Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el día internacional de este arte se vive este miércoles desde el confinamiento

Cuando la danza puso en jaque al tacto y la forma

29/04/2020 - 

ALCOY. "Qué hay más revolucionario que conquistarse y ser pájaro". Quién le iba a decir al día especial de la danza que sus bailarines y bailarinas no iban a poder campar a sus anchas para celebrarlo por todo lo alto. Una jornada dedicada a esta disciplina en tiempo muerto, desde el confinamiento, podría parecer casi un insulto al movimiento. No obstante, esa especie de fuerza centrífuga inerte a esta parálisis, en nombre de la creatividad, ha dado a la luz proyectos tan bonitos como el fragmento de este artículo, rescatado del vídeo que el Aula de Danza de la Universidad de Alicante se ha autoregalado en su jornada de celebración.

Cada año, desde 1982, se festeja el Día Internacional de la Danza el 29 de abril, este miércoles confinado en este 2020, propuesto por la UNESCO. Esta celebración mundial trata de fomentar la participación y la educación de la danza en la ciudadanía, celebrando obras, eventos, o talleres en todo el mundo. Una de las intenciones de la jornada también es la conexión de artistas por todo el mundo, utilizando la danza como medio de expresión y conectando etnias. 

"Traspasando barreras políticas o culturales; este día se celebra la danza en toda su diversidad", apunta Carlos Peñalver, bailarín y coreógrafo, y director del aula universitaria. "Lo bueno del confinamiento es que estamos más unidos que nunca", confiesa. "Este día 29 de abril es un día para celebrar, quizás para acordarse de un arte minoritario en un momento en el que su actividad solo se puede apreciar en los recuerdos de sí mismo a través de vídeos o imágenes", recuerda. Aunque con ciertos matices. "En realidad, a la danza, pero creo que, al arte escénico en general, ya que es un arte presencial, al ser traspasado y visto en vídeo, pierde toda su magia, su esencia y el motivo de su ser; ese calor que se sumerge entre el público y el artista, que es lo que hace que se te pongan los pelos de punta, te hartes a reír o se te caigan las lágrimas", insiste. 

La danza busca su 'nueva normalidad'

"Lo único que nos queda es adaptarnos a la realidad, y la realidad hoy es que no podemos ir a los teatros ni agruparnos para hacer ocio. Esa realidad nos obliga a los artistas a evolucionar, a adaptarnos a la situación; nada nuevo", denuncia el coreógrafo y bailarín alicantino. "Desde las asociaciones de profesionales de la Comunitat Valenciana, con sus representantes en esta provincia, nos hemos reunido para enviar una carta al concejal de Cultura y a la Diputación de Alicante proponiéndoles una serie de medidas para ayudarnos a acabar con esta crisis y ponernos pronto a trabajar". Un escrito que contiene una guía de las necesidades estructurales de los profesionales de la danza para continuar con su actividad "en cuanto se pueda", señala. "Estas propuestas están sacadas en su mayoría de las 52 que las artes escénicas hicieron a escala nacional al ministro de Cultura, adaptadas en su medida y en su escala de forma específica hacia Alicante provincia y capital", explica finalmente.

Desde la plataforma provincial de profesionales de la danza no se ha hecho otra cosa que mantenerse más activos que nunca. "Para este miércoles tenemos planteadas una serie actividades online que serán publicadas en la página de Facebook que utilizamos: ALICANTE + DANZA = CULTURA. En esta jornada publicaremos vídeos de danza de profesionales del sector en Alicante, retos para hacer en casa o libros y artículos de referencia". La idea es que este 29 de abril se llenen las redes de danza "para, de alguna forma, olvidar o dejar a un lado por unos instantes la pandemia", añade.

Entre el contenido que se publicará, Peñalver explica que habrá vídeos de manifiestos de las personas del sector de la danza en Alicante, así como audiovisuales de artistas de la provincia bailando en sus casas durante el confinamiento. "Desde el Aula de Danza contemporánea de la UA vamos a elaborar también un programa en el que se publicará un vídeo de este año hasta la llegada de la pandemia, a un mes del estreno de la obra. Este vídeo contiene imágenes del trabajo de investigación en el aula hasta la llegada al Paraninfo y cómo se va transformando la investigación en creación para escena", en relación con el contenido con el que arranca este artículo. "Además, tiene un audio integrado con nuestro manifiesto, que refleja lo que para nosotros es la danza en el aula, escrito por Olivia Martínez Giménez de León, poetisa, y alumna desde que estamos en el aula", remarca. Además, la UA lanzará en abierto la obra Cementeri de Flors.

Desde la distancia, pero 'a la carta'

Desde la compañía de danza que dirige, Over & Out, también han elaborado una serie de propuestas. "Nosotros trabajamos mucho el audiovisual y siempre lo hemos cuidado, por lo que tenemos mucho material para compartir", y más en este día tan especial. "Hemos pensado en la danza como un bien social y más en estos tiempos que corren... Si no tenemos cultura nos volveríamos más locos; aún más, si cabe", dice Peñalver. "Nosotros, a lo largo del día iremos compartiendo escenas de nuestra última obra, Quan els ocells prenen el vol -premio Alacant a Escena 2019-, grabada por José Casanueva, y la verdad es que parece una película. También compartiremos trabajos de las y los artistas que componen la compañía, como Elvira G. Navas, Federica Fasano, yo mismo, o trabajos de integrantes que algún día estuvieron con nosotros", avanza. Por último, también compartirán una obra a la que tienen "especial cariño", como es Proyecto 8, la primera pieza de la compañía, creada con amigos y compañeros del conservatorio, como Elena Rocha, Adrián Díaz, Julián Lázaro, Ana Molares y Teresa Santos. Todo eso sin olvidar otra iniciativa: el vídeo del proyecto de Invasión de espacios maravillosos de Alicante en desuso. Porque, como dice el manifiesto que han preparado para este año, su objetivo como bailarines y bailarinas es "moverse para no caer", aunque sea en el espacio limitado del confinamiento, desde donde su grito traspasa, más que nunca, paredes.

Manifiesto del Día Mundial de la Danza, aula de la UA, por Olivia Martínez Giménez de León:

APUNTES DEL CUERPO Y EL MOVIMIENTO

Nosotros no bailamos, nosotros somos un grito, un acto revolucionario que conquista lo físico, que se conquista a sí mismo, que pone en jaque el tacto y la forma, que dinamita el espacio y la materia, que comunica con sólo ser, en la brutalidad más pura. Nuestro cuerpo es aire y también es tierra, es un espasmo, un susurro, un rumor.

¿Qué hay más revolucionario que conquistarse y ser pájaro, duelo, canción y cuento?

Cuando danzamos, narramos nuestro cuerpo, narramos cada una de las moléculas que nos componen, narramos el paisaje que nos habita, nos inventamos, una y otra vez.

Nos movemos para no caer; es nuestro ejercicio de resistencia, en una rutina que hace de la carne, viento y palabra.

Nosotros no bailamos, nosotros somos un grito.

Noticias relacionadas

next
x