Hoy es 18 de julio

visión financiera

Los inversores deben prestar más atención al mercado de carbono de la UE

14/11/2023 - 

MADRID. Los derechos de emisión de carbono están emergiendo como una nueva y fascinante clase de activos. A medida que el mercado de carbono europeo madura, comienza a mostrar claras correlaciones en los mercados de renta variable. ¿Debería ser libre para las empresas contaminar todo lo que quieran? Pregúntele a cualquier economista y la respuesta será un rotundo no. La toma de decisiones de las empresas debe enfrentarse a un precio del carbono que incluya plenamente el coste social de su comportamiento. En Europa, al menos, eso ha significado poner en marcha políticas ambiciosas para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. 

Tales propuestas para abordar el cambio climático siguen siendo controvertidas entre los legisladores estadounidenses, aunque California y varios otros estados de EE UU operan sus propios mercados de carbono. Aun así, Europa ofrece un caso de prueba fascinante sobre cómo los impuestos sobre el carbono y los mercados de carbono utilizan las fuerzas del mercado para reasignar los recursos de la sociedad con el fin de reducir la contaminación.

En la actualidad, existen 73 políticas de impuestos y mercados de carbono en todo el mundo, lo que crea un precio que anima a las empresas a reducir las emisiones. Estas políticas cubren el 23% de las emisiones globales, un aumento significativo con respecto a hace diez años, cuando solo el 7% de las emisiones se enfrentaban a un precio sobre el carbono. Sin embargo, para la mayoría de estas políticas, el precio del carbono es demasiado bajo para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones. Ampliar la cobertura y la solidez de las políticas de precios del carbono es un objetivo apoyado por muchas empresas e inversores.

'Permiso de la UE'

El mercado de carbono más grande y exitoso se encuentra en Europa, donde las regulaciones requieren que las grandes empresas tengan un 'permiso de la UE' o permiso por cada tonelada de emisiones. A medida que Europa aspira a reducir las emisiones, cada año hay menos derechos de emisión disponibles. Por lo tanto, las empresas deben comprar derechos de emisión a otras empresas si quieren ampliar su negocio y no enfrentarse a fuertes sanciones. A medida que los responsables políticos han reforzado constantemente las normas del mercado del régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE), el precio de los derechos de emisión de la UE (Unión Europea) ha subido hasta los 100 euros en marzo de 2023.

El crecimiento del mercado de ETS, el régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea, ha llamado la atención de los inversores, convirtiendo el carbono en una nueva clase de activos. Nuestro gráfico de la semana muestra que las correlaciones de los derechos de emisión de carbono de la UE con la renta variable europea -medida por el índice MSCI de la Unión Europea- se han estrechado con el tiempo. El RCDE exige a las empresas eléctricas europeas, a las empresas energéticas y a las grandes empresas industriales que reduzcan sus emisiones. 

Con la reforma y el fortalecimiento del mercado que se ha producido, especialmente después de 2020, ha aumentado la correlación con los índices que cubren a las empresas europeas, así como a las empresas industriales y de servicios públicos energéticos. Volveremos sobre los mecanismos causales precisos en futuras publicaciones, pero por ahora, notemos otra característica de nuestro gráfico. 

Las correlaciones son a veces positivas, a veces negativas, lo que pone de manifiesto el potencial de los derechos de emisión de carbono para actuar como diversificadores de carteras y cubrir los riesgos del precio del carbono de las acciones. Los inversores deben prestar más atención al mercado de carbono de la UE como una oportunidad de inversión, un factor de riesgo y una política para acelerar la reducción de emisiones.

Reduciendo las emisiones

El informe oficial de la UE también concluye que el RCDE está funcionando según lo previsto. El ETS ha ayudado a reducir las emisiones de los generadores de energía y de la industria en un 37% por debajo de los niveles de 2005. El mercado ha ayudado a los gobiernos a recaudar 125.000 millones de euros de la subasta de derechos de emisión a las empresas de servicios públicos. Los países han utilizado estos ingresos para acelerar la transición energética hacia una economía baja en carbono y para ayudar a proteger a los consumidores.

Un próximo informe de DWS actualizará las investigaciones anteriores sobre el mercado de carbono de la UE. Por ejemplo, también encontramos que la volatilidad del precio del carbono ha seguido disminuyendo, a medida que el mercado maduraba. Por supuesto, se debe tener mucho cuidado en la forma de interpretar los patrones de los datos pasados al hacer inferencias para el futuro, particularmente cuando los mecanismos causales son algo turbios. Aun así, las experiencias de Europa con los derechos de emisión de carbono ofrecen perspectivas fascinantes, no solo para los responsables políticos estadounidenses e internacionales, sino también para los inversores globales.

 Murray Birt es estratega sénior de ESG de DWS

Noticias relacionadas

next
x