Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

búsqueda de apoyos alternativos a vox para evitar el fracaso del bipartito

Cs mira al centro y empuja al PP a pactar el catálogo urbanístico de Alicante con el PSOE

30/07/2020 - 

ALICANTE. Ciudadanos (Cs) le hace un quiebro a sus socios del Partido Popular (PP) y vuelve a mirar al centro con la firma de un pacto sobre el catálogo de protecciones que les empuja junto al PSOE por primera vez en un acuerdo de calado: la aprobación del catálogo de protecciones urbanísticas. 

El acuerdo, negociado por el concejal de Urbanismo, Adrián Santos Pérez (Cs), con el PSPV-PSOE, garantiza los votos que resultan necesarios para que el documento quede aprobado por mayoría absoluta. Salvo cambio de criterio improbable, los nueve concejales socialistas votarán a favor en cuanto la propuesta se eleve a pleno (última semana de agosto o primera de septiembre), siempre que se trate de incorporar las alegaciones que han presentado al documento. A cambio, el bipartito (la suma de PP y Cs) se compromete a constituir una comisión técnica encargada de ampliar el alcance del propio catálogo, con la inclusión de nuevas fichas, una vez superada su primera fase de tramitación. Hasta ahí llegaría su contenido práctico.

Pero el acuerdo también conlleva implicaciones políticas evidentes. La primera. Con su firma se evita el que podría llegar a ser el primer gran fracaso del bipartito. Si el catálogo no prosperase, PP y Cs quedarían expuestos a la misma tesitura que PSOE, Guanyar y Compromís durante el pasado mandato. En ese momento, fueron los populares y los naranjas quienes tumbaron la propuesta del tripartito, con el concurso de los dos ediles no adscritos (Fernando Sepulcre y Nerea Belmonte). Lo cierto es que la propuesta actual, promovida por el bipartito, parte de la misma base de ese trabajo, de modo que, a priori, la izquierda no tendría por qué oponerse ahora a su aprobación. Sin embargo, el bipartito pretende ahorrarse todo tipo de riesgos.

La segunda. A PP y Cs les habría bastado con sumar los dos votos de los concejales de Vox para reunir mayoría absoluta, como ya ha sucedido con los presupuestos o con otras votaciones clave (entre ellas, la elección del modelo de gestión concesional del transporte público o las sucesivas modificaciones de crédito aprobadas hasta ahora). Pero Cs persiste en buscar el espacio del centro político y prefiere otro tipo de aliados. De ahí que haya optado en primer lugar por una negociación directa con el PSPV-PSOE, al margen de que después pretenda extender los contactos con el resto de formaciones. De hecho, ya hay programadas citas con Unides Podem y Compromís para la próxima semana. La cuestión es que, además, llueve sobre mojado, porque Cs también propició que el primer encuentro para negociar sobre la cuarta modificación de crédito (la que debe procurar fondos para financiar las 105 medidas acordadas en la comisión de la reconstrucción) fuese con el PSOE.

La tercera. La decisión de abrir contactos con el PSOE la adoptó Cs, en ejercicio de la autonomía de la que dispone para gestionar las competencias que desempeña. Los contactos, que se iniciaron hace cerca de dos semanas, se dieron prácticamente por cerrados este lunes. El PP y su alcalde, Luis Barcala, habían sido informados sobre los intentos de búsqueda de consenso. Pero no se le comunicó la consecución del pacto y que se había cerrado inicialmente solo con el PSOE hasta este miércoles. Y, según fuentes consultadas, la noticia no fue precisamente bien recibida. Es más, el PP trató de evitar que el pacto se hiciese público antes del viernes, una vez transcurrido el pleno ordinario de julio, que se celebra este jueves.

La cuarta. Después de que se difundiese la firma del acuerdo, durante la tarde del miércoles, el PP acabó asumiéndolo como propio con el siguiente argumentario: "Es responsabilidad del concejal de Urbanismo como miembro del equipo de Gobierno negociar con todos los grupos y estamos muy satisfechos de haber cerrado el acuerdo del Catálogo de Protecciones con el grupo socialista. Nos parece un acuerdo estupendo, porque es muy importante alcanzar el máximo consenso de todos los grupos en estos temas. El concejal de Urbanismo seguirá reuniéndose con el resto de grupos para obtener el mayor consenso, ahora que ya tenemos el compromiso del PSOE, según nos ha informado esta mañana el concejal Adrián Santos Pérez".

La quinta. El pacto firmado entre Cs y PSOE no parece evidenciar que existan fricciones en el seno del bipartito, ni anticipan una posible ruptura del acuerdo de gobierno. Pero sí es una muestra más de que Cs trata de recuperar la visibilidad que no ha tenido en este primer año de mandato junto al PP. En gran medida porque sus socios han monopolizado la toma de las principales decisiones. Así que, en cierto modo, también puede interpretarse como un acercamiento más hacia el PSOE, a modo de demostración de que el entendimiento entre los dos partidos, cuando menos, es posible. Pese a que esa sintonía no implique nada más.

Y la sexta. El acuerdo puede suponer una alteración de las relaciones entre el PSOE y el resto de fuerzas progresistas: Unides Podem y Compromís. Ambos grupos podrían recelar en lo sucesivo sobre la posibilidad de pactar iniciativas conjuntas a la vista de esa aproximación a Cs.

Noticias relacionadas

next
x