X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la concesionaria pagará las costas del pleito en la an

El Supremo decidirá sobre la legalidad del Hotel de Arenales; el rescate de la concesión, pendiente

8/06/2019 - 

ELCHE. La Audiencia Nacional ha desestimado el contencioso presentado por la contratista del hotel de Arenales del Sol, Princesol y Regalado Arquitectos. Un fallo que llega tras el recurso que interpuso la mercantil tras la orden de Costas de demoler el inmueble al entender que las obras que había realizado la compañía eran ilegales, demoliendo partes del edificio y aumentando su volumen en otras, cuando el permiso de 2015 se ceñía únicamente a la rehabilitación del ruinoso edificio. Tras este nuevo mazazo a la mercantil, tiene treinta días para presentar un recurso de casación al Tribunal Supremo, que será quien tenga la última palabra. 

La Ley de Costas y su modificación permiten la rehabilitación pero no aumentar lo edificado en la costa, que es lo que pasó al aumentar el volumen del hotel, que ocupa una superficie de de casi 7000 m2 de playa. En 2017, el Ministerio aseveró que la empresa concesionaria estaba al corriente de dicho régimen y que en la ejecución de las obras no se había atenido ni a lo previsto en la legislación de Costas ni a las condiciones de la autorización otorgada, lo que fundamentó el fallo que ha traído a Princesol hasta aquí, donde presumiblemente recurrirá al Supremo. 

Como señala el fallo de la Audiencia Nacional, la concesionaria quiere realizar obras de reconstrucción integral de un edificio ruinoso para un nuevo hotel, lo cual resulta contrario a lo previsto en la Ley 22/1988. Además, se apunta que "el hecho de que el edificio esté declarado en ruina por el Consistorio no puede ser obstáculo para su rehabilitación". Con la inspección de 2016 se comprobó que se había demolido caso por completo el forjado de la cubierta de la última planta y la práctica totalidad de sus soportes y cerramientos exteriores e interiores, el avance de las plantas baja y semisótano de la parte central, y en el ala Norte y en el Centro, la mitad de la anchura del edificio. 

Princesol pidió una indemnización 

Habrá que ver qué falla el Tribunal Supremo tras la sentencia de la Audiencia Nacional, aunque en todo este enmarañado proceso que se remonta a principios de este siglo, hay otro procedimiento. Princesol solicitó el rescate de la concesión al Ministerio en 2017, en otras palabras, pidió una indemnización viendo las trabas a las que se está enfrentando constantemente la compañía para intentar sacar adelante su proyecto. Frente a esa solicitud lo que hizo Costas es silencio administrativo, que es el que abre la puerta al recurso por parte de la empresa. Hay que tener en cuenta que aunque el TS vuelva a declarar ilegales las obras, como ya ha hecho Costas y ahora la Audiencia Nacional, la concesión de la contratista sigue vigente. 

Así pues, si hay recurso de casación, habrá que esperar al TS para ver qué escenario se abre, puesto que es incierto; si también se declara la extinción de la concesión, o en qué momento el Ayuntamiento puede jurídicamente instar al derribo del edificio, que es el objetivo del Consistorio para quitarse de en medio un adefesio que daña la imagen turística y de los vecinos de la pedanía ilicitana. Y no hay opción de acuerdo con la concesionaria puesto que las dos partes tienen unos intereses contrapuestos. Por lo pronto, este es un paso más que el equipo de gobierno ve positivo, pero ya ha habido mucho antes otros 'pasos adelante', por lo que una vez más, con el Hotel de Arenales, toca seguir esperando. 

Noticias relacionadas

next
x