Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

grand place / OPINIÓN

eHealth Passport

19/01/2021 - 

-Lo siento David, no acabo de entender por qué nació un movimiento contrario al pasaporte Covid-19 en el AñoUno… No comprendo esa resistencia al control sanitario de la población en un momento de emergencia sanitaria global en la que demostrar la inmunidad ante el virus era cuestión de vida o muerte para la comunidad… Es indispensable para vivir, es nuestro DNI sanitario… ¿Cómo, si no, íbamos a poder estudiar, trabajar, viajar, interactuar en las terrazas, acoplarse y procrear…? 

Laura estaba indignada. Había llegado, con la tarjeta SIM que heredó de La Tieta, al momento histórico en el que nacieron LosOtros casi cincuenta años atrás. Sucedió en el segundo año de la pandemia, en 2021, cuando el gobierno del Territorio-Europa, entonces Unión Europea, recomendó a los Estados miembros una tarjeta sanitaria de vacunación en un momento crucial, durante el tercer brote de un coronavirus mutado que estaba diezmando la población mundial con una inusitada virulencia.

Las campañas de vacunación estaban en marcha y la presidenta de la Unión apeló a la responsabilidad de los gobiernos nacionales para implementar un pasaporte que permitiría, en primera instancia, mantener la libertad de movimiento para los ciudadanos europeos en el espacio Schengen. 

 Bois de la Cambre. FOTO: RL

Desde el AñoZero, la OMS se negaba al llamado “pasaporte de inmunidad”, porque no había evidencias de que las vacunas garantizaran la inmunidad de los ciudadanos, ni tampoco de aquellos con anticuerpos que habían superado la enfermedad de la covid-19.

No obstante, en los primeros momentos de la vacunación, una pequeña empresa irlandesa, creada durante la primera ola de la pandemia y con sólo un empleado, contrató con su gobierno el “Health Passport Europe”. Se trataba de una app que combinaba la tecnología del teléfono móvil con los tests y vacunas de la covid-19. Las primeras en probarlo fueron las enfermeras vacunadas en Irlanda durante el primer mes del AñoUno. Fueron las pioneras de la NuevaNormalidad.

Para salvar reticencias, el Health Passport Europe prometía que no rastreaba las actividades de sus usuarios, que no usaba Bluetooth ni GPS y tampoco monitorizaba la geolocalización. Y añadía que a través de la aplicación, los ciudadanos tenían acceso inmediato a su estatus-covid oficial, es decir tests PCR y rápidos, antígenos, todas las vacunas… 

Específicamente prometía: “No usa cookies, no usa Bluetooh, no guarda tu historial, no rastrea tu localización, no comercializa con tus datos, no usa tus datos para crear un perfil. La plataforma recoge absolutamente el mínimo detalle de tus datos para crear un importante servicio público. Da una gran seguridad para ti y para tu familia en todas tus actividades diarias. Y te permite estar disponible para eventos, viajes, trabajo y mucho más”. 

https://www.healthpassporteurope.com Ésta última frase no se entendió muy bien en aquellos momentos. Aún no habían comenzado LasProhibiciones. Sólo un grupo de ciudadanos se negaron a utilizar el sistema, por lo que tuvieron que abandonar y pasar al OtroLado. 

De hecho, esta compañía irlandesa ya lo había previsto y aseguraba en su web que colaboraba con los gobiernos en otros proyectos nacionales, incluido el desarrollo social y económico “con resolución de problemas críticos”. Prueba de ello es que, en el momento más duro de la pandemia, colaboró con el gobierno irlandés con siete aviones proveniente de LaGranFábrica cargados con mascarillas. Fue un mes antes de su creación.

-Déjalo Laura… Este proyecto de investigación en la ZonaZero-BXL te está trastornando. No hay nada que entender. Son cambios sistémicos que se dan en todas las civilizaciones cada milenio. Y éste es el nuestro. Gracias a LasTec y a LasFarm, conseguimos sobrevivir los últimos 50 años, con un coronavirus recurrente que iba mutando de forma cada vez más letal. Y gracias a LaGranFabrica, que se encargó de desarrollar la IA (Inteligencia Artificial) mientras nosotros nos afanábamos cosiendo mascarillas. Nunca se lo agradecemos bastante… Bueno, sí, cuando los supervivientes del Territorio-Europa pudieron viajar en peregrinaje hasta Wuhan, al encuentro global de AcciónDeGracias, con nuestro eHealth Passport.

next
x