el proyecto podría reducir un 100% las emisiones de co2

La ilicitana Greene lidera un Perte de hidrógeno para sustituir el gas natural del sector cerámico 

21/06/2022 - 

ELCHE. Los fondos Next Generation de la Unión Europea empiezan lentamente a tramitarse. De hecho, a día de hoy tan solo se han aprobado las bases para la concurrencia del Perte —vehículo a través del cual los consorcios presentan sus candidaturas— de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento. En este primero, y al calor del debate a nivel internacional sobre la dependencia energética y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, precisamente la ilicitana Greene Waste to Energy lidera un proyecto para la sustitución del gas natural como fuente energética en el sector cerámico. Aunque se trata inicialmente de un 20%, podría reducir el 100% de su huella de carbono. El proyecto se denomina Hidrores.

De esta manera, la propuesta planteada y presentada a los fondos europeos se basa en la valorización de residuos sólidos industriales no peligrosos y residuos urbanos, es decir, residuos cuyo destino final es el vertedero. Por tanto no se utilizaría la 'fracción rechazo' de la propia cerámica, como explica Juan Manuel Martínez, director de Desarrollo de Negocio de Greene: "El sector cerámico no genera residuos basados en la química del carbono, que es la génesis por la cual se puede llegar a realizar la valorización material con nuestra tecnología". 

Actualmente el sector cerámico pretende impulsar una sustitución inicial de hasta el 20% de su demanda energética, en términos de potencia térmica, y necesita adaptar su proceso de fabricación a los objetivos de reducción establecidos por la Comisión Europea en el denominado Pacto Verde Europeo. "Gracias a la sustitución del 20% de potencia térmica generada con gas natural con respecto al hidrógeno, se producirá una disminución del 100% de la huella de carbono, ya que el hidrógeno al ser combustionado desprende agua", explica Martínez, quien indica que en cualquier caso, esta alternativa podrá ser competitiva cuando exista suficiente oferta en el mercado. "Ahora mismo es pronto para obtener conclusiones sobre los ahorros económicos".

4,7 millones de euros para implantar la tecnología

En cuanto a Hidrores, el proyecto supondría un coste total de 4.762.194 euros, y los fondos podrían subvencionarlo íntegramente, en el caso de que sea aceptado. Los trabajos para implantar el proceso podrían empezar el 1 de octubre de 2022 y la fecha de puesta en marcha se marcaría en el 30 de septiembre de 2025. Como en otras iniciativas similares de Greene, se pretende diseñar y construir un piloto, basado en la pirólisis-gasificación de residuos, con el que será posible la obtención de hidrógeno renovable para su uso final como combustible en el sector cerámico, siendo este un sector intensivo en el uso de la energía, que actualmente utiliza como fuente de calor la combustión de gas natural, que genera emisiones de dióxido de carbono (CO2). 

La propuesta aborda el desarrollo de tecnologías que van desde la electrólisis de alta temperatura basada en óxidos sólidos (SOEC) hasta las tecnologías de transformación de residuos y H(hidrógeno molecular) electrolítico en otros vectores energéticos renovables tales como la pirólisis, la gasificación y la intensificación de proceso mediante membranas poliméricas. El resultado es una aproximación de mejora global de los procesos para optimizar tanto los flujos de energía como de masa y obtener la máxima eficiencia, con la consiguiente reducción de coste de producción de hidrógeno que es el ámbito de mejora en el que se encuadra el proyecto. Esta alternativa presenta la ventaja de ser una fuente renovable e inagotable por los residuos que se consumen a diario. 

En este sentido y dentro de las alternativas de energía verde, el hidrógeno se erige como sustituto a los combustibles fósiles debido a su gran contenido energético (142 kJ/g), que lo hacen más efectivo en términos de utilización y transporte. Además, el uso de hidrógeno también resuelve otros problemas ambientales que están asociados con los combustibles fósiles, como la emisión de CO, CO2, hidrocarburos, etc.  

Consorcio junto a universidades, empresas y entes públicos

En el consorcio liderado por la compañía colaboran distintas empresas y entidades. Para esta iniciativa, subcontrata a Ciemat para las tareas de limpieza de syngas en caliente y a Tecnalia para el desarrollo de las actividades relativas al desarrollo de membranas poliméricas para separación de CO2 y al departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UMH para las tareas de procesado masivo de datos de proceso mediante técnicas de Inteligencia Artificial. Por otro lado, H2SITE, empresa de base tecnológica nacida como spin-off de Tecnalia, colabora integrando procesos de separación de H2 y CO2 con el sistema de gasificación. 

Grupo Fobesa por su parte es una gran empresa dedicada a la gestión de residuos de diversa naturaleza y que complementa el trabajo de la compañía ilicitana aportando los flujos de residuos necesarios para el proyecto, acondicionados y pretratados. Por último, Ciuden es una entidad pública dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, que  complementa a los anteriores colaborando en los estudios de materiales de entrada y escalando procesos para el despliegue real en sus instalaciones a futuro. E ITC colabora en el despliegue de un piloto demostrador del uso del H2 en quemadores combinados gas-H2 para su aplicación por parte de la industria cerámica.

Proyectos recientes en marcha de Greene

Por último, además de la valorización de los residuos y la sustitución del gas natural por el hidrógeno, al proyecto se suman de forma colateral mejoras en economía circular porque Greene trabaja este ámbito con su tecnología de gasificación integral: producción de nuevas materias primas y reintroducción en la cadena de valor. La firma se encuentra ahora en proceso de despliegue de las primeras plantas industriales de pirólisis-gasificación en España para procesar cerca de 300.000 toneladas al año en sus cinco primeros proyectos industriales (2021-2025). Recientemente ha anunciado la construcción de una nueva planta de valorización de residuos con Recinor en Galicia por 22 millones de euros y ha recibido luz verde para otra planta en el País Vasco, por 20 millones.

Noticias relacionadas

next
x