Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

nuevas instalaciones en el polígono riodel en un plazo de dos años

Las harineras Bufort y Cloquell trasladarán su producción a Mutxamel para despejar Benalúa

15/12/2019 - 

ALICANTE. Harinas Bufort y Harinas Cloquell preparan su mudanza hasta el vecino municipio de Mutxamel. Las dos históricas fábricas asentadas en la zona sur de Benalúa, con fachada a la avenida de Elche, trasladarán sus respectivos centros de producción al polígono de Riodel, del que las dos mercantiles son propietarias tras absorber a la sociedad que formó UTE con Elecnor para promover el recinto industrial, en el año 2007.

En principio, el traslado podría producirse -de manera escalonada y sin interrumpir la producción- en el horizonte del próximo año y medio, entre finales de 2020 y la primera mitad de 2021, ya que todavía no se ha iniciado la construcción de sus nuevas instalaciones. Harinas Cloquell y Bufort Urbana prevén asumir una inversión superior a los dos millones para levantar sus nuevas fábricas en el recinto industrial de 400.000 metros cuadrados en el que ya se encuentran instaladas empresas como Tescoma, y en el que también se ha proyectado el aterrizaje de Calconout.

La mudanza de las dos harineras -que evitará las incidencias de tráfico provocadas por la llegada de cuatro trailers diarios a sus instalaciones- se producirá con motivo del desarrollo de la segunda unidad de ejecución del Plan Parcial de Benalúa Sur, en la que se encuentran asentadas las dos fábricas desde hace más de 80 años. Como informó este diario, el Programa de Actuación Integrada (PAI) de ese ámbito se encuentra ahora en exposición al público para la presentación de alegaciones, en lo que supone el primer paso para que puedan ejecutarse las obras urbanización del sector, tras el derribo de las dos fábricas.


En concreto, el plan comprende la construcción de unas 145 viviendas sobre un ámbito de 8.355 metros cuadrados de uso residencial, compatible con el uso terciario. Los terrenos pertenecen en su integridad a las dos mercantiles propietarias de las harineras que se comprometieron a mantener su actividad en el momento en el que se produjese la urbanización del suelo a través del convenio suscrito con el Ayuntamiento de Alicante en 2003.

Ese compromiso permitirá conservar los 44 puestos de trabajo existentes en las dos plantas (30 en Harinas Bufort y 14 en Harinas Cloquell), ya acordado con los sindicatos, según fuentes empresariales, y mantener sus respectivas líneas de producción, casi un siglo después de la fundación de ambas empresas. 

En la actualidad, las dos compañías suman una facturación anual de 9 millones en ventas, lo que supone una producción de 27 millones de kilos. Las dos compañías se dedican fundamentalmente a proveer de materia prima a los productores artesanales de pan en el conjunto de la Comunidad Valenciana y Murcia.

Noticias relacionadas

next
x