Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

propuesta de presupuestos para 2021 en manos de intervención

No va más: el bipartito de Alicante fía sus cuentas a la oposición con guiños a Compromís y Vox

12/12/2020 - 

ALICANTE. El bipartito al frente del Ayuntamiento de Alicante, compuesto por PP y Cs, da por cerrado el proceso de negociación sobre los presupuestos de 2021 con los cuatro grupos políticos que conforman la oposición municipal (PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox) al margen de que puedan introducirse algunas modificaciones por importes que no supongan variaciones sustanciales. De hecho, los dos partidos aliados al frente de la gestión municipal elevaron este jueves su propuesta de planificación económica al departamento de Intervención para que la fiscalice y le dé su visto bueno o, en su caso, requiera modificaciones. 

La respuesta de Intervención debe producirse en un plazo máximo de diez días, lo que permitirá que el documento quede aprobado en Junta de Gobierno. Ese acuerdo dará pie a la presentación de enmiendas para su dictamen en la comisión de Hacienda, antes de que se eleve a debate en pleno. Con esos pasos, todo parece indicar que la votación definitiva podría producirse a finales de diciembre o en los primeros días de enero.

Ese proceso iniciado en el departamento de Intervención se puso en marcha después de que se comunicase a los representantes de Compromís y Vox que el borrador del presupuesto se había modificado para introducir algunas de las últimas reivindicaciones que ambos grupos plantearon durante la tercera (y definitiva) ronda de contactos desplegada con el conjunto de grupos opositores para incorporar sus sugerencias.

En realidad, en el seno del equipo de Gobierno se sostiene que la coalición valencianista y el partido liderado por Santiago Abascal son los más proclives a facilitar que las cuentas puedan quedar aprobadas, a la vista de que tanto PSOE como Unides Podem mantienen líneas rojas para facilitar que el presupuesto prospere: la retirada de la ordenanza de convivencia cívica y, además, en el caso del PSOE, la reorganización de la Concejalía de Acción Social en dos áreas separadas (Emergencia Social e Inclusión y Servicios Sociales).

Con todo, PP y Cs consideran que su propuesta económica también ha asumido buena parte de las iniciativas planteadas por PSOE y Unides Podem. Entre ellas, la creación de una línea de microcréditos por un importe de un millón para apoyar a la recuperación de las empresas de la ciudad, o el refuerzo de las ayudas sociales. Todo, al margen de la creación de algunas partidas con una dotación simbólica para el desarrollo de determinados proyectos como inversiones sostenibles sobre las que también se ha pedido una priorización en cuanto se disponga del remanente. Así, fuentes del bipartito argumentaron este viernes que si esos dos grupos, o cualquier otro partido de la oposición mantiene su rechazo a las cuentas, "tendrán que justificar y explicar a la ciudadanía por qué se oponen a un presupuesto con el que se pretende encarar la salida a la crisis" provocada por la pandemia del coronavirus. En esta línea, respecto a la tramitación de la ordenanza de convivencia cívica, las mismas fuentes insistieron en que está "aparcada", que la prioridad ahora es aprobar el presupuesto, y que el propósito compartido por PP y Cs sigue siendo negociar y acordar modificaciones. Algunas de ellas, incluso a propuesta de Cs.


¿Qué gestos se ha tenido con Compromís y Vox tras esa tercera y última ronda de conversaciones? Según fuentes del bipartito consultadas, respecto a las peticiones de Compromís, se ha incorporado algunas partidas para el desarrollo de la conexión ciclista entre el Centro y la Playa, así como para la construcción del centro comunitario de Colonia Requena y para la redacción del proyecto de uso de la antigua refinería de La Británica.

Respecto a Vox, se habría tenido en cuenta una disminución de los fondos consignados en el área de Cooperación e Igualdad, que nadie en el seno del bipartito ha llegado a cuantificar. En todo caso, sus representantes indicaron que "también se ha tenido que aplicar recortes en otras concejalías para dar cabida a las peticiones del resto de grupos de la oposición". En esta línea se pronunció la propia vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Cs), al confirmar que "queremos sacar el presupuesto con el máximo apoyo posible y teníamos claro que algunas concejalías tenían que apretarse un poco más el cinturón".

Con todo, esos guiños todavía no parecen haber surtido el efecto pretendido. En primer término, el portavoz municipal de Compromís, Natxo Bellido, insistió también este viernes en que su formación sigue pendiente de que PP y Cs detallen en qué ha consistido la incorporación de sus propuestas con cifras concretas. No solo para los tres proyectos citados. También para el desarrollo de un centro de baja exigencia para atender a personas sin hogar (Cibe) o la puesta en marcha del proyecto de peatonalización del Centro. Además, recalcó que, para que Compromís facilite la aprobación de las cuentas, también se debe conocer si van a aplicarse "más recortes en cooperación, en igualdad o en derechos humanos". "Eso aleja a Compromís; vamos a ver cómo se concretan las cosas, pero si eligen la vía de los recortes no van a elegir a Compromís", insistió.

En segundo término, su homólogo de Vox, Mario Ortolá, indicó que "nadie nos ha concretado en qué va a consistir la rebaja de la partida para Cooperación". Y añadió que, de todos modos, esa reducción no va a resultar determinante para decantar los dos votos de su formación en el pleno si no se solventa también "otra de nuestras reivindicaciones principales, que es que se devuelvan las tasas cobradas a las hostelería desde el pasado mes de marzo". "Nosotros planteamos que ese reintegro se pueda realizar a través de subvenciones, que es lo que parece que se está estudiando, pero todavía no está claro que puedan aplicar esa solución desde el punto de vista técnico", añadió.

Eso sí, por lo pronto, la abstención de Vox sí permitió que el bipartito superase este viernes el primer paso en la tramitación de las cuentas. Con su posición, PP y Cs lograron un dictamen favorable a su propuesta económica para el Patronato de Escuelas Infantiles, con el voto en contra de PSOE, Unides Podem y Compromís.


¿Cabe la posibilidad de algún cambio de posición en PSOE y Unides Podem? En principio no. Los dos grupos insisten en la retirada de la ordenanza cívica como requisito indispensable, en la línea que ha venido manteniendo el portavoz socialista, Paco Sanguino. No obstante, es cierto que existen diferencias interpretativas en el grupo socialista respecto a si el aplazamiento del debate sobre la ordenanza es suficiente para que pueda plantearse al menos una abstención a las cuentas. En todo caso, según fuentes socialistas, esa posibilidad también quedaría ligada al desarrollo que pueda tener la creación de la línea de microcréditos incorporada por el bipartito, en lugar del fondo participativo propuesto por el PSOE, por un importe de 20 millones. 

La posición de Unides Podem es, si cabe, más firme y ya se da prácticamente por descartado que su voto al presupuesto pueda variar del no. Su portavoz municipal, Xavier López, señaló igualmente este viernes que, sea cual sea la decisión que se adopte respecto a la ordenanza de convivencia cívica, Unides Podem no podrá a apoyar unas cuentas en las que "se reduce un 25% el presupuesto de Igualdad y un 30% el de Cooperación respecto a los presupuestos de 2020". "En Igualdad, pasan de 320.000 a 220.000 euros y en Cooperación, de 423.000 a 323.000", insistió.

Noticias relacionadas

next
x