Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tribuna libre / OPINIÓN

Encuentro de emprendedoras con Andrea Levy

20/04/2019 - 

Acudo al desayuno con mujeres emprendedoras con Andrea Levy que organiza la simpar Lola Peña, que se ha consolidado como la gran maestra de ceremonias de Alicante en los últimos años. La verdad es que Lola lo hace muy bien y cumple con su promesa de que fuera para un grupo reducido, lo que le ha debido de costar no poco trabajo, dado su gran poder de convocatoria. 

Andrea Levy es cordial en la atmósfera apacible del desayuno. Viene acompañada de César Sánchez y Macarena Montesinos, así como de otras candidatas populares al Congreso. Su intervención resulta imprescindible en un quid pro quo justo, dado que ella quiere escuchar a las asistentes y viceversa. Levy deja claro que sabe de lo que se habla, porque lleva ya tiempo en esto de la cosa pública y, según veo, en un frenesí hiperactivo va de candidata a la alcaldía de Madrid, pero también al Congreso de los Diputados. Levy insiste en su vocación de servicio y toma notas de las sugerencias que le hacemos algunas de las mujeres que intervenimos después de ella. 

Resumo en tres las propuestas del programa de gobierno que nos lanza, en primer lugar la agilización de trámites para abrir un negocio, a través de una ventanilla única y con plazos reducidos. En segundo lugar, una revolución fiscal mediante supresión de algunos impuestos y disminución de la carga impositiva de otros. Y en tercer lugar, la necesidad de igualdad real entre hombres y mujeres, mediante complemento de las cotizaciones de las mujeres que se hayan dedicado al cuidado de los hijos y el aumento de los permisos de paternidad. Termina diciendo que España puede ser un país para la excelencia, pero que hemos de darnos cuenta de ello.

Clara Paredes, CEO de Grupo Paredes, le sugiere que en el sector automovilístico los impuestos se establezcan en función de las emisiones de los vehículos y clama por la industria del diésel, en su opinión injustamente denostada. Gloria Azcárate, inspectora de farmacia, expresa su preocupación por el desabastecimientos de algunos medicamentos de uso común de las farmacias, lo que considera que el Gobierno no está controlando. 

La presidenta del Colegio de Médicos, Isabel Moya, se queja de que el sistema sanitario se esté desmoronando y de que la atención primaria deficitaria dé lugar a la saturación de las urgencias. Magdalena Rigual, directora del Aula de Cultura CAM, pide que haya más educación cultural y humanista en las escuelas. La profesora de la UA Mª Teresa del Olmo alerta de los pésimos resultados de los Informes Pisa y reclama que hay que elevarla calidad de nuestro sistema educativo.

Por su parte, Leonor Martínez, presidenta de ALINUR, considera que se ha de revisar la Ley de discapacidad, porque en su opinión los discapacitados siguen siendo en muchos casos como niños y no están bien amparados en la actualidad. La vicepresidenta de AEPA, Marcela Fernández, pide mayor seguridad jurídica y estabilidad económica para el sector empresarial. Sara Pérez, miembro de la junta directiva de Jovempa, aboga por una normativa fiscal estable.  Mª José San Román, la insigne chef, dice que España ha de saber aprovechar el potencial enorme que posee desde el punto de vista gastronómico y nutricional. Y modestamente una servidora le pregunta a la invitada cómo se van apagar las rebajas fiscales que propone su partido, a lo que indica la aludida que las medidas están previstas en el capítulo de ingresos y gastos del programa político.

Hubo otras personas que no pudieron intervenir por falta de tiempo, como Sandra Torrighelli o Sandra Corbalán, entre otras. 

A la puerta del encuentro se comentó entre las asistentes la necesidad de fomentar este tipo de encuentros de mujeres, así como poder tener más contacto con los políticos fuera de los períodos electorales. Francamente agradable. Como terminó diciendo César Sánchez, gracias, Lola.

next
x