X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

syriane capital pasa de 27 a 8 millones en lo que va de 2020

La antigua sicav de los dueños de Pikolinos reduce su capitalización a una tercera parte

14/02/2020 - 

ALICANTE. Una de las más destacadas sicavs 'abiertas' del empresariado de la provincia, Syriane Capital, nacida de la fusión de las dos antiguas sicavs de la familia Perán (fundadora y propietaria de la conocida empresa zapatera Pikolinos), viene protagonizando un llamativo proceso de descapitalización desde que comenzó el ejercicio.

Syiriane Capital cerró el año 2019 con una capitalización ligeramente por encima de los 27 millones de euros en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotiza. Sin embargo, al cierre de la última sesión, la cifra se había reducido a 8,14 millones de euros, según la información del MAB. Es decir, menos de una tercera parte. La reducción es proporcional a la que ha experimentado el número de acciones en circulación, que ha pasado de 2,37 millones de títulos a solo 721.000 en el mismo periodo.

Este mismo jueves, Bankinter (gestor de la sicav) remitía un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para informar de reembolsos equivalentes a un 30,11% del patrimonio existente al día inmediatamente anterior en la sicav. Un movimiento que se produjo el pasado 30 de enero y que ahonda en la reducción del patrimonio de la sociedad de inversión colectiva.

Fuentes financieras consultadas por este diario explican que, habitualmente, un movimiento como el que está experimentando Syriane Capital puede apuntar a la voluntad de su accionista de referencia de desmantelar el vehículo inversor, o bien a la venta a un tercero de una participación importante. En este caso, al tratarse de una sicav abierta, y no controlada por un gran accionista como sucede en otras muchas ocasiones (estos vehículos están obligados a tener un mínimo de 100 accionistas), todo parece apuntar a la segunda opción.

Como ha venido contando este diario, Syriane nació de la fusión de dos sicavs, la ya citada y Fly Robin Capital, que fue absorbida por la primera. Ambas habían sido en su día controladas por la familia Perán como accionistas de referencia, pero la familia fundadora de Pikolinos decidió abandonar su posición dominante en 2017 ante la incertidumbre legislativa: los miembros de la familia cesaron como miembros de los consejos, la antigua FPB Invest se convirtió en Fly Robin y Rosjucar Inversiones se rebautizó como Syriane Capital.

Tras la fusión, acometida a finales de 2018, la sicav resultante no tenía un gran accionista y otros muchos pequeños, sino que los inversores actuales son empresarios, la mayoría ilicitanos, con pequeños patrimonios. Al cierre del pasado ejercicio, según el informe semestral remitido a la CNMV, Syriane tenía 27 millones de euros de patrimonio y 103 accionistas, de los cuales uno controlaba más del 20%.

Noticias relacionadas

next
x