X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El año de Nino y Pacheta

El Elche despide el año fuera del descenso y tras escapar del pozo de la Segunda B apenas 12 meses después de caer a él

31/12/2018 - 

ALICANTE. El Elche CF se despide de un 2018 más que positivo para su intereses, tanto deportivos como institucionales.

El club franjiverde lograba escapar en poco más de 12 meses del pozo de la Segunda División B, tras una Liga regular en la que pasaron por su banquillo hasta tres entrenadores y la disputa de la fase de ascenso por el camino largo, el de un 'play-off' de tres eliminatorias del que estuvo a poco más de cinco minutos de quedar apeado en la segunda.

La llegada de José Rojo 'Pacheta' y el resurgir de Nino marcaron el 2018 para los franjiverdes. Después de que la continuidad del delantero de Vera llegara a ser puesta abiertamente en entredicho durante el mercado de invierno, Nino se reivindicó a base de goles decisivos que, si bien no evitaron que fuera destituido Josico Moreno, uno de sus principales detractores, sí permitieron al equipo hacerse fuerte en las posiciones que daban derecho a la disputa del 'play-off' y salir victorioso del mismo.

Con el futbolista almeriense en el césped y el entrenador burgalés en el banquillo como principales protagonistas, el Elche caminó con paso decidido hacia la hora de la verdad, sobreponiéndose a cuestiones nada menores como ser tercero tras la jornada 38, algo que le privaría de disfrutar del factor campo a favor en la segunda y tercera eliminatoria de la fase de ascenso.

Si en la segunda eliminatoria el filial del Sporting lo puso difícil a los franjiverdes, adelantándose en el encuentro de ida y gozando de un marcador favorable a su clasificación a falta de cinco minutos para la finalización del choque de vuelta, el Villarreal B, con el que el Elche mantuvo un mano a mano por la segunda plaza en el grupo III hasta el último momento, tampoco pudo en el cara a cara decisivo con los Nino, Benja, Sory, Javi Flores, Iván Sánchez, Manolín, Provencio, Jony, Albacar, Tekio, Gonzalo, Neyder o José Juan, aunque sí logró ganarles el encuentro final, "una derrota dulce" en palabras de Pacheta, que hasta ese momento protagonizaba una racha de 16 partidos imbatido. Vicente Mir y Josico no supieron sacarle partido a la segunda plantilla más cara de la Segunda B, pero sí el técnico de Salas de los Infantes, que consiguió maximizar virtudes y minimizar defectos hasta el extremo, armando probablemente al mejor equipo de los que afrontó el reto de tres rondas por el ascenso.

El regreso al fútbol profesional, después de dos descensos casi consecutivos, permitió al franjiverdismo volver a sonreír y, si bien es cierto que la intención de Diego García y Jorge Cordero no era competir en Segunda A prácticamente con la misma plantilla que había logrado el salto de categoría (las limitaciones presupuestarias le obligaron a ello), hay razones más que sobradas para que el aficionado franjiverde siga contento y es que el equipo, pese a ser el segundo más barato de todo el fútbol de plata, no solo se mantiene cuatro puntos por encima del descenso, es que le ha mojado la oreja a equipos que le sextuplican en presupuesto.

Con la vuelta a la Liga de Fútbol Profesional no solo regresaron las limitaciones del 'fair-play' financiero, también el dinero de la televisión que junto a diferentes ampliaciones de capital está permitiendo al Elche cumplir con sus compromisos e ir poco a poco sacando la cabeza en lo económico. Mantenerse sigue siendo clave para el futuro, pero también que en 2019 lo diferentes litigios que mantiene la entidad, especialmente el que le enfrenta con la Comisión Europea, sigan estando marcados por resoluciones favorables a los intereses del club del Martínez Valero. Gracias al auxilio financiero que presta al club, José Sepulcre se convertirá a finales de enero en accionista mayoritario de la entidad, arrinconando a la Fundación y dificultando todavía más al Instituto Valenciano de Finanzas la posibilidad de recuperar los millones que esta le adeuda, por lo que en aras del interés público es de desear que el expresidente y sus socios presenten de una vez una propuesta de pago que satisfaga las exigencias del banco del Consell y el dinero público regrese al lugar de donde de nunca tuvo que salir.

Noticias relacionadas

next
x