Hoy es 12 de julio

FVET asegura que se necesitan 2.000 conductores en Valencia 

Hostelería, construcción y ahora el transporte: falta mano de obra con 348.768 parados en la Comunitat

Foto: KIKE TABERNER
5/07/2022 - 

VALÈNCIA. Sectores como la hostelería o la construcción llevan meses advirtiendo de la falta de mano de obra en las empresas, lo que en muchas ocasiones les dificulta acometer su actividad. Y, este lunes, los transportistas valencianos también alzaban la voz ante la necesidad que tienen de incorporar a cerca de 2.000 nuevos conductores en Valencia para evitar la paralización de sus operativas. Un problema que se va enquistando, pese a que el número de desempleados en la Comunitat Valenciana en junio se situó en los 348.768, según el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

De hecho, según la 'Encuesta a las empresas españolas sobre la evolución de su actividad del segundo trimestre de 2022', publicada hace unos días por el Banco de España, el 28% de las compañías españolas percibe que la necesidad de trabajadores está afectando negativamente a los negocios. Un documento que apunta que hostelería y construcción son los más afectados con el 50% y el 45% de las empresas, respectivamente, con complicaciones para encontrar nuevos trabajadores y cubrir vacantes.

Ahora el transporte se suma a estas dificultades. Así, según explicó en rueda de prensa Carlos Prades, presidente de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET), en 2021 la falta de conductores afectaba a un tercio de las firmas valencianas, pero este año alcanza ya al 50%, lo que para muchas significa tener a sus operativas paradas por la falta de plantilla. Según sus estimaciones, ese déficit es de unos 2.000 transportistas y su miedo es que se genere un serio problema a la hora de dar un relevo generacional.

Pero, ¿cuáles son las causas? Desde FVET aseguran que interfieren multitud de elementos, desde la "dureza del trabajo" y la dificultad de poder conciliar por las largas ausencias y horarios hasta en algunos casos los salarios. Aunque, de media, el sueldo de un conductor se sitúa como mínimo en los 2.500 euros brutos. Por ello, Prades reivindicó la importancia de la formación y la profesionalización del sector a lo largo de toda la cadena, es decir, desde el conductor hasta los mandos intermedios y las empresas. 

Pero también, valoró iniciativas como las del gobierno de Castilla y León, con ayudas para la obtención de unas capacitaciones y permisos que pueden ascender a los 4.000 euros. Y todo ello con el fin de sumar personal a las compañías en un sector esencial para el desplazamiento de mercancía. De hecho, la Comunitat es la tercera con mayor volumen de actividad, por detrás de Andalucía y Cataluña.

Y mientras muchos sectores advierten de la necesidad de incorporar a nuevos profesionales, el paro, aunque en descenso en la autonomía, se mantiene en los 348.768 desempleados. Eso sí, en junio descendió en 3.943 personas, un 1,12% menos, principalmente por el sector servicios (-3.439 personas) por la llegada de la campaña estival, donde la hostelería juega un papel fundamental. Le siguió la industria, con 983 menos desempleados, y la construcción, con 205 menos. En cambio, en la agricultura el paro subió en junio en 453 personas, así como aquellos sin empleo anterior, con 231 más. 

Una generación con nuevas prioridades

Al respecto, el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, cree que esta disponibilidad de trabajo en ciertas industrias se debe a un problema generacional en muchos casos derivado de los efectos de la pasada crisis de 2008. "Toda una generación vio cómo con la crisis económica algunos sectores acabaron mal y sus padres, con 55 años y callos en las manos, se quedaron sin nada. Existe un problema de vocación", remarca.

Pero, además, considera que se ha exigido a los jóvenes que se formen para tener trabajo y que no les sucediera lo mismo que a sus progenitores y, sin embargo, han acabado en Alemania. Mientras que a otros se les ha alentado a no estudiar demasiado porque, pese a ello, encontrarían trabajo y no ha sido así. "Hay toda una generación puente a la que debemos acercar de nuevo a oficios que dan seguridad laboral, pero cuesta verlos", subraya.

En este sentido, incide en los cursos que tiene en marcha Labora en sectores como la construcción que se ha profesionalizado y tecnificado con trabajos cualificados y bien remunerados. En el caso de la hostelería considera que la mayoría de vacantes son para trabajos en temporadas concretas. En cualquier caso, destaca el descenso del paro en junio e inste en la necesidad de seguir trabajando para evitar la destrucción del empleo. "Desde Labora nos estamos esforzando por promover la FP y garantizar trabajos estables y bien pagados", remarca.

Noticias relacionadas

next
x