X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ANDRÉS TORRUBIA / fundador de fixr

«Creo que existe una miopía tecnológica en Bruselas»

Es un revolucionario en formato binario. Su capacidad de análisis recubre cualquiera de sus iniciativas emprendedoras y así nació Howmuch. Ahora está centrado en reformar todas las casas estadounidenses desde su portal Fixr. Su  apuesta: la digitalización de la vida cotidiana

31/10/2016 - 

ALICANTE.- En su nueva oficina, hay relojes de San Francisco, Nueva York, Alicante, Bombay y Manila. Andrés Torrubia vive en Alicante y, desde un local en La Albufereta, trabaja en Estados Unidos. Sus empresas tienen el sello de un talento apegado al pragmatismo de la resistencia. Lleva más tiempo siendo emprendedor que maratoniano —de pequeño se le daba mal—; sin embargo, su proyección sigue un ritmo constante como si entrenara todos los días para ser empresario en la selva digital.

En su perfil de Twitter (@antor) se define como star-ups, desarrollo y maratoniano minimalista, aunque para entender a este alicantino hay que entender el concepto de resiliencia (capacidad de superar situaciones adversas). «Los maratones tienen paralelismos con el trabajo de emprendedor».

Han pasado ya años desde 11 años desde su primer gran éxito emprendedor, Trymedia  que vendió por 34 millones de dólares en 2005. Un proyecto que arrancó en 1998.  Por aquella época «prácticamente nadie de mi entorno comprendía qué hacíamos, no porque fuera difícil de entender —ofrecíamos servicios de venta de videojuegos por internet—, sino porque muy poca gente usaba internet como herramienta de consumo y palabras como start-up  o emprendedor digital  no estaban en el vocabulario común». Desde entonces ahora, este emprendedor considera que el principal cambio que observa, hoy en España y proporcionalmente en Alicante, es que «hay muchas más start-ups que hace 15 años, pero siguen habiendo demasiado pocas con vocación internacional».

Innovación, procesos de digitalización en las pequeñas empresas y servicios cotidianos. Torrubia apunta directamente a un epicentro de economía digital.  Más que el mundo pase por Internet «sí que creo que hay una revolución de software que ya ha transformado muchos sectores. El siguiente es el automóvil. En pocos años veremos un gran progreso y EEUU ya ha tomado la delantera incluso en regulación, lo que prueba que reconocen la importancia estratégica del sector».

Este emprendedor está ahora de lleno metido en cubrir uno de esos huecos. En febrero de 2008, fundó Fixr. «Los viajes, anuncios clasificados, entre otras, ya habían sido digitalizados, pero la contratación de servicios locales no, y de ahí surgió la iniciativa». Pedir un presupuesto de fontanería y otros servicios, principalmente para el hogar, rompía la tradicional recomendación, a la que aquí parecemos seguir apegados.

Ahora Fixr ofrece servicios exclusivamente en Estados Unidos, y «el equipo que tenemos está distribuido por varios continentes, desde Alicante hasta EEUU pasando la India y Filipinas. Nuestro plan es seguir creciendo en EEUU, es un mercado muy grande pero a la vez extremadamente exigente y competitivo». El esfuerzo de Andrés Torrubia está centrado en esta criatura de servicios; pero su inquietud y su enorme capacidad de trabajo, entreabre otras ventanas emergentes. En 2015, creó Howmuch —un portal de datos— y en septiembre de 2013, fundó junto a su mujer oncóloga MedBravo.

Esta iniciativa le supuso entrar el pasado octubre en un club muy selecto y prestigioso, donde, curiosamente hay sobrerepresentación alicantina —Andrés Pedreño, Manuel Desantes y Alfonso Vegara—. El programa Eisenhower Fellowships elige a un número limitado de líderes emergentes para ayudarles en su rol de agentes de cambio orientado a «hacer el mundo un lugar más justo, pacífico y próspero. Tuve la oportunidad de explorar ideas con líderes económicos, intelectuales y empresariales en un proyecto que desarrollo con mi mujer (oncóloga e ingeniero) para ayudar a pacientes de cáncer a encontrar tratamientos innovadores.  Somos pocos los españoles ya que como máximo se elige a uno al año y no siempre España obtiene representación».

Abanderar la economía digital

En su opinión, una provincia como Alicante, que vive hace muchos años del Turismo y de la Construcción, tiene que contar con «una estrategia diferencial en economía digital» para asegurar su futuro. En EEUU, las cinco mayores empresas cotizadas por valor bursátil abanderan la economía digital (Apple, Alphabet, Microsoft, Facebook y Amazon). En España, tenemos que hacer esfuerzos para encontrar empresas remotamente similares, tanto en tamaño como en esencia. Las empresas que he mencionado fundamentan gran parte de su éxito en el software, y paradójicamente el software se puede desarrollar en cualquier parte. Además muchas de las transformaciones que van a afectar a multitud de sectores vendrán del software, incluyendo el turismo, la banca, energía, incluso construcción  - sectores que sí están en el IBEX. Levante ha sido de las pocas zonas de España donde tuvimos cierta revolución industrial, ¿por qué no podemos ahora jugar un papel relevante en la revolución digital?

«Alicante tiene que contar con una estrategia diferencial  en economía digital para asegurar su futuro»

Para llegar a ese punto, Andrés Torrubia considera que el primer paso que debemos dar es situar al sector tecnológico y digital en una posición preferente. «No es un sector económico más, sino que va a ser estratégico porque puede potenciar y revolucionar muchos otros sectores tanto económicos como sociales».

Más allá de este gran cambio, es una persona con planteamientos muy claros. Porque, ¿necesitamos un Silion Valley en España o similar? «Es irreal querer imitar a Silicon Valley. Es un ecosistema que cuenta con talento, capital, clientes y, en general, cualquier actor especializado en tecnología. Todos los demás ecosistemas (Londres, Berlin, Boston, Nueva York, etc.) están muy lejos de Silicon Valley, especialmente en la concentración de capital. Debemos potenciar lo mejor que tenemos para crear una identidad propia».

 Una reflexión que abre, por un lado, una visión crítica de la realidad en la que vivimos y, por otro, deja entrever ese afán de superación innato que es fácil confundir con optimismo. «Donde más hemos avanzado es en talento, pero hay que ser realistas y asumir que talento bruto también está en muchos otros sitios. En Levante, somos emprendedores y tenemos que crecer en excelencia y en ambición, exportar productos de calidad y de mucho valor añadido».

El obstáculo de la burocracia 

La principal diferencia, o una de las diferencias más perceptible están en el sistema de prueba y error que nos empeñamos en frustrar en los países europeos.La iniciativa no se legisla hasta que no se hace peligrosa o grande. El obstáculo que supone la burocracia la expone con dureza y educación. «La burocracia y, en general, la política en tecnologías de la información es una lacra para las empresas europeas comparativamente con las americanas. Dudo mucho que incluso desde el plano regulatorio una empresa como Facebook pudiera haber crecido en Europa, y no digamos Uber», afirma. «Creo que existe una miopía tecnológica en Bruselas que,con el pretexto de defender a los usuarios, nos pone más y más barreras a las empresas tecnológicas que empezamos en Europa; un ejemplo es la ley de cookies: ¿Defiende realmente a los consumidores? Espero que esa miopía se corrija para las oportunidades gigantescas que tenemos delante, especialmente en inteligencia artificial».

Su perspectiva es global, pues sus relaciones están lejos de ser una cuestión de proximidad. Su visión del mundo emprendedor alicantino es como limitar un número que tiende a infinito. «Hasta ahora me he relacionado sobre todo con emprendedores del mundo digital, y me encantaría que fueran muchos más. Fuera del mundo digital tenemos muchas empresas con vocación exportadora pero percibo que falta talento en ayudar a que esas empresas optimicen su transformación digital»

Enel entorno local, parece que la lista de startups empieza a subir; sin embargo,para Andrés Torrubia estamos a mitad de la tabla. Cerca del aprobado, «aunque soy especialmente autocrítico. Necesitamos más ejemplos de éxito porque sirven de ejemplo y de inspiración». Èl, sin duda, lo es y frente a una lista con nombres como el alcoyano Iñaki Berenguero el aspense Javier García, tiene claro que «el denominador común es mirar a mercados muy grandes, sin miedo a fronteras; por un lado y por otro, además de talento, hay muchísimo trabajo». 

En cualquier caso, su excepcionalidad es palmaria. En un mundo tan cambiante y con tantos canales de información, es una rara avis porque «procuro ser muy selectivo y evitar distracciones para mantenerme al día: no veo la televisión desde hace casi 20 años y como fuente de información uso casi exclusivamente un feed que me he confeccionado a base de Hacker News (un agregador de noticias muy tecnológicas) y sitios similares».

Noticias relacionadas

next