Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL ESTADO DE ALARMA SUSPENDE procedimientos administrativos y obras  

Los promotores de la gasolinera en suelo agrícola solicitan que no se paralice su trámite y Urbanismo lo aprueba

28/03/2020 - 

ORIHUELA. El viernes pasado, 20 de marzo, los propietarios del suelo y promotores de la construcción de una gasolinera en el camino viejo de Callosa, en Orihuela, solicitaron al Ayuntamiento la "renuncia formal a la suspensión del procedimiento y que se proceda a continuar con los mismo". Esta solicitud llega tras las disposiciones derivadas del Estado de Alarma para contener el coronavirus en el que establece la suspensión de obras públicas, suspensión de los plazos de ejecución de las obras de promoción privada y paralización de trámites. El área de Urbanismo ha aprobado su petición.

El decreto recoge la opción de que se puedan presentar alegaciones amparándose en motivaciones de distinta índole. Es el consistorio el que tiene la palabra de acceder a la petición o declinarla. De esta forma, se retoma el proceso para adquirir la licencia ambiental, último paso para iniciar las obras de la construcción de una gasolinera, restaurante, tienda y lavadero. El concejal de Urbanismo, José Aix señala que "lo que ellos han hecho es el formalismo de que el procediminto continúe, que es preceptivo ante la parálisis y si sigue todo lo previsto, se hará más o menos en su fecha, pero no se puede garantizar nada debido a la situación".

Las promotores argumentaban en su solicitud que la dilatación del otorgamiento de las autorizaciones administrativas podría generar "graves perjuicios económicos" al prever que estas autorizaciones estarían resueltas en el mes de marzo, ya que "tienen suscritos distintos contratos de servicios y ejecución de obras para su desarrollo en abril" recoge el escrito. 

En diciembre, los promotores obtuvieron las autorizaciones de relleno del solar, cuestión necesaria previa a la ejecución de las obras de la gasolinera así como la retirada de una casa de aperos. En el escrito incluyen que se han suscrito contratos con varias empresas para llevar a cabo estas labores, por lo que la paralización de los trámites tendrían perjuicios laborales y económicos. Sin embargo, a día de hoy, no se han acometido ninguna de esas obras.

Desde el grupo municipal de Cambiemos, su portavoz, Carlos Bernabé, considera "lamentable y egoista" que en pleno Estado de Alarma digan que quieren mantener la tramitación porque pierden dinero cuando "ni han movido una piedra". "El ayuntamiento debería de dejar de dar licencias de obra nueva en general, detener la actividad urbanistisca que no sea de interés general" añade. Apunta también que "los promotores saben que hay conflicto vecinal" una alusión a que en este escenario de confinamiento, el descontento no puede mostrarse de forma clara. 

El terreno donde está proyectada la gasolinera está clasificado como zona no urbanizable, están comprendidos en el Paisaje de Relevancia Regional, Huerta de la Vega Baja del Segura y sometidos a riesgo de inundación según Plan sobre Prevención del Riesgo de Inundación en la Comunitat (PATRICOVA). Para poder llevar a cabo el proyecto fue necesario la Declaración de Interés Comunitario (DIC) una herramienta mediante la cual, al amparo de razones excepcionales y muy justificadas permite la construcción fuera del plan urbanístico. 

En 2011 solicitaron el DIC al ayuntamiento, gobernado por PSOE y Los Verdes, que por derecho tiene que tramitarlo a la Dirección Territorial de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, independientemente de la valoración final. Paralelamente, el consistorio ha de emitir un informe para indicar una calificación de apto o no apto remitido a la Conselleria como elemento informativo, cuestión que no condiciona la resolución. Ese informe del Ayuntamiento aprobado en Junta de Gobierno el 26 de abril de 2016, no expresaba de forma clara un dictamen ni positivo ni negativo y por tanto ambigüedad en su postulados. Se expresaba en términos como "no es posible indicar si la actividad solicitada tiene una valoración
positiva" y "no se cree [el técnico] capaz de indicar si esta es o no la mejor ubicación". 

La Comisión Territorial de Urbanismo aprobaba el 23 de abril de 2018 la Declaración de Interés Comunitario para la construcción del área de servicio en suelo no urbanizable agrícola. Entre otras observaciones se consideraron adecuados los cálculos hidrológicos e hidráulicos y las cartografías finales del estudio de inundabilidad y tras las medidas propuestas, la parcela objeto de la DIC no es inundable. Para conseguir ese aspecto, se plantea como medidas la elevación de la plataforma y drenaje inferior, quedando la cota final en los 21,70 metros, una elevación de 1,70 metros.

El informe dictamina que será el ayuntamiento como administración responsable "condicionará la aprobación de la licencia urbanística al correcto diseño de las obras de drenaje y deberá comprobar el correcto dimensionado y ejecución de dichas infraestructuras de drenaje para no afectar a terceros ajenos".

Los vecinos del camino viejo de Callosa mostraron su malestar a esta instalación con una recogida de firmas. Cambiemos denunció que el Plan de Participación Pública que se requería en el  Estudio de Integración Paisajística nunca se llevó a cabo.

Noticias relacionadas

next
x