solo habían podado 16 palmeras: se hará cargo la brigada municipal

Esperpento en Elche: una contrata renuncia a los dos días tras podar palmeras con motosierra y sin seguridad

7/10/2021 - 

ELCHE. Todo lo que podía salir mal salió mal. O casi. El martes palmereros de la brigada municipal y colectivos como Volem Palmerar ponían el grito en el cielo por cómo se estaba desarrollando la poda de palmeras en el casco urbano de la ciudad. La empresa adjudicataria, Matersa, de Torre Pacheco (Murcia), estaba utilizando una motosierra para esta tarea, algo que como se ve en las fotos y en el vídeo deja un mal acabado de la balona y sus tabalas. No solo eso, sino que el uso de la motosierra es un factor importante de transmisión de hongos. Además, la ejecución se estaba realizando sin medidas de seguridad tanto para los trabajadores, según denuncia la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento, como para los viandantes. El resultado es que la compañía ha renunciado al contrato a los dos días.

En retrospectiva, como ha venido haciendo en los últimos tiempos, la concejalía de Parques y Jardines externaliza el servicio de poda de palmeras en el casco urbano e incluso en huertos históricos porque la brigada municipal de palmereros, con 18 efectivos y solo con 7 en activo a día de hoy, son manifiestamente insuficientes para cubrir toda la población del término municipal. De hecho, muchas de estas adjudicaciones acaban siendo también para palmereros locales que conocen el terreno. El problema viene en que de los tres lotes de la última licitación, el del saneamiento en vía pública del casco urbano, se lo llevó una firma que no es experta en el sector; al menos con la palmera datilera. Se trata de la murciana Mantenimientos Terrestres SL, Matersa. 


La motosierra, elemento de posible entrada de hongos

A la vista está de las imágenes y el vídeo. La empresa, orientada al mantenimiento del espacio público y de jardines, tan solo tenía experiencia en la poda de palmeras washingtonias, no en datileras. De ahí que fruto del desconocimiento utilizaran una motosierra, pensando que con ello podrían cumplir con el servicio. Algo que no habían visto nunca muchos palmereros, al tratarse de un tratamiento muy agresivo con hojas que están verdes. Además, está considerado un vector de entrada de hongos ya que al contrario que el corvellote y la gumia, herramientas manuales y tradicionales para cortar las palmas, la motosierra no se puede limpiar después de cada poda, como se hace con las anteriores. "La cadena no la puedes limpiar, se hace con alcohol y además tiene mucho recoveco, puede quedar ahí o en la hoja algún hongo después de cada uso", explica la presidenta de Volem Palmerar, Susi Gómez

Empresa inexperta en la poda de palmera datilera y sin medidas de protección adecuadas

Para la seca sí es posible utilizar esta herramienta mecanizada porque ya da igual, y sí se puede o suele usar para cortar palmas de las washingtonias, ya que no caen al cortarlas. Según el edil Héctor Díez, de Parques y Jardines, es con esta variedad con la que Matersa tenía experiencia en poda de palmeras. Por si no fuera poco, la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento denunciaba también "el grave incumplimiento en materia de riesgos laborales de la firma contratada". El sindicato habla de una imagen "pésima y de baja calidad de servicio, además de evidenciar un serio peligro público". En ese sentido, denuncian que los trabajos se han realizado sin las medidas mínimas de seguridad, tanto para las personas que pasaban por la calle en el momento de los trabajos, como para los propios trabajadores que podaban.  

"Hablamos de zona deficientemente señalizada, dejando pasar peatones junto a las palmeras mientras caían palmas al suelo; trabajadores en una misma cesta manejando la motosierra con una sola mano y sin los equipos de protección individual necesarios o haciendo un mal uso de los que se disponen". Añaden que según sus fotos, había trabajadores con la motosierra a una mano mientras sostenía la rama de dátiles en otra y con la visera del casco levantada, "y su compañero con otra motosierra en la misma cesta". La sección sindical añade que "cualquier persona con la formación en poda en altura y manejo de motosierra, como la que se le exige a los palmereros municipales, sabe que estas prácticas no son ni correctas ni legales" y aluden a que una de las condiciones del pliego era la especial atención a las medidas de seguridad. Añaden sobre la cuestión que además los trabajos no cumplen los estándares de calidad que se exige al personal palmerero municipal, "ya que se está quitando más palmas de las necesarias en una poda, dejándolas como si fueran plumeros o dejando largos tocones de palma en la balona, cuando el corte debe ser lo más próximo a la misma".

Una quincena de palmeras podadas en dos días

Sobre las condiciones del contrato, se formalizó en septiembre pero empezó el servicio este lunes, lo que significa que tan solo ha estado trabajando dos días. Dadas las condiciones, era la propia empresa la que presentaba su renuncia este miércoles a las 18:00 horas solicitando la resolución de mutuo acuerdo "así como la renuncia total y expresa del cobro de los trabajos efectuados hasta el día de hoy". Unos trabajos que fueron adjudicados por 119.245,5 euros —la más barata, por eso fue la ganadora— para cinco meses; dos para la estricta poda y el resto también para la temporada de dátiles. En los dos días, la firma tan solo ha podido podar 6 palmeras el lunes y 10 el martes, mientras que el ritmo exigido es de 100 al día para poder cumplir con lo requerido: casi 4.000 palmeras. De hecho, los otros dos lotes con empresas palmereras locales, para el Parque Empresarial y pedanías, ya han finalizado la tarea. La cuestión es que el pliego hace referencia al acabado que tienen que tener las palmeras, pero no el medio, sin especificar las herramientas, un resquicio por le que se ha podido presentar la firma murciana.

Rescisión, entrada de la brigada municipal y posible contrato menor

La situación ahora es que el jefe de Parques y Jardines ha hecho un informe técnico para justificar una intervención inmediata, dado que las palmeras están cargando mucho peso en la calle de actuación, Pedro Juan Perpiñán "y hay  riesgo de que caigan por los dátiles", señala Díez. Entrará la brigada municipal a actuar con dos palmereros y dos plataformas; el resto serán operarios de la concejalía para recoger las palmas. Después se tendrá que ver si la brigada, actualmente trabajando en el Parque Municipal, puede encargarse de todo el contrato o hay que recurrir a un contrato menor hasta donde no lleguen los palmereros municipales. La otra opción es una nueva licitación. 

Ahora los servicios jurídicos tienen que ver si es posible la rescisión de mutuo acuerdo y que la solución sea la menos lesiva para las partes, "que para el Ayuntamiento es entrar ya, cosa que se puede hacer con el documento". La cuestión es si la mercantil va a poder recuperar la fianza del contrato o si se puede incautar, "se tendrá que analizar en Contratación y verlo en la Junta de Gobierno", así como si procede algún tipo de sanción, que podría ser por el aval que presentaron en su momento.

Por último, tanto Volem Palmerar como CCOO volvían a exigir más recursos para la plantilla municipal, acusando la central sindical a Recursos Humanos de mala gestión: "Las bajas que se han ido produciendo con los años en el servicio público de palmereros, por ser destinados a otros servicios, como la lucha del picudo, por adaptaciones por motivos de salud a otros puestos, etc, no se ha reemplazado ninguna de ellas con nuevo personal". El edil apunta a que para próximos pliegos tendrán que afinar más el pliego haciendo mención expresa a las herramientas tradicionales.

Noticias relacionadas

next
x