presupuestos participativos de la generalitat

Los palmereros de Apelx piden inversión del Consell: más educación en el Palmeral y certificar el sogón

15/06/2021 - 

ELCHE. Hasta final de mes siguen abiertas las candidaturas presentadas para los presupuestos participativos que ha lanzado la Conselleria de Participación para que la ciudadanía y colectivos sociales presenten iniciativas para financiación. Además de las que tienen que ver con las infraestructuras como el impulso del Tram en Elche, un conservatorio, o la restauración de la Vila Murada, hay otras propuestas relacionadas con el palmeral, como la Xarxa Verda i Blava. Sin embargo, no es la única. La Asociación de Palmereros de Elche, Apelx, también ha puesto su granito de arena.

Más concienciación con el palmeral

Han puesto encima de la mesa dos propuestas. La primera es llevar la cultura del palmeral a los centros educativos, ya que consideran que "hay una desconexión entre el Palmeral y la mayoría de la ciudadanía ilicitana, a pesar de ser el palmeral Patrimonio de la Humanidad", y añaden que es muy grande el desconocimiento de la realidad cultural y su historia, por lo que entienden que "es muy difícil que tenga un buen cuidado en su futuro". 

Desde Apelx ven la necesidad de que "se desarrolle un buen proyecto donde todos los niños y niñas de Elche, disfruten de su propio palmeral. En algún momento de su etapa educativa o bien transversalmente, con rutas guiadas que tengan la posibilidad de conocer el legado que supone el Palmeral", y ejemplifican que se desconoce entre muchas otras cuestiones, que muchos niños y niñas no saben que existen palmeras hembras y palmeras machos.

Certificar la cuerda de palmerero

La segunda de sus iniciativas es la certificación de la cuerda de palmerero, más conocida como 'sogón'. La asociación incide en que el crecimiento tan vertical de la palmera ha generado un oficio en sí mismo, ya que no se trata de una tarea sencilla. En ese sentido, una de las herramientas históricas de los palmereros es el sogón. La cuerda de estos profesionales de la que señalan que no solo no se sabe cuándo surgió, sino que su trenzado de cinco cabos "lo hace único e imposible de desarrollar mecánicamente".

Defienden por tanto que es pura artesanía, cultura vinculada al palmeral y a este oficio que tuvo que crear estas cuerdas. "Con los años ha pasado de realizarse con esparto a fibras de nailon armadas con alambre para darle más rigidez", además de que se ha evolucionado del tradicional nudo a acoplarla a un arnés, dando mayor seguridad. De hecho, destacan que "es lo más cómodo y práctico para acceder a la palmera, lo más utilizado por los palmereros, mejor que las eslingas comerciales y segura". 

Sin embargo, su problema es que al no estar homologada, choca con la normativa de seguridad e higiene en el trabajo, de ahí que soliciten una partida para certificar el sogón como herramienta de trabajo. En cualquier caso, la propia Ley del Palmeral plantea que el oficio de palmerero sea considerado también Bien de Interés Cultural (BIC) además del propio palmeral, lo que debe suponer una garantía de protección y salvaguarda. Queda por ver si dentro de estos parámetros puede encajar también la catalogación de esta singular cuerda. "Pedimos ayuda para poder certificar su seguridad, como paso previo a una posible homologación y que los palmereros podamos desarrollar nuestro oficio de una manera, cómoda, segura y legal".

Noticias relacionadas

next
x