X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la plataforma puso en marcha dos proyectos para financiar 'estrasburgo suites'

Housers 'pincha' en Xàbia: los inversores no han recuperado el principal de su 'crowdfunding'

12/05/2019 - 

ALICANTE. En plena recuperación del sector inmobiliario, la plataforma de financiación colaborativa Housers se fijó en la Costa Blanca para poner en marcha uno de sus conocidos proyectos de créditos participativos para promotores: Estrasburgo Suites, impulsada por la promotora local Vibopa Promociones Inmobiliarias, del grupo Vallés. Housers articuló dos campañas de 'crowdfunding' para la misma promoción, una para comprar los terrenos y otra para pagar la licencia de obra

Hasta aquí, todo normal. Housers aprovechó la efervescencia del movimiento startup y la recuperación del sector inmobiliario para convertirse en la primera plataforma tecnológica de micromecenazgo para el 'ladrillo', y entre finales de 2017 y principios de 2018 protagonizó un buen número de operaciones, incluida la de Xabia. Pero han pasado los meses, ha vencido el calendario, y la preocupación se ha apoderado de los inversores: han cobrado los intereses prometidos por su aportación, pero hace meses que no saben nada del capital.

Estrasburgo Suites, ubicado en la Avenida Estrasburgo número 8 de Xàbia, a diez minutos andando de la Playa del Arenal, consta de nueve viviendas de tres habitaciones y dos baños con 105 metros cuadrados aproximadamente cada una, 19 m2 de terraza y un jardín privado de 50 m2. Asimismo, en la planta superior se contruirán otros nueve áticos de 100 metros cuadrados aproximadamente con tres habitaciones, con una terraza de 70 m2. Cada vivienda incluye un trastero y una plaza de aparcamiento individual.

Para ponerlo en marcha, Vipoba recibió a través de Housers dos préstamos participativos: uno de 100.000 euros con 38 inversores para pagar la licencia de obra, y otro de 500.000 euros (con más de 700 prestamistas) para comprar los terrenos. Los inversores de uno y otro proyecto han percibido el interés prometido, del 10%, pero no han vuelto a saber nada del capital aportado. El primer proyecto debería haber retornado en noviembre del pasado año, y el segundo el pasado mes de marzo.

Las obras siguen adelante, según ha podido constatar Alicante Plaza, por lo que todo hace pensar que el promotor podrá comercializar las viviendas (muchas ya estaban reservadas antes de mover el primer ladrillo) y, en teoría, devolver el préstamo. Pero de momento han pasado varios meses sin que se sepa nada al respecto. Este diario ha intentado ponerse en contacto con Housers en varias ocasiones a lo largo de esta semana para conocer su versión de los hechos, pero no han respondido ni por teléfono ni por correo electrónico.

A mediados del pasado año, Housers ya estuvo envuelta en polémica al trascender que uno de los fundadores abandonaba el proyecto, y que la valoración de la empresa en su segunda ronda de financiación había pasado de 40 millones de euros a solo 5. La plataforma está registrada en la CNMV como Plataforma de Financiación Participativa (PFP), y en 2018 contaba con más de 74.000 usuarios provenientes en su mayoría de España, Italia y Portugal, además de países como Francia, Reino Unido o Alemania. Estos usuarios son en realidad acreedores de la plataforma, que les paga un porcentaje del dinero recaudado con la rentabilidad obtenida por los promotores. Los préstamos no están garantizados, lo que significa que la inversión se puede perder en su totalidad.

Noticias relacionadas

next