X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

secretario general de jovempa y cofundador de seinon

Gerardo Salvador: "En eficiencia energética el discurso de las firmas es positivo, pero hay incoherencias"

9/03/2020 - 

ELCHE. El ingeniero de Telecomunicaciones Gerardo Salvador tiene una amplia trayectoria empresarial a sus espaldas. Además de secretario general de Jovempa, organiza el evento Business Market en Elche, que pone en contacto a inversores privados con empresas para conseguir vías de financiación no tradicionales y es el evento decano en el país. Salvador también es socio de Seinon Solutions, firma desde donde optimizan los consumos energéticos; es socio de Ecommaster, donde aconsejan sobre marketing digital para pymes y también es miembro del Comité de Desarrollo Sostenible en la CEOE Confederación Española de Organizaciones (CEOE) donde proponen medidas a las empresas para descarbonizar la economía. Con esta diversa experiencia, Salvador habló con Alicante Plaza sobre el estado de la eficiencia y el ahorro energético en las empresas, el cambio que debe dar la economía hacia una forma de crecer y de consumir más responsable y, sobre todo de cuáles son las claves para lograr ese cambio, a nivel provincial y nacional, en un entorno que da pasos positivos, pero lentos y donde además, divisa "incoherencias" que hay que salvar.

¿Cuál es el panorama empresarial en la provincia en cuanto a eficiencia energética?

Pienso que se dan pasos positivos para lograr una eficiencia energética y empieza a estar presente en los discursos de empresarios y, además, mucha parte de este sector se preocupa. El problema es que va todo muy lento y no hay ayudas directas por parte de administraciones para lograr el cambio. Pedimos que haya incentivos positivos. Un reclamo de la administración sería bajar la carga tributaria a las firmas que lo hagan bien, sería un resorte para animar a otras firmas al cambio. Que no penalicen las malas prácticas, sino recompensar las buenas, porque el propio entorno se verá beneficiado. Hay discurso, pero en el día a día ver los cambios es distinto, hay grandes contradicciones. Podemos cambiar la iluminación a led, pero si luego tenemos cámaras frigoríficas poco eficientes, no sirve de mucho. Es positiva la línea en general y el discurso, pero aún es lento y con muchísimas incoherencias que hay que subsanar con la educación a las bases de la sociedad. 

¿Las empresas van realmente hacia la economía sostenible? ¿Qué iniciativas se llevan a cabo para ello?

Se están dando avances. Casi todas las directivas de la Unión Europea van en esa línea y también ahora el Gobierno central en el país. Los ciudadanos se dan cuenta de que si no vamos a esa línea, será un desastre. Lo hemos visto aquí con lo que ocurre en el Mar Menor. Y estos desastres medioambientales también tienen un efecto económico; ¿Quién va a querer ir a un sitio con peces muertos o fitosanitarios en sus aguas? Se puede apretar el entorno, pero al final estalla. Queda mucho por cambiar esas dinámicas perjudiciales. Ahora tenemos directivas más estrictas contra el plástico, aunque es muchos sectores donde se puede reducir su uso, aún no se hace. Falta sobre todo, formación y educación. Desde la CEOE, uno de los temas en los que se trabaja es el de la reducción de los plásticos desde la empresa y la reutilización de residuos, intentar no generar tanta materia prima para que no haya tantos residuos que gestionar después. 

¿Las grandes empresa los están haciendo, se aplican los modelos sostenibles? 

Sí, pero debe haber también autocrítica. Ahora está de moda decir lo sostenible y verde que eres, porque vende. Pero hay mensajes incoherentes y se vieron en la última COP25. Ls grandes empresas explicaban lo "bien que lo estaban haciendo" y por otro lado, la gente en las redes sociales iba a degüello contra esos mensajes. Y es que el mensaje no debe ser decir lo que haces, sino trasladar al ciudadano el resultado de esas cosas. Hay firmas como Aguas de Alicante e Hidraqua que sí van en el buen sentido y hacen labores con la gestión del agua muy bien, son muy buenos ejemplos. Pero claro, aún estamos en el inicio del cambio  y el problema es que llegamos tarde. No vamos a evitar lo que hemos pasado. Ahora, la cantidad de plásticos y basura en el campo de Alicante que se puede encontrar, simplemente paseando, es inmensa y eso es responsabilidad de ciudadanos y empresas. Aunque se hacen algunas cosas bien, estamos a años luz de conseguir una buena gestión de residuos. 

¿Cuál es la clave para ese cambio?

La base está en la concienciación y la educación. Antes de hacer nada tienes que concienciar a la gente en tu trabajo. Puedes tener medidas de automatización, o digitalización de tareas, pero si quienes trabajan no tienen la mentalidad de ahorrar energía, no se va a lograr. 

En este sentido, ¿qué papel hace la firma Seinon para ahorrar energía a las empresas? 

La firma se dedica a la digitalización de energía, agua, gas o electricidad. Todo eso contribuye a poder tener información de lo que sucede en cada empresa en cuanto al gasto de energía, si se gasta más de la cuenta. De este modo, se tiene la información necesaria para actuar y poder tomar decisiones al respecto. Es un chequeo de actividad 24 horas al día que permite detectar anomalías y actuar, un análisis digital de la energía. Trabajamos con una red de distribución de partners que profesionalmente se dedican al sector de la energía y ellos son los que dan servicio, con su sistema, a otras empresas. Rondamos los 13.000 clientes.

¿Hablando sobre emprendedores, de qué forma pueden encontrar inversión para sus proyectos?

Sería un error pensar que la única forma de hacer viable una empresa es con rondas sucesivas de inversión. Parece que hemos visto muchas películas de Silicon Valley, de superéxitos. El plan tiene que ser hacer la empresa rentable, no la patata caliente de "a ver cuánto dinero cojo". Una vez ahí, la primera vía, para bien o para mal es la de conocidos y familiares, eso por supuesto. En una fase tan temprana en la que no has vendido nada y nadie te conoce es muy complicado. Después, ya pasada esa fase, con un proyecto que mostrar, se puede buscar la financiación bancaria tradicional, aunque suele ser muy complicada en esos estados. La otra, es la del Business Angel, algo que hemos impulsado mucho con el Ayuntamiento de Elche y ya van ocho años del Business Market para poner en contacto empresas en sus inicios con inversores privados. Ahí hay una labor pedagógica con los inversores y se trata mostrarles otra forma de invertir que quizá tiene más riesgo, pero que cumple expectativas. Otra vía es la aceleradora de 'startups'. Pero a veces hay mucho humo y hay que seleccionar bien a dónde vas a ir y qué te van a dar. Porque al final también es también un negocio que, cuanta más gente tenga, más dinero ganan.

Fuisteis pioneros con la iniciativa del Business Market.

Eso fue gracioso, porque no éramos muy conscientes de que hacíamos algo pionero, lo planteamos a partir de una reunión de trabajo sobre cómo podíamos ayudar a emprendedores en la ciudad. A mí me gusta mucho el proyecto. Me sirve a nivel personal y social por aportar más al ecosistema Elche, Alicante y la Comunitat frente a las firmas de Estados Unidos y Asia, que son las verdaderas amenazas, no las que tienes al lado. Ha funcionado bastante bien y otros ayuntamientos y empresas lo han repetido con el mismo nombre. 

¿Qué claves tiene una pequeña empresa para hacer frente a las grandes firmas?

Es necesario un cambio de mentalidad del consumidor, que es el gran aliado. Es mejor comprar al mercado local, cercano. Que se preocupe por la procedencia, el origen de lo que compra. La única vía como pequeña empresa frente a grandes comodidades de Amazon o El Corte Inglés es apoyar un negocio de cercanía, local, más sostenible y también con un bien social. Comprando en pymes apoyas a familias cercanas, hay que hacer ver al consumidor la contribución social. El secreto está en el cambio de quien consume, ese es el poder. 

¿Qué otras herramientas están en poder de las pymes?

Hay otros factores, aunque para mí el factor macro es el que lograría un cambio radical. La digitalización está a años luz de cumplirse. Hay gente que se gasta 40.000 euros en una web, que tiene muchas visitas pero luego nadie compra porque el concepto no está bien pensado. Eso a nivel de gran empresa sí está muy interiorizado, pero no en la pequeñas. Hay falta de formación para la gestión de las pymes, todo eso debe cambiar mucho. La internacionalización también es importante, pensar hacia fuera. Aunque, a veces, en el mundo pyme es difícil que la gente hable varios idiomas o busque otros mercados. El hecho de asociarse también hace crecer negocios. Aparte de unir tu voz, ayuda a conocer qué hacen otras empresas aunque no sean de tu sector. 

Noticias relacionadas

next
x