X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

nEGOCIACIÓN SOBRE EL PRESUPUESTO DEL AYUNTAMIENTO DE ALICANTE

El PP no convence a PSOE y Compromís con las cuentas y se gana el plante de Cs

20/02/2019 - 

ALICANTE. Al Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante, compuesto por 8 concejales en una corporación de 29 ediles, no le quedará otra salida que esperar al debate de las enmiendas en la comisión de Hacienda para saber si su propuesta de presupuesto puede quedar aprobada en el pleno. La nueva ronda de encuentros celebrados este martes con representantes de Compromís y PSOE solo sirvieron para confirmar que nacionalistas y socialistas continúan sin apoyar la planificación contable defendida por los populares. Es más, todo parece indicar que sus nueve concejales votarán en contra, ya casi sin opciones para inclinarse por la abstención. 

El problema es que, de momento, los populares tampoco van a contar con el respaldo de Ciudadanos (Cs): el grupo teóricamente más próximo desde el punto de vista ideológico. Sus representantes, que también tenían concertado un encuentro con el edil de Hacienda, Carlos Castillo, quisieron escenificar de nuevo su distancia respecto al PP con un plante: optaron por no acudir a la cita al considerar que los contactos con los grupos políticos de la oposición se estaban convirtiendo en una especie de mercadeo. Así, Cs tampoco despejó la incógnita de su voto en el pleno y prefirió verse las caras con el PP en la discusión de las enmiendas. La conclusión: que los cinco ediles de Cs no lo ven claro y no están dispuestos a fijar su postura en base a una propuesta de inversiones aplazada a futuro en la que ya se ha admitido propuestas de Guanyar y del edil no adscrito, Fernando Sepulcre.

La primera reunión del martes fue con Compromís. Su portavoz, Natxo Bellido, resumió su contenido con una frase lapidaria: "El PP quiere que Compromís vote en contra del presupuesto". Así, señaló que tras el encuentro, se había vuelto a evidenciar que los populares "no han querido negociar nuestras propuestas para que se incorporen en el presupuesto ordinario, y parece que tampoco quieran que participemos en la decisión sobre las inversiones sostenibles o a financiar con cargo a un préstamo que se pretende plasmar a futuro en un documento político". Así, detalló que, del paquete de aportaciones formulado por Compromís por un montante de 17 millones, el PP sólo había aceptado ampliar de 400.000 a 500.000 euros la partida para ayudas al pago del IBI a familias en dificultades económicas.

De ahí que señalase que no parecía probable que Compromís pudiese respaldar el presupuesto "a no ser que se abra una puerta para nuestra participación". En esta línea, propuso al PP que convocase a todos los grupos políticos para pactar juntos ese documento de inversiones futuras con el propósito de que "realmente tenga validez y de que todos nos comprometamos a ejecutar esas acciones sea quien sea el que gobierne después de las próximas elecciones municipales". Y añadió: "De no ser así, ese documento no tiene ninguna credibilidad, porque seguramente el PP no será quien tenga la responsabilidad de gestionar tras la cita con las urnas".

A Compromís, le sucedió el PSOE en un encuentro que, según su portavoz municipal, Eva Montesinos, no duró más de cinco minutos. "Hemos acudido a la cita para escuchar lo que tenía que decirnos, pero ya sabíamos que en realidad era parte del paripé y que el PP no tenía intención de negociar nada desde el principio porque ya tenía cerrado un acuerdo con Guanyar para incorporar sus propuestas", explicó. Así, señaló que "nosotros consideramos que en el presupuesto y en ese documento de compromisos políticos se han quedado fuera obras de reurbanización de muchos barrios que siguen olvidados desde hace años" por lo que señaló que su grupo presentaría enmiendas parciales para tratar de que sus planteamientos quedasen reflejados en las cuentas. Además, señaló que "el PSOE siempre ha defendido que Alicante necesita otros presupuestos, por lo que también presentaremos un propuesta de presupuesto nueva" en alusión a una supuesta enmienda a la totalidad.

CS RECHAZA FIJAR SU POSICIÓN DE VOTO EN BASE A "COMPROMISOS DIFUSOS", EN ALUSIÓN AL DOCUMENTO POLÍTICO CONCERTADO CON GUANYAR

Por último, la portavoz municipal de Cs, Yaneth Giraldo, señaló que "el PP ha convertido la negociación de los presupuestos en una especie de rifa". "Por este motivo hemos declinado asistir a la ronda negociadora del edil de Hacienda, Carlos, Castillo, porque no vamos a jugar en esta especie de bonoloto en la que valen hasta ocurrencias de última hora", añadió. Giraldo denunció "el escaso interés que tiene el PP en afrontar medidas estructurales que beneficien a la ciudad a corto y medio plazo, como es la puesta en marcha del nuevo Plan General de Urbanismo". A su juicio, "solo les interesa embaucar a Guanyar con compromisos difusos, ganar tiempo, y explotar al máximo las cuentas municipales de aquí a mayo para su campaña electoral".

La líder de Cs insistió en la necesidad de poner en marcha la oficina del Plan General "con medios económicos y más personal para Urbanismo, asunto que negociaremos en las enmiendas". "También vemos esencial una partida para que se trabaje a la voz de ya en el nuevo pliego del servicio de limpieza, para evitar por todos los medios una prórroga del actual contrato que tantos disgustos ha generado todos estos años", recalcó. "Y el compromiso de un plan plurianual para mejorar las áreas industriales tiene que ser nítido, que no quede en papel mojado".

En esta línea, avanzó que Cs planteará además en la Comisión de Hacienda en la que se voten las enmiendas otras medidas como una acometida integral para plazas y fuentes emblemáticas, mejoras en distintos parques de la ciudad, mayor dotación para el Museo de Arte Contemporáneo, o una partida para un concurso de ideas con el fin de dotar de contenido cultural las instalaciones de La Británica. Giraldo subrayó que "las enmiendas son la única vía para que las líneas de acción que proponemos cuenten con partidas, es decir, con dinero contante y sonante". "Especular ahora con el destino de las inversiones sostenibles, es adelantar un debate que a saber si lo van a liderar los señores Barcala y Castillo", concluyó.

El edil de Hacienda, por su parte, emitió su propia valoración sobre los últimos encuentros con Compromís y PSOE a quienes acusó de buscar "excusas para no apoyar los presupuestos" pese a que, a su juicio, la postura del "no por el no" sería irracional frente a unas cuentas "concebidas para poner muy difícil un voto en contra, pues aumentan el gasto en 25 millones de euros, bajan los impuestos a los alicantinos, aumentan las plazas de policía municipal, de bomberos y de otros servicios fundamentales de la ciudad, e incrementan las inversiones como no ha sido posible hacer en una década".

En esta línea, Castillo consideró que Cs y Guanyar sí habían demostrado "un verdadero talante negociador" y se mostró confiado en que "Cs votará favorablemente a un presupuesto donde se refleja claramente una voluntad compartida y una serie de compromisos que están en este presupuesto 2019 y que se van a materializar en un conjunto de compromisos, de inversiones de ayudas sociales que estaban dentro del espíritu de negociación y de este diálogo". En esa valoración, el regidor obvió que los representantes del partido de Albert Rivera habían rechazado su propuesta para volver a debatir sobre el presupuesto.

Noticias relacionadas

next