X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

unas 17.000 personas se manifiestan en orihuela

Éxito de la protesta contra el plurilingüismo: la FAPA Gabriel Miró anuncia más movilizaciones

19/01/2020 - 

ORIHUELA. "No me gusta que se impartan las materias en Valenciano, y la asignatura tiene que ser optativa". "No estamos en contra de la asignatura, pero ya tiene suficientes horas, tienen que ampliar más en inglés e insisto que no estamos en contra de que se estudie valenciano". Daniel, un vecino de Orihuela y Lorena, que se desplazó desde Torrevieja. Dos posturas en una misma manifestación, la que acogió Orihuela ayer contra la ley del Plurilingüismo, organizada por la FAPA Gabriel Miró y que reunió a 17.000 personas, según la Policía Local, con distinto grado de vehemencia en sus proclamas y posición ante la ley que entrará en vigor el próximo curso en la Enseñanza Secundaria -en Primaria ya se está impartiendo. 

La manifestación, con un recorrido de kilómetro y medio, contó con una alta participación de niños y adolescentes y discurrió sin que se registrara ningún incidente. Dada la masiva participación, el final de la protesta dio sus primeros pasos, lentos, cuando la cabecera cruzaba el río Segura por el Puente Poniente. Entre las estrechas calles por las que discurrió el primer tramo de la protesta se escucharon proclamas como "Somos estudiantes, castellanohablantes", "Miguel [secretario autonómico de Educación] escucha, esta es nuestra lucha", "No a la imposición, sí a la elección". La mayoría de las pancartas, tanto colectivas como individuales, muchas portadas por niños, coincidían en el mismo mensaje: "Somos valencianos, hablamos castellano". Entre todas ellas, claras y explícitas, destacaba una por su carácter paradójico: "Las lenguas son para unir, no para dividir". Es la reducción del argumento de quienes defienden la ley de Plurilingüismo. Por otra razón bien distinta resaltaba la que portada Vox, que no rezaba ninguna reivindicación pues consistía en cinco banderas de España consecutivas.

Los participantes de la manifestación acudieron de todos los rincones de la Vega Baja, incluso de Alicante y Novelda, para reclamar lo que consideran una falta de libertad para que sus hijos estudien en la lengua que elijan. La ley recoge que el 25% de las clases lectivas ha de estudiarse en valenciano, y al menos un 15% en inglés, conformadas entre la propia asignatura y troncales, que no tiene que ser biología, matemáticas o física, cuestión muy usada entre los detractores de la ley, sino que puede ser música, tecnología o educación física. Esta cuestión, al igual que el porcentaje con el que se iniciará la implantación y en qué cursos, lo podrán decidir las madres y los padres, a través de los programas y proyectos creados por cada centro mediante el Consejo Escolar. Otras de las cuestiones más extendidas es en materia de la exención del valenciano en la comarca. Según afirmaba el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, en una entrevista concedida a este diario esta semana, en la Vega Baja un 9% pide la exención en primaria y un 16% en secundaria.

Aún con unos tímidos rayos de sol, llegaba la cabecera a la puerta del Ayuntamiento donde la secretaria general de la FAPA Gabriel Miró leía el manifiesto con la atenta mirada en primera fila de representantes políticos locales y autonómicos de PP, Cs y Vox. Con una camiseta negra ilustrada con una foto del Conseller de Educación, Vicent Marzà, y la leyenda "Wanted, only alive". arrancaba con "Valenciano si, castellà tambié". Durante su discurso abogaba por "el derecho a elegir la lengua en la que estudien nuestros hijos e hijas". Entre las proclamas solicitaba la derogación de la ley 4/2018 de Plurilingüismo y la apertura de un proceso de diálogo para la elaboración de una nueva ley. Para concluir, anunció que la próxima manifestación se celebrará en Alicante, el próximo mes, la siguiente en Castellón y la tercera en Valencia, momento en el que, en la calle Santa Justa, repleta de manifestantes que escuchaban sus palabras se alzaron en aplausos y vítores. "Si hay que llegar hasta Madrid, se llega" concluyó Terrero.

PP, Cs, Vox y un alcalde del PSOE

Los tres partidos que secundaron la manifestación, PP, Cs y Vox lo hicieron contando con el apoyo de concejales, diputados autonómicos y provinciales. Los tres marcharon por las calles de Orihuela cada uno de forma conjunta y en tres bloques distintos. El Partido Popular acudió con sus representantes autonómicos, provinciales, alcaldes y concejales de la comarca. Entre ellos se encontraba el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, el de Torrevieja, Eduardo Dolón, Isabel Bonig, Cuca Gamarra, Luis Barcala o Carlos Mazón, entre otros muchos. Bonig manifestó que "le vuelvo a tender la mano a Puig para que pactemos una ley donde se respete esa libertad y estamos dispuestos a ayudarle para establecer un plan de fomento voluntario del valenciano en las zonas castellanoparlantes, porque no renunciamos a hablar valenciano ni castellano. Estamos a favor de las líneas en valenciano y las líneas en castellano". "Creo que Ximo Puig, después de esta manifestación, me llamará el lunes y podremos sentarnos". concluyó. Por parte de Ciudadanos, Toni Cantó estuvo arropado por los concejales locales y diputados autonómicos, y por Vox contaron con la presencia del oriolano y diputado nacional Manuel Mestre, la sindica en les Cortes Valencianas, Ana Vega, y concejales locales.

Pero entre la presencia de políticos se encontraba el alcalde de Benferri, del PSOE, Luis Vicente Mateo. Manifestó para Alicante Plaza que "he venido a acompañar a la gente de mi pueblo, es una reivindicación de los padres y madres". "Hay aspectos positivos de la ley, pero otros como el tema de la exención tendrían que volver a valorarlo. Aquí el valenciano es algo muy singular y tendrían que tener más tacto" concluyó.

Noticias relacionadas

next
x