proyecto de alojamientos para puertos deportivos y complejos hoteleros alcance el umbral de rentabilidad en 15 meses, una vez se inicie el proceso de comercialización. 

Los responsables de Punta de Mar señalaron este miércoles durante la presentación del proyecto en el Real Club Náutico de Dénia que durante 2019 prevén unas ventas próximas al millón de euros (lo cual se traduce en unas cuatro unidades al precio de 250.000 euros), y en menos de dos años alcanzar el umbral de rentabilidad. Así lo destacó Raúl Martín, director general de KMZero Open Innovation Hub que ha sido la responsable de financiar el primero de esos pabellones.

Martín expuso que el coste unitario oscila entre los 250.000 y los 300.000 euros y apuntó que la utilización de materiales de primerísima calidad y de proveedores valencianos. Unos costes que según explicó se pueden reducir en la medida que se automatice todo el desarrollo y de su capacidad de escalar. En esta línea afirmó que podría convertirse en una fuente más de trabajo para los astilleros -como los de la bahía de Cádiz o Galicia- que no sería sustituto de la carga de trabajo que pueda suponer un barco de guerra, pero sí podría ser una ayuda. 

Construidos sobre una superficie flotante (los pabellones están matriculados como embarcaciones aunque su clasificación legal permite únicamente desplazarse en condiciones de mar en calma), cuentan con una planta baja con una habitación de matrimonio, un baño y todo tipo de elementos de confort como paredes de cristal y unos paneles que permitirán que la luz del sol entre en el interior de la estancia y se pueda reflejar cómo entran los rayos según la hora del día que sea. En total tiene 70 metros cuadrados, de los que 40 se corresponden con la estancia principal y otros 30 con una terraza chill out

Martín destacó que se trata de un producto pensado para aquellos que buscan una experiencia, la de "convivir con el mar desde una nueva perspectiva", por este motivo sus clientes en principio son marinas y puertos deportivos, así como grandes complejos hoteleros de "todo el mundo", ya que el alojamiento es fácilmente transportable y además al disponer de un motor se puede llevar a diferentes puntos. 

El responsable remarcó que las suites "no es el concepto de alojamiento de un barco", ya que en ellos "hay camarotes muy estrechos" y en cambio este cuenta una estancia de 40 metros cuadrados. Una comparación que el presidente del Náutico de Dénia, Jaime Portolés, confirmó: para tener una estancia así "el barco debería ser enorme", y el precio sería igualmente enorme. 

Junto a KMZero el despacho Mano de Santo ha sido el responsable del diseño de la suite acuática, la idea partió de hacer algo en un barco y "prescindir de todo lo prescindible". Un diseño que según su máximo responsable, Francisco García, es "minimalista, funcional y con huella cero", que incluye ancla (como en cualquier embarcación) y un pequeño control de mandos con timón. También dos potentes motores para mover el pabellón en caso de necesidad. "Un día te despiertas en Las Rotas de Dénia y otro en la Cova Tallada". 

Tras su presentación oficial ayer en Dénia, Punta de Mar inicia el proceso de comercialización de las suites acuáticas, con un gran interés -en palabras del director de KMZero- por parte de los futuros clientes.

Noticias relacionadas

next