X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

configuración de la mesa sectorial específica

El PP abre el melón para ajustar la ordenanza de ruido de Alicante junto a colectivos sociales

25/10/2018 - 

ALICANTE. El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante pulsa el botón para actualizar la denominada ordenanza del ruido con un acto en el que aspira a captar la participación de todos los sectores implicados. Se trata de la convocatoria de una Jornada del Ruido, el próximo miércoles 31 de octubre, a la que se ha invitado a cerca de 90 colectivos que pueden tener algún grado de vinculación o interés en esa nueva regulación: hosteleros, comerciantes, vecinos, etc.

Fuentes municipales precisaron que, en esa jornada, se pretende decidir la configuración de la Mesa del Ruido: un foro reducido que, por una cuestión de pura lógica operativa, no puede estar formado por esos 90 colectivos. El objetivo es que se trate de pactar esa composición social representativa de todos ellos, al margen de la presencia de los cinco grupos políticos de la corporación municipal. 

La jornada, convocada por la Concejalía de Urbanismo, dará pie a la firma del decreto por el que se abrirá el proceso oficial de revisión de la ordenanza, según las mismas fuentes. En realidad, como informó Alicante Plaza, esos trabajos no comenzarán de cero, ya que existe una propuesta de actualización de la norma en vigor elaborada por técnicos municipales durante la etapa en la que las competencias sobre la materia recaían en la actual portavoz socialista, Eva Montesinos.      


En esa propuesta, se introducen todas las novedades acordadas desde administraciones superiores desde que se aprobó la actual norma municipal, en 1991. Entre otras cuestiones, en esa nueva ordenanza en fase de borrador se plantean sanciones de mayor importe y se introduce la posibilidad de acordar zonas saturadas, en la línea en la que vienen reivindicando las asociaciones vecinales del Centro y Casco Antiguo: dos de las áreas más afectadas por la elevada concentración de locales hosteleros en sus calles.

Por el momento, se desconoce si el actual equipo de Gobierno prevé corregir, ampliar o sustituir alguna de esas nuevas determinaciones. Tampoco existe ninguna concreción sobre los tiempos necesarios para que esa nueva norma pueda llegar a aprobarse, por lo que está por ver si se concretará antes de las próximas municipales de mayo de 2019.     

Noticias relacionadas

next