Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

INUNDACIONES SEPTIEMBRE 2019

Los daños que dejó la DANA en tuberías, azarbes, veredas y abastecimiento de agua potable: 3,2 millones de euros

20/10/2020 - 

ALICANTE. Paradójicamente una de las cosas que primero se pierde en unas inundaciones graves es el acceso al agua potable. Así sucedió en algunos puntos de la Vega Baja tras la inundaciones de septiembre de 2019. Fue el caso de Almoradí. Mientras que este municipio estaba incomunicado, con todas sus salidas anegadas de agua, y partes del pueblo inundadas, vecinos y vecinas hacían cola para obtener agua potable. La Consellería de Agricultura gastó en la reparación de este servicio, en el arreglo de caminos, veredas y cunetas fluviales, reposición de infraestructuras de saneamiento y evacuación de agua estancada más de 3,2 millones de euros.

Las obras se adjudicaron con carácter de emergencia. Es ahora, en esta semana, cuando han sido publicadas en la Plataforma de Contratación del Sector Público cada una de las actuaciones mencionadas. 

En Orihuela, en la estación de la AEMET, se registró entre el 10 y 14 de septiembre un acumulado 521 litros por metro cuadrado. Esto provocó graves daños en bienes públicos y privados en la ciudad. En materia de red de alcantarillado, la Consellería de Agricultura adjudicó las obras de reposición de las tuberías de abastecimiento de agua potable y saneamiento en la pedanía de El Escorratel y la urbanización de Montepinar por 74.875 euros. La mercantil adjudicataria fue ENEAS Servicios Integrales, el ingeniero Fernando Alcaraz el encargado de la asistencia técnica de dirección de obra y coordinación de Seguridad y Salud, por 5.323 euros. El plazo de ejecución fue de cinco meses.

En la vecina localidad de Benferri, la reposición de las tuberías de abastecimiento de agua potable supuso un coste de 85.184 euros. Hidraqua fue la encargada de ejecutarlo por 79.194 euros, el resto correspondía para la dirección de obra y salud, adjudicado a José Carlos Sandoval. 

En Daya Nueva, debido a las lluvias, azarbes, veredas e infraestructuras de saneamiento y pluviales quedaron gravemente dañadas. En el azarbe Viejo las aguas provocaron daños en varios puentes y cruces sobre éste, lo que obligó a actuar a lo largo de 250 metros, un espacio por donde se desbordaban las aguas. También se produjo un derrumbe del muro del azarbe de la Reina. Además, la red de pluviales quedaron muy dañadas especialemnte en las instalaciones del polígono industrial. Para llevar a cabo todas las actuaciones en el municipio, la Consellería adjudicó a la empresa Serrano Aznar de Obras Pública el contrato para la reposición, acondicionamiento y reparación de varias veredas, azarbes e infraestructuras por 521.804 euros. La mercantil Cauce Proyectos y Obras fue la encargada de la dirección de obra. En total se invirtió 557.943 euros.

En el municipio contiguo, el más pequeño de la comarca en número de habitantes, se destinaron 100.248 para la reposición, acondicionamiento, reparación y mejoras en las estaciones de bombeo de aguas residuales. Los adjudicatarios, tanto para la ejecución de la obra como la dirección, fue la misma empresa que las actuaciones de Benferri, Hidraqua y José Carlos Sandoval. 93.594 y 6.654 euros, respectivamente. 

Estos daños fueron muy comunes en muchos municipios de la comarca. En Cox se destinó la mayor inversión, 770.032 euros. Las obras para la reposición de tuberías y saneamiento de varios tramos y los equipos de las estaciones de bombeo de aguas residuales, así como la reparación de las conexiones pluviales fueron adjudicadas a a la mercantil TECOPSA por 722.000 euros. La dirección de obra y salud corrió a cargo de CATP por 48.032 euros. En Formenera del Segura, la mercantil ELECNOR acometió la obras de reposición del colector de saneamiento por 208.786 y en Rafal, Torrescámara y CIA de Obras, por 309.131. Y en Algorfa la inversión para ejecutar las obras ascendió a 365.686 euros, actuaciones llevadas a cabo por LEAMAR 2001. 

También fue preciso la actuación en Almoradí, en cuanto a la reposición de tuberías de saneamiento y abastacimiento de agua potable en una de las vías de acceso al municipio. Los trabajos supusieron una inversión de 136.791 ejecutados por la mercantil GUEROLA Transfer y la dirección de obra por Intercontrol Levante, por 10.346 euros.

La Dirección General del Agua fue la encargada de identificar y catalogar los daños y proponer las actuaciones necesarias. En el caso Guardamar del Segura fue preciso la reposición de varios tramos de cunetas pluviales de la red pública del municipio. La fuerza del agua produjo arrastres de tierras y colapsó y deterioró la red, impidiendo una normal evacuación de las aguas. Las obras supusieron un coste de 69.340 euros. PAVASAL fue la mercantil que las ejecutó, por 64.795 euros, y ARVUM la encargada de la dirección de obra.  

Evacuación de aguas estancadas

Además de todos los daños que dejó la DANA hubo que hacer frente a una de las consecuencias que provoca la propia orografía de la Vega Baja. La casi nula existencia de pendiente impidió la evacuación natural del agua. Un escenario que no solo lo provoca las características de la parte baja de la comarca, sino que lo agrava las infraestructuras viarias impermeables y el urbanismo. Más de diez días después del cese de las lluvias, en partes del municipio de Dolores, San Fulgencio, Daya Vieja, Formentera y Rojales permanecía grandes cantidades de agua estancada, en carreteras y terrenos agrícolas. La Dirección del Agua de la conselleria alertó de que esto podía ocasionar problemas de salubridad en la población, así como la proliferación de mosquitos y contaminación de cauces. Además, muchas cosechas se habían perdido, y la aún presencia del agua impedía la reanudación de la actividad agrícola. Con un plazo de ejecución de dos semanas, se adjudicó por 340.000 euros a la empresa Bertolín los trabajos para la evacuación de las aguas de escorrentía estancadas en estos municipios. 

Con las inundaciones, la Consellería aprovechó para adjudicar a la empresa TYPSA los trabajos para la toma de datos de distinta índole, como meteorológicos y de calados máximos en las zonas urbanas, además del seguimiento de la lámina de agua. El precio de adjudicación ascendió a 96.800 euros. 

Noticias relacionadas

next
x