X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ayuntamiento y cabildo buscan una nueva fecha para su desarrollo

La pandemia fuerza el aplazamiento de la romería de Santa Faz: 'les Fogueres' por ahora resisten

24/03/2020 - 

ALICANTE. La proliferación de contagios por coronavirus también acaba forzando el aplazamiento definitivo de la romería de Santa Faz. El Ayuntamiento de Alicante y el Cabildo de la Santa Iglesia Concatedral de San Nicolás, que coordinan de manera conjunta su celebración, han acordado la búsqueda de una nueva fecha en la que pueda tener lugar su desarrollo ante la previsible prórroga de la declaración del Estado de Alarma con la que se pretende extender la orden de confinamiento general al menos hasta después de la Semana Santa.

Esa previsión permite augurar que, con un alto grado de probabilidad, no se restablecerá la normalidad y el fin de las medidas de prevención al menos durante las dos semanas posteriores para evitar posibles contagios, lo que aconseja suspender la tradicional cita con La Peregrina prevista para el próximo 23 de abril. Se trataría de evitar, así, la concentración de las más de 200.000 personas que suelen participar en el recorrido que media entre la Concatedral de San Nicolás, en el centro de Alicante, hasta el Monasterio de Santa Faz.

El acuerdo de suspensión llega después de que la Junta Central de Hermandades de Semana Santa ya haya acordado la anulación de todos los actos previstos para su desarrollo en una decisión que después fue refrendada en todas las ciudades en las que también se celebra con especial intensidad. El aplazamiento llega también después de que el propio alcalde, el popular Luis Barcala, advirtiese de la dificultad de que la romería pudiese llegar a celebrarse en la fecha indicada.

El edil de Fiestas, Manuel Jiménez (PP), ha explicado que "la importancia de la Romería de la Santa faz implica un ejercicio de responsabilidad por parte del Ayuntamiento y el Cabildo. Ante esta situación tan complicada entendemos que un aplazamiento es la mejor solución. Queremos que los alicantinos puedan participar en La Peregrina, y habrá que hacerlo cuando toque, y en unas condiciones óptimas para su buen desarrollo, atendiendo a la climatología y disponibilidad de las partes implicadas con el fin de asegurar el disfrute y participación de los alicantinos y alicantinas".

Por su parte, el deán de la Concatedral de San Nicolás, Ramón Egío, ha señalado que "era la postura más lógica. Obligada, además, por la legislación actual. Estoy convencido de que esta decisión no va a ir en merma de la devoción a la Santa Faz. Todo lo contrario. A ella tenemos que invocarnos de una forma especial durante estos difíciles días. Ella, junto con la Virgen del Remedio, como ha ocurrido en diversas ocasiones a lo largo de la Historia, han salvado a nuestro Alicante".

No habrá ninguna decisión sobre las fiestas de junio hasta que se conozca cuál es la evolución de la crisis sanitaria

En ese escenario, la única celebración que por el momento mantiene su calendario habitual es la fiesta de Fogueres. Tanto el Ayuntamiento como la Federació ya han informado en varias ocasiones que no se contempla todavía su posible suspensión o aplazamiento hasta conocer cuál es la evolución que registra la pandemia a lo largo de los cerca de cuatro meses que todavía restan para las fiestas de San Juan. 

En esta línea, fuentes municipales inciden en la necesidad de actuar paso a paso tras calibrar el posible impacto económico que podría conllevar acordar ahora ese posible aplazamiento. Las mismas fuentes han precisado que la Federació ya estaría trabajando en varias posibilidades alternativas, en el caso de que resultase necesario acordar un posible aplazamiento. En todo caso, el propio Jiménez ha insistido este martes en que "no es momento de plantear este debate en un contexto en el que lo prioritario es velar por el cumplimiento de las medidas de prevención y atender las necesidades de personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad". Hasta ahora algunos colectivos, como el gremio de constructores foguerers, ya han solicitado que se adopte una decisión firme al respecto para minimizar problemas en la confección de los monumentos, ahora en su última fase de trabajo.

Noticias relacionadas

next
x