X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

POR AMOR AL ARTE / OPINIÓN

Herr Direktor Miquel González

31/03/2019 - 

Toni Cantó sabe que es guapo a rabiar. Está en los huesos y el escenario del mundo se le quedó pequeño ya en su otra vida. Ya no transmite. Lo peor es que no recuerda ni una idea. Camina, como Theresa May, sólo un milímetro detrás de la punta del tacón de Inés Arrimadas. Hace viento. Aplausos. Les han puesto detrás un galeón que se hunde. Arrimadas lleva una ficha con cuatro palabras escritas: “Inés, no estás en Catalunya”. Un segundo después de presentarla, Arrimadas ha enamorado a todos los ausentes, se ha despeinado veinte veces y se ha ido: se habla a sí misma en La Moncloa. Albert Rivera ha perdido el norte. Toni Cantó mira a su alrrededor, suspira y se pasea, contra su fantasma, en el Palau de la Generalitat escuchando “algo huele a podrido en Dinamarca”. El hijo de Miguel Valor levanta los brazos, hace un foto y piensa “nos iría mejor con un torero”. Ni un lazo amarillo. De vuelta, desencantada en el avión, piensa que ha perdido la mañana, aquí, en Alicante. Rodeada de alienígenas. No, no estaba en Catalunya. 5 palabras perdidas. A Vox y a Ciudadanos les sale todo mejor, mucho mejor en la clandestinidad. Y cambiando de tropa.

Mónica Oltra se pone la peluca Rafaella Carrà y vuelve a ensayar ante Joan Baldoví -el suecà més universal després de Joan Fuster, prototipo del español medio y el más valorado en las encuestas- le dice: “nena, estás divina”. La Mare De Déu dels Desamparats se quita las gafas, pica un poco de tortilla de patatas, le da un sorbito de champañ y al play y  sobrecanta “Para hacer bien el amor hay que venir al sur……y si te deja no lo pienses más, búscate otro más bueno, vuélvete a enamorar”. A Pascual Mollà, de los Mollà de toda la vida, se le atraganta el dry martini, carraspea y mira los ojos perdidos -esta vez desolados como dos balazos de Chavela Vargas- de su hija Mireia. Que se ve con lo guapa que es ella y con su ajuar enterrada en un bancal -como la Dama d’Elx- los próximos cuatros años de su supervida de heroína post-política. Por la ventana, como en un poema homérico o en cualquier apunte esbozado a pie de página primaveral del Quadern Gris de Josep Plá- pasa silbando amb l’aixada més gran del país, el sex simbol de les comarques del sud, Gerard Fullana. Un hombre de verdad. Que es el que ganará la final. A los reyes no le ponen escalerilla en Buenos Aires. Felipe VI piensa en Jorge Fernández Díaz, “Pablo Iglesias S.A.”, la policía patriótica y el Opus Dei. Y se y nos confunde con un “José Luis Borges” que haría las delicias de Philip Roth y Billy Wilder que estás en los cielos. SM El Rey mira a su mujer e intenta recordar alguna frase de Fray Bartolomé de las Casas.

Letizia Ortiz espléndida con un vestido azulón con explosión de flores doradas Carolina Herrera, el pelo recogido con raya lateral y brillantes y con sandalias plataforma Jimmy Choo brinda, sonriente, pensando que como no se espabilen Pablo Iglesias y Albert Rivera no salen las cuentas del Reino. Repasa mentalmente la excelente entrevista en El País que David Verdú le hizo el lunes  a Steve Bannon, ideológo mundial de la all rigth. Que ha contaminando “colocado el producto” a toda la derecha preneandertal española. Desde el fondo de la cueva aparece la derechita cobarde de Aznar alzando el totem sagrado de la revolución cultural de los símbolos. Se santigua y le coloca un bolígrafo a la periodista en el escote. Teo García-Egea le mira a los ojos, después ala profunda hendidura de su conciencia y decide abortar en London. Independiente de la creciente libertad y empoderamiento de la mujer, ulula sobre España la gravísima y contagiosa epidemia de violaciones grupales. El porno duro instantáneo. La carne cruda de las cinco temporadas de Vikingos.

Se levanta parsimoniosamente y mira a su marido. Brinda por la paz mundial y SM La Reina recuerda que no sabe donde ha dejado lo que estaba ojeando sobre Na Violant d’Hongria y se apiada  de la proverbial soberbia de Pepe Borrell y del besamanos y el anillo del Papa Francisco. El Santo Padre herido de muerte por la conspiración que, desde la cercana a Roma Cartuja de Trisulti en Collepardo, ordena y desmadeja Bannon con el dinero del arzobispo Viganò. Sí, la Reina de España definitivamente necesita unas vacaciones en el Barrio de San Gabriel, que es como una declaración como un cuadro de Delacroix, pero en Alicante. La casa de su abuelo taxista. En la guerra civil de la derecha española 2019, el eje izquierda arriba abajo está ganando la guerra del 18M.

Luis Barcala se hace la sexta prueba de traje de nazareno y piensa durante cuánto tiempo y quién pondría en hora los relojes de lujo de Eduardo Zaplana. Envidia a sangre al sobreviviente de la era del saqueo popular Bernabé Cano, alcalde de La Nucía -capaz de estrecharle durante el acto commemorataivo de los 80 años del final de la victoria de Francisco Franco la mano al candidato Pedro Sánchez- y único capaz de reunir para su adoración como candidato popular a César Sánchez y a Eva Ortiz. Isabel Bonig no asume los terremotos. Salta de la suavidad centro del Mar de la Serenidad al mensaje borinot  de Vox de la princesa Xena. Enrique Ortiz tiene hijos. Miguel Bosé y Gemma Amor se quedan sin voz. Juan Roig va a montar una  colmena en Alacant. Oliu no quiere más elecciones. Dumbo ha plagiado “La Bicicleta”. Íñigo Errejón sale con Glòria Mena. Rosana Pastor renuncia ir a les Corts por Podem. Llueve. Es domingo. Esta noche el castillo de Santa Bárbara nos lo iluminarán con la bandera española. Hay que desmontar el Botànic. Ximo Puig y Paco Sanguino salen de la boca del metro. Han sobrevivido otra semana más.

Son las cuatro de la mañana. Las niñas me abrazan. Me dicen que me quieren. Me preguntan  cantando... ¿hoy no nos va a llamar “tu nunca bien ponderado ni pagado Herr Direktor Miquel González”? Les digo: no. Hoy no hay artículo. Suenan las campanas de toda la Sierra de Espadán. Un avión rasante anuncia que cambiará todo. Segundos después salgo helado del Pozo Hondo.

Noticias relacionadas

‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next
x