Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

para evitar coincidencia con los juegos olímpicos

La Ocean Race plantea trasladar la salida de la Vuelta al Mundo a Vela desde Alicante a 2022

5/07/2020 - 

ALICANTE. La Ocean Race, la regata que da la vuelta al mundo, y que el octubre de 2021 debía salir desde Alicante, podría retrasar un año su celebración. La razón es obvia: la crisis económica y de cancelación de eventos, con impacto en todo el mundo y, en este caso, en todos los puertos y ciudades implicadas, sería la causa. A ella se sumarían otras de razones deportivas: trasladar la regata a 2022 evitaría coincidir con los Juegos Olímpicos de Tokyo y con la Copa América y por lo tanto, permitiría contar con más embarcaciones y con más regatistas de primer nivel.

Desde momento, en la Generalitat no se tiene constancia de esa posibilidad. Remiten a la empresa organizadora, The Ocean Race. Y sus responsables ya dejaron caer esta posibilidad en una entrevista concedida a la publicación especializada Tip&Shaft, que fue recogida por el portal Nauta360, de Unidad Editorial. "Estamos en conversación con patrocinadores, equipos y ciudades para tomar una decisión sobre la próxima edición", dijo Johan Salén, copropietario de la regata junto a Richard Brisius, a principios de junio. Hay varias razones de peso para que la empresa solicite un traslado del inicio de la regata a 2022. La primera, las consecuencias de la pandemia: todavía existen ciudades que deberían acoger el final o el inicio de una etapa con sus puertos cerrados. Y aunque en teoría quedría mucho tiempo por delante, en caso de que salida se mantuviese en octubre de 2021, en estos meses es cuando debe seleccionarse los equipos y, por tanto, la elección de las embarcaciones. Y en este contexto, muchos de los patrocinadores también estaría replanteándose su participación, o no tendría clara la financiación para adoptar el reto. Según el testimonio de Salén, en estos momentos, sólo dos equipos tendrían los recursos económicos suficientes para garantizarse la participación. Añade Salén que "con la situación generada por el Covid-19 para los equipos que habían planeado construir un nuevo barco para 2021, ahora es demasiado tarde. En todo caso, deben encontrar soluciones para comprar barcos o cooperar con los equipos existentes".

Además de la cuestión económica, está la deportiva de la propia regata. La Ocean Race prevista para 2021 tenía importantes novedades, como la incorporación de dos clases de embarcaciones, la VO65, que era la modalidad única hasta el momento, y la IMOCA, que se estrenaba en la próximo edición. De la primera, habría ocho equipos interesados; de la segunda, la IMOCA, de no retrasarse la Ocean Race, podría solaparse el tiempo de recuperación de la Vendée Globe, la vuelta al mundo en solitario y sin escalas, cuya salida está prevista para el próximo 8 de noviembre de este año.

Después estarían las razones logísticas: no todos los puertos están preparados para acoger la regata a finales de 2021 o principio de 2022. Los puertos de las 10 ciudades que visita la regata, distribuidos en todos los continentes, deben estar listas y preparados, algo para lo que alguno no lo están. Por ejemplo, en estos momentos, New Port tiene sus instalaciones cerradas y tampoco sabe cuándo están operativas, pues la pandemia no está controlada. Y por lo tanto, puede ser otra de las razones que empujen finalmente a la empresa organizadora a negociar con todos los agentes implicados el aplazamiento a 2022.

Y por último estarían las razones deportivas. Dejar la celebración de la regata entre 2021 y 2022 provocaría la coincidencia de grandes citas del mundo de la vela, como los Juegos Olímpicos, aplazados a 2021, y la Copa América, que debe celebrarse entre marzo y mayo en Nueva Zelanda. De mantenerse la Ocean Race para octubre de 2021, haría plantear a muchos regatistas la participación de todas las competiciones y muchos pondrían como prioridad los Juegos Olímpicos, lo cual podría generar bajas significativas para la Vuelta al Mundo a Vela con la salida en Alicante.

La organización se ha comprometido con el resto de agentes implicados en la organización en que en las próximas semanas adoptará una decisión sobre la edición de 2021, y retrasarla a 2022 tiene muchas opciones. 

Una cita con un impacto de 96 millones

La salida de la Ocean Race desde Alicante -anteriormente, Volvo Ocean Race- es el único gran evento, junto el gran premio de motociclismo que se celebran en el circuito de Chest, que ha mantenido la Generalitat Valenciana. Su impacto en la economía autonómica es palpable: no sólo en cuestion de aumento de visitas y de generación de acitividad económica, sino también de impactos publicitarios. De acuerdo con el último informe presentado por l Generalitat, la última edición de la Volvo Ocean Race, celebrada en 2017,  generó 96,2 millones de euros en actividad económica, de los que 68,6 fueron para la Comunidad Valenciana. Esta cifra representa un aumento del 7,6% con respecto a la edición 2014-15, y genera el equivalente a 1.700 empleos anuales en España (1.270 en la Comunidad Valenciana), según el estudio independiente realizado por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) sobre la Volvo Ocean Race en la Comunitat Valenciana y España.

Según ese mismo informe, la ciudad recibió 345.602 visitantes desde el 11, día de la apertura del Race Village, al 22 de octubre, día de la salida, de 2017. El gasto realizado a nivel nacional asciendió a casi 62 millones de euros, de los cuales más de la mitad fueron desembolsados en Alicante por los 345.602 visitantes (63.500 extranjeros) que, del 11 al 22 de octubre de 2017, visitaron el 'Race Village' de la regata. Esta cifra representa un incremento del 10,3% con respecto a 2014-15 (313.463 visitantes) y del 17,6% en relación a 2011-12 (294.000).

El estudio de PwC estimó en más de 41 millones de euros el efecto positivo sobre la recaudación fiscal (IRPF, IVA, etc) a nivel nacional como consecuencia del incremento de la actividad económica y el empleo generado por la Volvo Ocean Race 2017-18. Otro dato muy interesante fue que la salida de la Volvo Ocean Race desde Alicante es el evento que atrajo a más visitantes a la Comunitat Valenciana, por encima de todos los grandes festivales de música (Arenal Sound, 300.000) u otros grandes acontecimientos deportivos como el Valencia Moto GP (80.000) o el maratón de Valencia (28.065).

Uno de los aspectos más valorados fue la repercusión internacional que ha tenido Alicante gracias a albergar la salida de la regata. Más de 10.000 noticias en prensa escrita y webs citaron en su día a la ciudad como Puerto de Salida de la Volvo Ocean Race.

Noticias relacionadas

next
x