X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

adquieren parte de la parcela del establecimiento

Proyectan un rascacielos residencial de lujo junto al histórico Hotel Delfín de Benidorm

26/05/2017 - 

BENIDORM. La ciudad de los rascacielos se apunta otro tanto para ganarse este apodo. La mercantil Delfin Tower SL ha comprado la parcela donde estaban las pistas de tenis del histórico Gran Hotel Delfín, uno de los primeros en levantarse en Benidorm. Ésta, de unos 4.000 metros cuadrados, albergará un edificio residencial de 22 alturas, con dos y tres pisos por planta, como resultado se colocarían en más de 40 viviendas. Un edificio que perseguirá la sostenibilidad en el desarrollo de la torre, tanto en los materiales usados así como el futuro uso de la misma. La mercantil se registró en octubre del año pasado, está ubicada en Callosa d'en Sarrià y pertenece al empresario Sergio Vidal Balaguer.

La inversión rondaría los 50 millones de euros. Eso sí, todo ello será después de que consigan todos permisos pertinentes, que están estancados en el Ayuntamiento de Benidorm a la espera del primordial: la licencia de segregación. Lo que la desvincularía del hotel sobre papel y daría comienzo a las obras. A este respecto, la concejal de Urbanismo, Lourdes Caselles, reconoció a Alicante Plaza que la licencia está solicitada, pero aún no han tramitado la resolución.

El edificio, por lo que pudo saber este diario, estaría concebido para un cliente de alto standing. El metro cuadrado se vendería a más de 1.000 euros. Las características de los pisos varían en cada planta, pero estarían en torno a unos 140 metros cuadrados. Y según lo poco que ha trascendido, la vivienda más barata estaría alrededor de los 700.000 euros y el millón de euros se superaría en muchos de estos pisos. Todo un lujo para los bolsillos de los clientes.

El terreno adquirido por la mercantil da a la avenida Vicente Llorca Alós, Carre d'Aigües y calle Santander. La ubicación elegida por la empresa es una de las más tranquilas que se puede encontrar en Benidorm a pie de playa. La zona de la Cala, y visto desde el mar, en el skyline estaría entre el hotel Bali y el malogrado edificio In Tempo. Una zona exclusiva, en la que predominan los edificios bajos y chalés. En este sentido, la mercantil proyecta un estilo sostenible, en el que hay previsto incluso puntos de carga de coches eléctricos y en la fachada predominará el color blanco.

El edificio, que era un secreto a voces, se ha extendido como la pólvora después de que el propio promotor, Sergio Vidal, se presentara esta semana en el Ayuntamiento para reunirse con los partidos de la oposición, una vez ya conocían el proyecto desde el gobierno.

Aunque todo está pendiente de las licencias oportunas, éste es un ejemplo más de la reactivación del ladrillo, que está teniendo gran repercusión en Benidorm. Hasta ahora, el predominio lo tenía TM, con los apartamentos estrenados el pasado verano en la avenida Armada Española, y los que están a punto de acabar, Sunset Drive, al lado del edificio In Tempo.

Noticias relacionadas

next