X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Lo de Danilo ha sido la guinda

12/09/2019 - 

ALICANTE. Hace diez días José Sepulcre se negaba a entrar en si el director deportivo, Nico Rodríguez, podía considerar una injerencia el que se incorporara a un futbolista (el paraguayo Danilo Ortiz) recomendado por un tercero (Christian Bragarnik) ajeno al área de la que es responsable. El expresidente y accionista mayoritario del Elche mantenía que tanto el entrenador José Rojo 'Pacheta' como Nico Rodríguez "habían dado el visto bueno al fichaje" e invitaba a trasladarle la anterior pregunta directamente al director deportivo, ausente ese día en la sala de prensa del estadio Manuel Martínez Valero por, según Sepulcre, encontrarse de vacaciones.

Este jueves, coincidiendo precisamente con la presentación del futbolista paraguayo, llegaba el momento de conocer el sentir de un Nico Rodríguez que dejaba claro que ante "la necesidad que trasladaba el técnico de contar con otro central (...) zurdo a poder ser", desde la dirección deportiva se pusieron sobre la mesa "opciones de todos los niveles y de todos los precios" entre las que no se encontraba la de Danilo que llega de manos de "la propiedad" y a partir del "ofrecimiento" de un tercero. Si bien el director deportivo aseguraba que el jugador paraguayo se ajustaba a las necesidades de lo que se buscaba e incluso hablaba de "problema convertido en oportunidad", también dejaba claro que eran otros "condicionantes" los que llevaron al club a calificar a Danilo como "la única opción viable" y a cerrar su fichaje.

¿A qué se refería Nico Rodríguez al hablar de "condicionantes"? obviamente, todo se resume a un problema de dinero, de falta de límite salarial disponible ("Vistas las posibilidades económicas no hubiese llegado otro jugador en su lugar", llegaba a decir el máximo responsable de la parcela deportiva del Elche), pero la forma en la que este se sortea lleva a pensar que en el futuro lo anterior no solo pueda reproducirse, es que llegue a ser la norma. Es decir, que de cerrar Sepulcre con Bragarnik u otro inversor un acuerdo para compartir todas o parte de las cargas económicas ligadas al club, los fichajes que se realicen no solo dependan del margen salarial, lo hagan también de que ese tercero tenga otros socios que ofrezcan jugadores... No olvidemos que, como el propio Danilo confesaba este jueves, él no conoce personalmente a Bragarnik, su agente es otro (está representado por Juan Gabriel Appleyard y Pedro Aldave de la agencia Playmaker), pero como Sepulcre apuntó en su día, es el empresario (y agente de futbolistas) argentino, el que aspira a convertirse en sus ocio, quien pone el nombre del central paraguayo sobre la mesa. Nico Rodríguez rehusaba adelantarse a los acontecimientos, "entrar en especulaciones" sobre qué pasaría si lo anterior sucede; de hecho, puntualizaba que hasta donde a él le ha trasladado la propiedad, esta mantiene "conversaciones" con terceros para que participen del auxilio económico que el club necesita para ver ampliado su límite salarial, pero estas no habían culminado y que, en cualquier caso, de producirse lo anterior "tendría que ser la propiedad quien diera las primeras explicaciones y pusiera en situación a todo el mundo".


Lo que sí ofrecía el director deportivo del Elche es otro punto de vista sobre lo que había supuesto el problema del límite salarial. Si José Sepulcre daba días atrás el de quien pone el dinero (a través de Tenama Inversiones), Rodríguez ofrecía el de quien tenía una hoja de ruta marcada y no pudo cumplirla del todo ante las estrecheces económicas (se refería a ellas como "incidencias" que "habían hecho quedarse corta la inversión inicial y de ahí "la búsqueda de recursos").

"Partíamos de unas expectativas iniciales de seis millones de euros (...) luego hemos tenido una reducción del 20%, por lo que hemos tenido que variar la hoja de ruta y el resultado final se ha visto alterado de alguna manera", señalaba Nico Rodríguez que, eso sí, insistía en que con lo anterior no quería decir que no estuviera satisfecho con la plantilla confeccionada, pero sí reconocía que le hubiese gustado que esta, siendo "corta" para no cerrar la puerta a las jóvenes promesas del club, fuera de 20-21 futbolistas y que el entrenador contase "con más alternativas". Y, en línea con esto último, como también adelantó Alicante Plaza en su día, dejaba claro que el club sigue trabajando con el objetivo de reforzarse con futbolistas en paro, pero que esto es complicado por además de no contar con margen salarial disponible (habría que ampliarlo nuevamente), ha de tratarse de jugadores sin equipo han de haber jugado el pasado curso en España, que la tramitación de su licencia no exija un certificado de transferencia internacional. "Cualquiera que permita mejorar, dé fondo de armario", respondía el director deportivo cuando se le preguntaba sobre qué posición se intenta reforzar.


Noticias relacionadas

next
x