Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

cambio en el modelo de suministro para reducir la necesidad de financiación

Mustang perdió 3,3 millones en 2019 tras caer sus ventas un 20% por el cambio de modelo de negocio

3/12/2020 - 

ALICANTE. La firma de calzado Mustang, una de las principales enseñas del sector con sede en Elche Parque Empresarial, cerró el ejercicio 2019 (al contrario que muchas otras firmas zapateras, su año fiscal coincide con el natural) con unas pérdidas después de impuestos de 3,3 millones de euros, según las cuentas consolidadas del grupo depositadas en el Registro Mercantil y consultadas por Alicante Plaza. El mal resultado se produjo después de una importante caída de la facturación de la empresa, debida a un cambio en el modelo de negocio, con el cierre de algunas líneas consideradas poco rentables y la adopción de un nuevo sistema de suministro que reduce la necesidad de financiación.

El proceso de reestructuración llevado a cabo en 2019 provocó que el volumen de negocio del grupo zapatero cayese un 20%, desde los 69,2 millones de euros de 2018 a los 53,6 millones que ingresó el año pasado. Fruto de la reducción de los ingresos y la reordenación del grupo, el resultado de explotación empeoró sensiblemente respecto al ejercicio anterior, con -3,7 millones de euros, según las cuentas consolidadas. El resultado financiero, por su parte, aunque negativo, mejoró ligeramente.

Tal como indica el informe de gestión firmado por Pascual Ros, presidente del consejo de Mustang (de la segunda generación familiar), el grupo llevó a cabo en 2019 "cambio relevantes en su negocio y la gestión del mismo, con el objetivo de aumentar su rentabilidad y su posición financiera". En este sentido, el informe diferencia entre el resultado al cierre del año, negativo, y la generación de flujos de efectivo durante el proceso de reordenación, ya que el 40% del Ebitda se consiguió sin coste de producto al salir del stock. El 20,5% de las ventas se produjeron fuera de España (algo menos que en 2018, cuando el porcentaje de internacionalización fue del 24,4%), gracias a la plataforma de ventas a nivel internacional en la que opera Mustang.

Uno de los cambios más relevantes ha sido el nuevo modelo de suministro de producto, que implica "la reducción de necesidades de financiación de forma relevante", lo que permite liberar efectivo para los proveedores. Otro cambio ha sido el de la estructura de la financiación, que ha trasladado endeudamiento de corto a largo plazo, para incrementar de forma sustancial el fondo de maniobra. El grupo calcula que, en dos ejercicios, estará en niveles de stock recurrente y con una necesidad de realizar ventas a través del canal outlet significativamente inferiores.

Un 35% menos de ventas por la covid

Por otra parte, el informe reseña también el impacto de la pandemia del coronavirus en la actividad de la empresa. Mustang pudo anticiparse al cierre de fronteras gracias a la información que le llegaba en enero de sus proveedores chinos, de forma que cuando se cerró el tráfico de mercancías, la firma ilicitana ya tenía entregado el 50% de los pedidos para la temporada de verano. En cuanto a la campaña de invierno, las ventas de Mustang alcanzaron el 65% de lo esperado antes de la pandemia, un dato por encima de lo que la propia compañía se marcaba como objetivo en marzo. La firma, como otras muchas, tuvo que llevar a cabo un ERTE para la división de retail, al cerrar las tiendas y centros comerciales, aunque mantuvo a la mayoría de la plantilla con teletrabajo.

Noticias relacionadas

next
x