X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

presenta en alicante 'perspectivas financieras de 2019' 

Jaume Puig (GVC Gaesco): "La previsión es que quedan tres años buenos en bolsa por delante"

9/04/2019 - 

ALICANTE. La caída de las bolsas durante el último trimestre del pasado año fue una 'falsa caída', según el director general de GVC Gaesco Gestión, Jaume Puig, lo que se evidencia en la rapidez con la que se están recuperando los mercados en el inicio de este ejercicio. El inversor estuvo el jueves en Alicante, en el auditorio del Business World Alicante, para impartir la conferencia 'Perspectivas financieras de 2019: descuentos bursátiles lejos de agotarse'. Puig señala que aún hay un 70% de empresas que están baratas en bolsa y augura al menos tres buenos años para los inversores.

-¿Qué perspectivas financieras que atisba GVC Gaesco para este año?

-Estamos analizando el mercado tras la caída experimentada en el último trimestre del año pasado, y concluimos que es una 'falsa caída', que es lo que sucede cuando el mercado descuenta un temor que luego no se acaba concretando. La diferencia entre si una caída obedece a una causa real o falsa está precisamente en que luego la recuperación es muy rápida, antes de un año. Y sobre todo en los primeros seis meses, que es el periodo en el que estamos. Si hay una causa real para esa caída, la recuperación suele tardar dos años. En realidad, el 80% de las caídas son falsas, y nosotros ya les dijimos a nuestros clientes en octubre que este era el caso. Mire, había diez causas que explicaban esa caída, y cuando hacen falta tantas es que suele ser falsa. Cuando la caída es auténtica, solo necesita una razón. Si tienes un Lehmann Brothers, no necesitas más.

-¿Cuáles son esas causas que provocaron esta falsa caída de los mercados?

-Bueno, algunas son la lira turca, la situación en Corea, el Brexit, la guerra comercial, la subida de tipos... pero una subida de tipos nunca es dañina en una primera fase. Luego, cuando se pasa de los tipos normales a los altos, sí suele impactar. Pero cuando tipos bajos suben hasta niveles normales, en una primera fase es algo muy positivo. Cuando el tipo de daño sube más de un 5,5% es cuando empiezas a caer, aunque hoy pensamos que ese umbral podría estar en el 4,5%. En cualquier caso, estamos muy lejos. Otro de los motivos que subyacían era el 'fin del ciclo económico', algo que no para de escucharse por ahí. Pero la duración de un ciclo depende siempre de la gravedad de la crisis inmediatamente anterior, cuanto más grave ha sido más dura el ciclo positivo. Según nuestro modelo matemático, el fin de este ciclo no tocaría hasta 2022, por lo que nos esperan tres años buenos. Luego puede haber factores que maticen esa fecha, y podría ser en 2021 o en 2023, pero esto está muy relacionado con la 'euforia' de los agentes económicos. Nosotros visitamos 150 cotizadas de todo el mundo cada año, y de momento no detectamos esa euforia, porque cuando la crisis ha sido grave, guardan memoria y son prudentes. Los agentes económicos están hoy en su sitio.

"EN 2016 YA VEÍAMOS MUY DIFÍCIL EL BREXIT. TIENEN DOS OPCIONES, QUEDARSE O IRSE A LO DURO, Y PARECE DIFÍCIL QUE SE ATREVAN"

-En su conferencia afirma que los 'descuentos' bursátiles están "lejos de agotarse".

-Tenemos bolsas muy baratas con descuentos muy grandes, como le decía para al menos tres años. Nosotros estamos muy invertidos en renta variable. Hay un 30% de empresas que están caras y no podemos comprar, pero el otro 70% están baratas, y podemos encontrar buenas oportunidades de inversión. Si todo va bien, como le decía, nos esperan dos o tres años muy buenos, y a partir de entonces empezará a complicarse, porque ya costará encontrar empresas baratas. Y algunos empresarios empezarán a perder el norte.

-¿Cuáles son las claves macroeconómicas que más pueden influir en el comportamiento de los mercados en el futuro?

-La economía mundial tiene que crecer por encima del 2,6% para que todo vaya bien, y ahora mismo estamos en el 3,5%. Las previsiones para el próximo año son algo peores, pero en cualquier caso por encima de ese límite del 2,6. Una vez que se crezca por debajo de esa cifra, los resultados de las empresas empiezan a sufrir. Otra clave es el precio del petróleo, que tiene que estar por debajo del 4% del PIB mundial, porque si sube por encima hay menos crecimiento económico. Ese 4% del PIB mundial supone que el barril esté a 93 dólares, y ahora mismo estamos en 68-69 dólares, de forma que es un indicador positivo. Hoy en el 'cuadro del inversor' está todo en verde, aunque es probable que en los próximos años se empiece a poner algún ámbar. Por ejemplo, los tipos de interés a corto ya suben, el Euribor ya sube, y el índice del Banco Central Europeo en pocos meses va a subir. Draghi acaba en octubre, y sea quien sea su sucesor, será un nórdico que subirá los tipos. Lo bueno sería que Draghi se lo facilitase de alguna forma apuntando esa subida. Estamos con una inflación media del 2%, así que podría haberlos subido ya, no podemos estar así mucho más tiempo. Aunque sea un 0,1%, debería subirlo para facilitarle la tarea al siguiente. Esa subida no tendrá un efecto negativo en las bolsas.

-¿Y el Brexit, entonces, no influirá?

-Como le decía, el Brexit es uno de los factores de la falsa caída del año pasado. Nuestro diagnóstico al respecto sigue intacto desde 2016, cuando se hizo el referéndum. Se produjo un resultado ajustado y en el que la franja de edad fue determinante: los mayores votaron por irse, los jóvenes por quedarse. Un Brexit con acuerdo, el que sea, es muy difícil que se apruebe en el Parlamento Británico, como se está viendo. Porque los partidarios de quedarse votan en contra, y los que quieren irse nunca quedan satisfechos con ese acuerdo. De forma que ganan enteros dos posibilidades, quedarse o un Brexit duro. ¿Se atreverán a hacer uno duro en estas condiciones? Lo dudamos. Entonces, solo queda otro referéndum, en el que además no pueden preguntar lo mismo, así que la disyuntiva sería "o nos quedamos, o nos vamos de forma dura". Y para cuando se celebre esa consulta, ya habrán aumentado los partidarios de quedarse por una cuestión generacional. Cuanto más tarde en hacerse ese segundo referéndum, más gente partidaria de quedarse habrá. Por tanto, es un factor que no influye a la hora de decidir una inversión en bolsa.

"Hay bancos que van a subsistir, otros que no, y dos que están en la frontera, que son Sabadell y Bankia"

-Hablaba antes de empresas 'baratas'. ¿Qué pasa con el Banco Sabadell?

-El panorama bancario es complicado, es evidente que muchos aún no han digerido la crisis de hace 10 años, y muchos balances siguen expuestos. Además, el Sabadell tiene los créditos fiscales que generó con la compra de la CAM. Ahora mismo hay bancos que claramente van a subsistir, dos que están en la frontera, que son Sabadell y Bankia, que luchan por ello, y otros que ya se sabe que no van a permanecer aunque de momento sigan. Así que el resultado es incierto. A la hora de comprar bancos para nuestros inversores, nosotros no compramos de los que están en la frontera, porque hay otros que también están baratos y sin dudas sobre su supervivencia. También es cierto que estamos en la última fase del proceso, la subida de tipos ayudará porque con los mismos créditos concedidos van a hacer más negocio, y parece que a la reestructuración pendiente le quedan unos meses. No puedo hacer ningún pronóstico al respecto, el futuro del Sabadell en bolsa es incierto.

Noticias relacionadas

next
x