X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de octubre y se habla de 10N pspv-psoe alicante urbanismo hoteles tram la vila joiosa Catalunya

análisis AP - conversaciones con el ex ministro y candidato

Margallo, las elecciones europeas, el PP y Vox

24/05/2019 - 

ALICANTE. El ex diputado por Alicante, ex ministro y ahora candidato a las elecciones europeas por el PP, José Manuel García-Margallo, ha hecho una parada en la capital para hacer campaña. Estas sus reflexiones sobre lo que ha pasado en los últimos meses y semanas, el análisis del 28A y lo que pueden deparar los comicios europeos y el 26M

Las claves del 26M

Para el dirigente popular, a nivel de política interna, los resultados se van a leer desde tres ópticas: el resultado de las europeas, que es el voto proporcional de todo el país, es la mejor encuesta; las municipales, no en términos de concejales absolutos, sino las grandes plazas: Madrid, Barcelona, Sevilla, València, Zaragoza, etc; y el tercer resultado que se va a ver con lupa es Madrid. “Es el símbolo, el territorio Casado por excelencia”, enfatiza.

Las elecciones europeas

El ex ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, sostiene que el proyecto europeo seguirá funcionando si hay alianza entre las grandes fuerzas políticas: la familia democrata-cristiana y la socialdemócrata. “Es lo que nos ha hecho progresar”. Ahora bien, García-Margallo considera que eso ha terminado y no habrá mayoría de los dos. “Habrá que buscar la adhesión de los liberales y alguna cosa más, incluso con los Verdes”, advierte. “No se puede buscar la adhesión de los partidos euroescépticos y eurófobos; ahí sí que hay un cordón sanitario. Y afecta a Vox”, sostiene.

Hay diferencias sustanciales. “Estoy más cerca en temas europeos de los socialistas y de los liberales, que de Vox”. ¿Por qué? “Lo que nos estamos jugando las democracias liberales frente a las democracias iliberales (democracias de baja calidad democrática)”. Y claro, a juicio de García-Margallo, el proyecto europeo debe ser innegociable con los derechos humanos internacionales, la igualdad de la mujer, con el Estado de Derecho, que incluye la separación de poderes, igualdad entre hombres y mujeres, la economía abierta (“esto nos diferencia del proteccionismo”, matiza), el multilateralismo…Recuerda Margallo que Abascal habla en su libro con Fernando Sánchez Dragó de marcharse de Naciones Unidas.   

El PP es de los partidos que cree que hay que avanzar, y Vox está en los partidos que creen que España tiene que recuperar competencias y volver a ser una colaboración entre estados, como defiende Abascal. “Esa es la enorme divisoria que nos estamos jugando. Democracia liberal versus democracia iliberal”, insiste.

“La democracia iliberal estaba fuera de la UE, era Erdogan en Turquía o Putin en Rusia; ahora está dentro porque es Duda en Polonia o Orban en Hungía, o son los partidos nacionalistas y xenófobos”. En su opinión, ambos conceptos no se pueden mezclar, son agua y aceite.

Vox, en España y los posibles pactos

Hemos cometido un enorme error”, dice García-Margallo sin tapujos, sobre las alianzas entre el PP y Vox. “Había una prioridad absoluta, que era desalojar a Pedro Sánchez, que no al PSOE, que son distintas, del Gobierno”. “Sánchez quiere hacer realidad el sueño que tuvo Zapatero, y que no pudo cumplimentar”, expone. “Al PSOE le gustaría ser como el PRI mejicano; es decir, un partido hegemónico con unos partidos enfrente que legitimasen que es una democracia pluralista, pero que nunca fuesen alternativa de Gobierno. Eso lo consiguió Felipe González en 1982, pero cuando pierden las elecciones de 1996 y de 2001, los socialistas se preguntan que “eso no va a volver a pasar”. ¿Qué quiere hacer Sánchez? “Eliminar a todos los partidos de centro-derecha de las nacionalidades históricas, y ser el único partido que está en todas esas nacionalidades”. Eso es el pacto del Tinell, según García-Margallo, y a su juicio, “Pedro Sánchez está a punto de lograrlo si ERC gobierna la Generalitat y dejando al PNV”.

No va a haber independencia de Cataluña, va a haber federalismo asimétrico; es decir, privilegios económicos que no tienen el resto de autonomías; no va a ser algo tan abierto como el cupo foral, sino con partidas presupuestarias o infraestructuras que les favorecerán. Y eso es lo que nos estamos jugando en la Comunitat Valenciana”. García-Margallo cree que, además de esos beneficios económicos, “el pancatalanismo va a tener manos libres en Baleares y Comunitat Valenciana”. “Eso es lo que defiende Antonio Gramschi, la hegemonía cultural, y eso a ERC le va bien”, considera el candidato popular, que augura que perpetuar esa política “será dejar que el independentismo alcance el 78-80% de apoyo, como dice Miquel Iceta, pero vamos a aplacarlo”.

El enredo del Brexit

“El Brexit se está leyendo mal”, zanja. A su juicio, hay dos partes bien diferencias: el acuerdo de divorcio y el marco de relaciones futuras entre la Gran Bretaña que se ha ido y el resto de la UE. “Ahora se discute el acuerdo de divorcio, y creo que lo se está proponiendo es un referéndum sobre el este acuerdo de divorcio. No se es propone la vuelta a la UE”, explica.

Los acuerdos entre la UE y terceros países

El ex ministro de Asuntos Exteriores razona que los acuerdos de libre comercio tienen dos partes: los terceros países además de la entrada de sus productos también quieren compensaciones en cooperación y desarrollo, y “eso lo van a pedir siempre”. “Se debe buscar siempre un equilibrio entre ambas partes pero con aranceles”, advierte Margallo, pero sin descuidar que la agricultura española debe avanzar en la modernización de las explotaciones agrícolas. “No hay otra”.

La política económica global

Tiene dos problemas, y uno de ellos es Donald Trump”. Por ello, Margallo propone que la Unión Europea se rearme para hacer frente a las maniobras del presidente norteamericano, y su política de proteccionismo o sanciones, o acabará siendo absorbida. “La economía liberal está siendo ataca desde el mismo punto del que nació. O hacemos algo, la UE quedará diluida; corre el peligro de convertirse en un parque temático para el disfrute de turistas rusos y chinos”.

Noticias relacionadas

next
x