X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¿Cocktail BEach?

Mismo negocio, distinto nombre: el Tiki Beach de Benidorm reabre sus puertas un mes después del cierre

16/03/2019 - 

BENIDORM. El nombre aún parece un misterio, pero el negocio es el mismo. El Tiki Beach cerró sus puertas el 18 de febrero y casi un mes después reabrió este viernes sus puertas con un aspecto parecido y sin letrero, aunque todo apunta a que se llamará Cocktail Beach. Como se recordará, los propietarios de la marca libraron los últimos años una batalla judicial que pareció terminar con la ratificación del Tribunal Supremo del cierre del negocio.

Pero la bajada de persiana pareció durar días, ya que comenzaron a tramitar de nuevo una licencia para el mismo local, con los mismos responsables, y que se ha materializado este viernes.

Por tanto, parece que se alargarán los problemas que tenían los vecinos de este pub. El primer día de su apertura ya dio muestras de que el negocio sigue tan en forma como siempre, con una terraza llena y música en directo en la misma.

Imagen del pub este viernes.

Como se recordará, el Tiki Beach ha sido uno de los locales de ocio más famosos de Benidorm para el turista británico. El desfase gracias a horas y horas bebiendo cerveza económica para ellos, con música y la playa de fondo hace las delicias de este tipo de visitante.  Una fiesta que alargaba hasta altas horas de la noche y que terminó colmando la paciencia de los residentes de la zona, que metieron en procesos judiciales a los dueños por el ruido que tenían que soportar cada día debido al éxito y los excesos.

Aunque aún queda un proceso judicial abierto: un recurso por la vía penal, ya que recurrieron la sentencia que absolvía al acusado de falso testimonio. No obstante, uno de los primeros pronunciamientos fue el del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Benidorm, que dio la razón a los vecinos en 2015 y declaraba resuelto el contrato de arrendamiento después de estimar probadas las “graves molestias” por los ruidos ocasionados por la música y la aglomeración de personas en el exterior.

En ese fallo, el juez indicaba, además, que el local había ejercido su actividad sin licencia de apertura y autorizaciones para conciertos durante más de cuatro años. El asunto llegó al Tribunal Supremo, donde la empresa corrió la misma suerte.

Ahora, el pub vuelve abrir sus puertas con el mismo éxito que se le recordaba antes del cierre, sea invierno o verano.

Noticias relacionadas

next