ecuación con distintos factores por la expulsión de argüeso y las elecciones en madrid

La salida de Argüeso y Cantó deja sin padrinos las dos facciones de Cs Elche: siguiente hito, esperar al 4-M

18/03/2021 - 

ELCHE. Los últimos acontecimientos en Ciudadanos no solo han cambiado el panorama político en el país, el terremoto ha tenido también sus réplicas y temblores en municipios e instituciones. En el caso ilicitano no hay cambios materiales, siguen expectantes ante la incertidumbre que se ha abierto con las fugas al PP tras su OPA, y tras la dimisión de Toni Cantó y su salida en Les Corts. Una situación política inestable que augura cambios en cualquier momento. Sin ir más lejos, la presumible expulsión de Emilio Argüeso. Con la salida de ambos, las dos partes a nivel local quedan huérfanas: no hay cambios materiales pero sí posibilidad de equilibrios distintos. Sobre todo si el segundo queda fuera del partido. 

La dimisión de Cantó genera más incertidumbre 

En primera instancia, la dimisión del ya exsíndic Toni Cantó pilló a pie cambiado a parte de las bases de la formación local —como a todos, inclusive su entorno directo—, quienes vieron con estupor su salida, además del mensaje de unión con el Partido Popular. La facción a priori cercana a Cantó, o al menos contraria a Argüeso, con mayor sintonía con el ya exportavoz Eduardo García-Ontiveros, recibieron con estupor la noticia, ya que se esperaba que pudiera ser una de las puntas de lanza para mantenerse al frente en una hipotética nueva etapa. Además, de él habían recibido el mensaje de "paciencia" en distintas ocasiones, pendientes de que se les insuflara algo de oxígeno ante el otro sector, mayoritario, esperando alguna actuación. Se le atribuía posibilidad de liderazgo para el proyecto a pesar de las circunstancias.

Hasta ahora los afiliados 'disidentes' han estado expectantes desde el proceso de detonaciones internas del partido que culminaron con la expulsión del ahora edil no adscrito García-Ontiveros, y sin fuerza para asomar cabeza. De hecho, Emigdio Tormo, la otra pata en discordia que también pugnó por el control de la organización junto a Argüeso, promovió una candidatura en las elecciones a la Junta Directiva, pero perdió claramente al tener la mayoría el sector argüesista, en el que se encuentran entre otros, la portavoz Eva Crisol. Ahora, la salida de Cantó por este sector se ha recibido entre sorpresas por lo repentino y de algunos también por su propuesta de volver al PP, al considerar que ese ha sido uno de los pecados capitales del partido en los últimos tiempos. También se duda de que deje finalmente la política. Curiosamente, Argüeso y Cantó, que eran polos opuestos, coincidían en el error de la moción de Murcia y han acabado saliendo juntos, aunque por distintas puertas.

La salida de Argüeso, contratiempo para Crisol

A pesar del runrún generado, donde se da por hecho que el PP —a nivel general— lleva intentando absorber a los naranjas desde antes de la moción de Murcia, y que se piensa que podría ser una estrategia en Elche de cara a las próximas elecciones, Crisol se muestra rotunda: "No he hablado con otros", y añade que si el partido se acaba descalabrando, "seguiré como concejal no adscrita". La concejala incide en que tiene un acta de concejal hasta 2023, "y mientras siga el partido, seguiré adelante, no tengo intención de cambiar de filas: Soy de Ciudadanos". La portavoz reconoce que la jugada de Inés Arrimadas ha caldeado el ambiente en mucha gente, pero que su Ejecutiva, recién ganadora de municipios en Elche, Crevillent y Santa Pola, seguirá trabajando "como hasta ahora, y en breve pondremos en marcha grupos de trabajo". Y recuerda que el apoyo en las tres localidades ha sido grande: "La gente está contenta".

En cualquier caso, si el sector crítico, ahora relegado a nivel local, quedaba en cierta forma huérfano con la salida de Cantó, confían en que Arrimadas está intentando marcar un perfil propio y se remiten a los hechos en la comunidad autónoma, "que todo lo que tenga que salir, salga", explican a este diario. Un argumentario que entienden que refuerza la propuesta de expulsión de Argüeso —una de las manos derechas de Fran Hervías, ya en el PP—, a quien se acusa de ofrecer puestos en el PP a miembros de las filas naranjas. No obstante, su salida también deja a Crisol sin su principal apoyo, como lo ha sido en las anteriores situaciones delicadas en Elche.

De hecho, al dar los pasos conjuntamente, habrá que ver cómo se desarrolla la situación en Elche a partir de ahora y cómo puede afectar a los equilibrios de fuerzas para el futuro, pero no se puede pensar siquiera en 2023 cuando en apena una semana ha habido cambios de 180º de un día para otro. Aunque qué duda cabe que la salida de Argüeso puede suponer cambios, lo que dependerá también de cómo se cosa la brecha dejada por Cantó en Valencia. Con todo, Crisol asevera tajantemente sobre su futuro que "no voy a salir de Ciudadanos", y en todo caso, matiza que "probablemente sea el único partido en el que esté", para despejar dudas sobre uno de los muchos runrunes que estos días se pasean por muchas agrupaciones del partido. Por lo pronto, lo único seguro es que la Ejecutiva argüesista es la que ganó los recientes internos procesos. En un contexto de apoyos cambiantes, será interesante ver su futuro y cómo afecta la salida del senador y exsecretario de Organización. 

El contexto del 4 de mayo: todos pendientes de Madrid

Así pues, no son pocos los factores encima de la mesa y sí mucha la incertidumbre en todos los lados. Hay silencio generalizado, también desde otra cabeza visible como la de Tormo, y parte de la afiliación espera explicaciones, aunque Crisol asevera que hubo una asamblea para todos los afiliados para explicar el asunto de Murcia el martes y con eso se dio cuenta de la coyuntura. También algunos piensan que Cantó podría haber apartado hacía tiempo a Argüeso para darle su 'propio sello' y evitar la actual situación. Sea como fuere, y salvo que haya otra bomba antes, para nada descartable viendo el panorama, el próximo hito son las elecciones de Madrid.

Si por algún casual Ciudadanos tuviera las llaves de la Comunidad podría haber varias derivadas, como también si no las tuviera y al PP no le quedara más opción que acercarse a Vox para gobernar, lo que podría afectar a Pablo Casado si los defensores una línea más moderada ven la oportunidad para cambiar el rumbo del timón. Lo que a su vez podría servir para sacar a Ciudadanos de la UCI si necesitan apoyos en esa vía. Como se aprecia, muchos factores, cuando no carambolas: la realidad es que Cs está en una situación igualmente complicada. A pesar de la incertidumbre, los críticos creen que el hecho de que Ciudadanos haya aguantado en cierta forma el pulso o la OPA del PP en la Comunitat —si acaba resistiéndolo—, y que no se les vea como una marca blanca de los populares, pueden tener una opción de resurgir. La expulsión de Argüeso ha despertado algunas expectativas. Pero hay demasiadas derivadas a tener en cuenta para un partido que acaba de ser descabezado en el territorio valenciano. 

Noticias relacionadas

next
x