X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

llama parásitos a las formación de abascal

Oltra ataca la rebaja de impuestos electoral y apela a "los argumentos" para desbancar a la derecha 

25/04/2019 - 

ELCHE. El miércoles casi 200 personas de prácticamente todas las edades acudieron al Centro de Congresos al acto central de Compromís de cara a los comicios del próximo domingo, con las primeras espadas que se presentan a Les Corts, al Congreso, también a las municipales, el 26 de mayo, y su cabeza de cartel que aspira a arrebatarle la presidencia autonómica a los socialistas, Mónica Oltra. Sin embargo, teniendo en cuenta la doble cita electoral y las propuestas impositivas del otro espectro ideológico, la vicepresidenta del Consell apeló a los "argumentos" para intentar desbancar a la derecha a nivel nacional desmontando su discurso y para poner en valor su gestión a escala autonómica.

Las tres derechas 

Eso sí, antes de entrar a desmenuzar las propuestas de la derecha, y tras ser recibida en pie y con un gran aplauso, Oltra quiso cargar duramente contra "las tres derechas", a Vox la calificó de "la derecha bárbara", al PP de "la corrupta" y a Ciudadanos "la que no se entera de nada", en referencia a las declaraciones de su candidato Toni Cantó haciéndose un lío con las competencias de Sanidad y Educación, que son autonómicas y no estatales. Después del breve lapso de desenfado, la candidata sacó a relucir la "incertidumbre" y la "angustia" que causan las elecciones del domingo, con una clara referencia a Vox, de quienes quiso prevenir y quitar la careta. Las caras del público pasaron rápidamente del ánimo a esa seriedad que empezó a transmitir Oltra.

Aunque contrastaba el ánimo con el que la habían recibido, la candidata de Compromís vio necesario sacar de nuevo la carta del partido de Santiago Abascal para desarrollar su argumentario posterior, advirtiendo que, en palabras de la formación verde, "ya están cansados de partitocracia de 40 años", lo que unió directamente con la dictadura franquista y con el carácter "parásito" de la extrema derecha, que apuntó que "entran en gracias a esos sistemas democráticos y después los destruyen, igual que en el resto de Europa y que hace 80 años". Aquí, la aún vicepresidenta se arremangó para denunciar que la diferencia con otros países del continente es que "aquí la derecha democrática pacta con la extrema derecha".  

Así pues, una vez construido el marco general, empezó a mostrar que la forma de frenar ese auge es con argumentario, "puesto que tapan con la bandera lo que quieren hacer, si no no les votarían". Y no sólo a los de Abascal, sino también a Partido Popular y Ciudadanos, los tres embarcados en una masiva rebaja impositiva de la que han estado haciendo gala esta campaña, sobre todo en los impuestos de Patrimonio o de Sucesiones. Oltra jugó esa carta para "destapar" a quién benefician esas propuestas, arguyendo que estas rebajas sólo son para "los ricos y privilegiados", hablando por ejemplo del ahorro de 700 millones de euros que promete Cantó. 

El comodín de una gestión sin escándalos

Sin embargo, para hacer frente a estas propuestas, la candidata de izquierdas utilizó otros datos: el impacto que tienen estas rebajas. Oltra reveló que fueron el 0,5% de los valencianos quienes pagaron el año pasado el impuesto de Patrimonio —22.000 personas— y algo menos, 21.000 personas, el impuesto de Sucesiones. Repasando los tipos impositivos de CS y PP, Oltra planteó "¿qué tipo de gente normal hereda un millón de euros?", y añadió que la clase media de la que habla Pablo Casado a la que le quieren rebajar los impuestos, "hace 10 ó 15 años que sólo queda media clase", y puso en valor la gestión del Botànic, bajando los impuestos "realmente" a esa teórica clase media. Ahí sacó de la manga la reforma fiscal valenciana de 2017, ensalzando que su gobierno bajó impuestos a más de un millón de personas y se lo subió a 60.000 personas, jugando con que "sólo" es el 1% y por tanto una minoría privilegiada, y que su partido es quien está por 'la mayoría'.

Fuera ya de las propuestas económicas con las que se explayó largo y tendido, no faltó el pack de guiños a las kellys, a su gestión en materia de Dependencia, al colectivo LGTBI, a su propuesta de viviendas sociales o a la necesidad de una financiación justa y más inversión para el sur en infraestructuras. No sin antes pasar por algún palo burlesco como el de Adolfo Suárez Illana por aquél comentario del aborto: "se ve que la inteligencia se saltó una generación". Para quitar de los presentes esa sensación de desasosiego inicial ante la incertidumbre del domingo, señaló que frente "al hígado y el odio con el que vota la extrema derecha, nosotros votamos con el corazón y con argumentos". Un grito para llenar las urnas, y otro aplauso en pie del público, al grito de "presidenta, presidenta".

Además de algún militante sindical o miembros de alguna plataforma social, acudieron los candidatos de Compromís por Alicante, también estuvo el conseller Rafa Climent, el candidado al Senado Vicent Sansano y como curiosos las cabezas visibles de la candidatura pedánea para los comicios ilicitanos.

Noticias relacionadas

next
x