Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

todo dependerá de si se cumplen los plazos administrativos

Ensanche Levante prevé su finalización en 2030 y hasta 57 millones en ingresos al Ayuntamiento

21/06/2020 - 

BENIDORM. La versión preliminar del Plan Parcial Ensanche Levante de Benidorm sigue en exposición pública. Esta importante bolsa de suelo prevé la incorporación de hasta 20 hoteles, 1.564 viviendas turísticas y 782 pisos residenciales. Para todo ello, la Agrupación de Interés Urbanístico, representada por la mayoría de los propietarios del terreno, se han puesto unos plazos que se reflejan en la documentación presentada y a la que ha tenido acceso Alicante Plaza.

Apuntan a 2035 como el año que podría estar totalmente terminado el proyecto urbanístico, tanto viales, parques y edificios, así como su explotación. Un período que se podría alargar dependiendo de cómo se terminen resolviendo los trámites administrativos que no dependen directamente de los empresarios.

Con todo, el plan contempla como escenario temporal dedicar una primera fase al proceso administrativo de ordenación, programación y gestión, que podría prolongarse hasta 2022. A continuación, mencionan que las obras podrían desarrollarse a partir de 2022 hasta 2025. "La edificación se espera pueda empezar a concretarse el último lustro de la década de 2020, y la fase de explotación se consolidaría a lo largo de la década de 2030, complementando así definitivamente la fisonomía de la ciudad de Benidorm", recoge el resumen ejecutivo del plan pendiente de aprobación definitiva.

La fase de explotación llegaría con la ocupación de las casas por parte de los residentes así como la apertura de los hoteles y viviendas turísticas previstas.

Como se decía, todo dependerá de los trámites administrativos. Por ahora, está en fase de exposición pública, después, habrá que resolver las alegaciones que se hayan podido presentar al plan. Y posteriormente, se tendrá que aprobar su urbanización de manera definitiva.

Foto: RAFA MOLINA.

Estudio económico

Dentro del estudio económico plantean tres escenarios. El primero es el recesivo, que considera que la urbanización se realizará en seis años, la edificación de la totalidad de los solares se realizará en 10, y la venta de las viviendas se llevará acabo en los 10 años siguientes a contar desde el tercer año de construcción.

El escenario 'normalizado' contempla que la urbanización se realizará en 4 años, la edificación de la totalidad de los solares se realizará en 8 años, por lo que el ritmo de producción inmobiliaria es de 489 viviendas/año, lo que supone un 12,5% del total. La venta se producirá a lo largo de 10 años desde el segundo año de construcción. El tercer escenario es el expansivo: prevé que la urbanización se realizará en dos años, la edificación de la totalidad de los solares se realizará en 6 años, y la venta de las viviendas se llevará acabo en 6 años a contar desde el primer año de construcción.

La AIU defiende que resulta sostenible para el Ayuntamiento, "obteniendo un ingreso puntual (teórico, contando con la disponibilidad de Patrimonio Municipal de Suelo, PMS) de 52.606.494,69 euros". El PMS es de 30.214.627,39 euros. No obstante remarcan que es un valor teórico, "ya que el Ayuntamiento ha venido gestionando este aprovechamiento para obtener suelo dotacional mediante la técnica de reservas de aprovechamiento, por lo que es previsible que el ingreso neto (líquido) sea inferior".

Asimismo, indica que ingresará periódicamente 6.851.701,75 euros. A dicho importe habrá que restarle 2.158.475,80 euros "por los gastos que le ocasionará anualmente la explotación del sector, obteniendo, por tanto, un saldo positivo de 4.693.225,95 euros", calculan en el estudio económico.

Programa Smart

El plan propone un 'Programa Smart' que se implementará en el futuro Proyecto de Urbanización y en la fase de explotación del sector, tal y como figura en la documentación. Entre sus medidas está la implantación de banda ancha en la red de alumbrado público y mobiliario urbano, facilitando la implantación de sensores. En este panorama también entra la planificación de programas de itinerarios ciclistas y peatonales con sistemas de información integrados.

Asimismo, mencionan los puntos de recarga eléctrica para vehículos o un sistema de información de accesos a espacios dotacionales. A esto se suman la promoción de mobiliario urbano integrado con energías renovables y entre otros, disposición de medidas para mitigar la contaminación acústica y lumínica.

Noticias relacionadas

next
x