Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el ayuntamiento recomienda otras formas como el triturado

Elche ya tiene ordenanza de quema agrícola: quemas según el clima y con restricciones en el aeropuerto 

17/10/2019 - 

ELCHE. Tras el periodo de exposición pública y alegaciones, Elche ya tiene aprobada definitivamente la ordenanza reguladora de la quema agrícola, que queda prácticamente idéntica que la presentada hace varios meses. Además de la declaración responsable que hará falta para las mismas, será obligatorio organizar quemas cuando las condiciones climáticas sean las menos adversas, y se deberán cumplir diferentes requisitos para las que se hagan cerca del aeropuerto por motivos de seguridad. 

Una ordenanza necesaria en todos los ámbitos ya que como resalta, la ciudad cuenta con tres distinciones de la UNESCO, siendo una de ellas el Palmeral, declarado Patrimonio Mundial el año 2000, configurándose como un espacio natural y protegido. Asimismo, el ámbito de aplicación de la Ordenanza abarcará todo el término municipal de Elche no incluido en espacios con planes especiales de protección como El Hondo, el Clot de Galvany o la Salinas de Santa Pola, que se regirán por su normativa específica; y tampoco los terrenos forestales, colindantes o con una proximidad menor a 500 metros de aquellos que sean de normativa forestal autonómica.

Factores como el suelo, el viento o el tipo de residuo

Para la quema agrícola, aquella realizada con residuos derivados de las actividades agrícolas —las domésticas, con restos de poda de jardinería y maleza generados en jardines está prohibida en cualquier clasificación del suelo—, se necesitará una declaración responsable para inscripción como agente de quema agrícola. Se podrá realizar la quema agrícola todos los días con nivel 1 de preemergencia por riesgo de incendios forestales y el horario para la realización de la misma queda acotado desde el amanecer hasta dos horas antes del ocaso. Además, también señala en qué momentos está prohibido, como cuando existan condiciones meteorológicas adversas, vientos de Poniente o los días declarados de preemergencia nivel 2 o 3 por riesgo de incendios forestales con un grado de peligrosidad alto y/o extremo.

Como zonas sensibles, la quema de restos vegetales agrícolas en huertos de palmeras o fincas ubicadas en suelo urbano o urbanizable requiere, además, informe previo del Servicio de Inspección municipal, verificando que no existe riesgo de incendio, ni molestias a núcleos de población. Además, la quema agrícola realizada en huertos de palmeras nunca representará la totalidad de las palmas resultantes de la poda, debiendo ser diseminada en varias hogueras o ir alimentando la hoguera cuando se reduzca el combustible que se esté quemando. 

En la zona de seguridad aeroportuaria, se añade la obligación de cumplir con las medidas restrictivas adaptadas a esta zona de seguridad: antes de iniciar la quema deberá ser comunicado a los bomberos, se asegurarán de que las condiciones meteorológicas no sean adversas y que no existan vientos de Poniente. Tendrán en cuenta además la dirección del viento, a efectos de que el humo de la quema no se dirija a la zona de aproximación o despegue de las aeronaves o al interior del aeropuerto. En el caso de que esto ocurra se parará de manera preventiva la quema o bien no se iniciará, hasta que las condiciones de viento sean adecuadas para evitar cualquier tipo de afección a la seguridad y regularidad de las operaciones aéreas. También deberán disponer de un punto de agua para actuar en caso de que el fuego escape de control. Y será necesario disponer de un remolque cisterna, cuya capacidad mínima sea de 300 litros, además de evitarán que la altura de la llama supere los 1,5 metros —cuando lo normal para el resto de zonas son 3—.

Sanciones de hasta 3.000 euros

En cuanto a las sanciones, irán desde los 200 € hasta los 3000, dependiendo de la gravedad de las infracciones. Se clasificarán entre leves, graves o muy graves, dependiendo de si estas se realizan en fuera de horario, sin permisos o en función del suelo o el tipo de residuo que sea. 

Por último, y sobre la quema, la ordenanza también refleja que la Concejalía de Desarrollo Rural apuesta por utilizar preferentemente sistemas de gestión de restos vegetales "respetuosos con el medio ambiente", como el triturado y posterior incorporación al suelo de la materia orgánica resultante, o como la retirada de los restos vegetales a la red de vertederos autorizados (Puntos Verdes) y su utilización en la elaboración de compost que resulta un excelente abono orgánico, además de un eficaz acolchado en cultivos, con el fin de enriquecer el suelo.

Noticias relacionadas

next
x