X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

uno de los tiros fue a quemarropa

Juicio de los Sala: los disparos contra Carmen Martínez, entre las 18.25 y las 18.55

29/10/2019 - 

ALICANTE (EFE). Uno de los dos disparos que recibió Carmen Martínez, viuda del expresidente de la antigua Caja del Mediterráneo (CAM) Vicente Sala y asesinada en diciembre de 2016 en Alicante, fue a quemarropa y el otro se realizó a una distancia de entre 30 y 70 centímetros. Así se ha expuesto en la undécima sesión del juicio con jurado por este asesinato, en la que se ha realizado una prueba pericial conjunta con las declaraciones de dos forenses del Instituto de Medicina Legal de Alicante, de dos peritos de la defensa y del catedrático de Medicina Legal Fernando Verdú Pascual -que participó en las autopsias del crimen de Alcàsser-, a petición de la acusación particular.

María del Carmen Martínez murió la tarde del 9 de diciembre de 2016 tras sufrir dos disparos en la cabeza cuando iba a retirar su vehículo del lavadero del concesionario Novocar, propiedad entonces de la familia y que administraba uno de sus yernos, Miguel López, que es el único acusado en esta causa. Los dos forenses del Instituto de Medicina Legal de Alicante que han comparecido en la vista oral celebrada este martes fueron los que practicaron la autopsia y han incidido en que no se puede concretar el tiempo de supervivencia de la víctima después de que hubiera recibido los dos disparos en la cabeza (sien y pómulo).

A este respecto, el catedrático Verdú Pascual ha apuntado la posibilidad de que ese periodo pudo haber durado unos 45 minutos, pero ha insistido en que no se puede especificar, mientras que los peritos de la defensa han planteado como hipótesis que la víctima pudo haber agonizado unos diez minutos. Por otra parte, los dos médicos forenses han aclarado que tampoco se puede fijar la hora exacta en las que se produjeron los disparos. No obstante, según los peritos de la acusación particular y de la defensa, pudieron efectuarse en un intervalo que iría entre las 18.25 y las 18.55 horas.

Además, los expertos del Instituto de Medicina Legal de Alicante han descartado que la víctima muriera asfixiada por su propia sangre después de ser disparada y han recalcado que la causa de la muerte fue un shock hipovolémico. También han revelado que uno de los dos proyectiles tuvo una dirección descendente y el otro, perpendicular. A su vez, Verdú Pascual ha apuntado que la víctima pudo haber perdido el conocimiento tras recibir los dos disparos dentro de su vehículo, recuperar luego la consciencia y salir del coche. Martínez permaneció apoyada a continuación en el turismo hasta que fue encontrada por uno de los empleados del concesionario.

La Policía Científica, en el concesionario Novocar la noche de autos. Foto: RAFA MOLINA

La autopsia constata que uno de los disparos que presentaba el cadáver se llevó a cabo a una distancia de entre 30 y 70 centímetros y el otro se produjo a quemarropa (menos de 30 centímetros). También indica que la víctima, de 72 años, sufrió el estallido de ambos globos oculares (hemorragia intensa) a consecuencia de al menos uno de los impactos de bala. Igualmente, no se observan signos característicos de lucha o defensa por parte de María del Carmen Martínez y no se pueden precisar el orden de las heridas, aunque estas fueron seguidas.

La Fiscalía y la acusación particular -que ejerce el hijo primogénito del matrimonio Sala Martínez, Vicente Sala Martínez-, solicitan para el procesado más de 24 años de cárcel por los presuntos delitos de asesinato y de tenencia ilícita de armas. Mientras, el abogado defensor mantiene su inocencia y pide la libre absolución, al considerar que la acusación que pesa sobre él se basa en meros indicios sin valor probatorio.

La Policía sostuvo desde el principio que el móvil del asesinato era la disputa por el control del holding de las empresas familiares. Según esa tesis, Miguel López pretendía con la muerte de su suegra evitar que ella cediese al hijo mayor la llamada acción de oro de Samar Internacional SL., que le otorgaba poder decisorio en esta firma, del sector del plástico y con presencia también en Sudamérica. Samar Internacional es considerada la 'joya de la corona' del grupo empresarial de esta familia y facturó cerca de 240 millones de euros en 2016. 

Noticias relacionadas

next
x